Ahora o nunca....viajando sola

Sigue leyendo | 11 Comments »

Prometo que me planto, que es la última entrada, pero es que una experiencia así.... ¡tenía que compartirla! Empecemos, pero antes un sucinto prolegómeno:

En 2009 tomé la decisión de romper las típicas expectativas sociales depositadas en cualquier chiquilla de pueblo con pareja y trabajo estable... así que lo mandé todo al carajo y empecé de nuevo: tenía que reinventarme. 

No me fue mal pero, en ocasiones, tampoco me fue bien; me saqué la carrera que me gustaba, aprendí y mejoré otras lenguas y, sobretodo, aprendí a distinguir entre lo que era necesario y lo que no. Me quedé sin un duro y los trabajos que encontraba no eran para nada estables ni me aportaban ningún sentimiento de autorealización. Para colmo, cuando decidí reincorporarme a la oferta sentimental después de cuatro años de dedicación absoluta a mi escalada a la pirámide de Maslow, me encuentro de repente con un voluminoso mercado de separados resabiados... ni rastro de solteros de mi edad o con posibilidad de estrenarse conmigo en algo: todo el mundo estaba de vuelta. Resumiendo: mi situación era de soltera (a veces a la fuerza, otras por desinterés) y con una vida profesional no muy gratificante.... una mierda, vamos. Entonces entendí que ser single estaba bien, siempre y cuando pudieras disfrutar de sus ventajas; lo que no podía hacer en ningún caso era vivir soltera organizando mi vida de la misma manera como la organizaría si estuviera con pareja. Encontré trabajo estable y con un sueldo aceptable; no era para nada el curro de mi vida pero me dejaba largos fines de semana libres, días que tampoco tenía con quién compartir. Algo estaba haciendo mal, así que bajo la premisa de si haces siempre lo mismo bla, bla, bla y antes de que se consolidara una nueva zona de confort de esas en las que te acomodas y cuesta tanto salir, decidí dejar otra vez mi puesto soso estable e impersonal y, a partir de ese momento, Fortuna empezó a girar hacia arriba. 

A otra cosa mariposa

Sigue leyendo | 22 Comments »

Nada es para siempre... no sé si esta sentencia es válida para la era 2.0 pero, sea como sea, creo que ya es hora de poner punto y final a este blog que, sin comerlo ni beberlo, ha llegado a más de medio millón de visitas, a ser publicado en El País, a ser el motivo para que yo terminara dando una entrevista de televisión.... si me hubieran dicho que ocurrirían tantas cosas buenas a partir de aquellas cuatro líneas que empecé a escribir aquella mañana del día de Reyes en 2010 ¡no me lo hubiera creído! 

Confieso que no hice ningún estudio de posicionamiento web, ni ningún curso rápido de community manager, ni nada de nada... ni idea de cómo la gente empezó a llegar al solteras, ni idea de cómo empezaron a seguirme y ni idea de como todo eso se convirtió en mi pequeña aventura personal:

Levantando sospechas

Sigue leyendo | 27 Comments »

Sé exactamente lo que estás pensando: Buen trabajo, buenas aficiones, buenas manías, buenas conversaciones, buenos amigos, buenos libros, buenas canciones... y para colmo la tía es resultona. Soltera y sin antecedentes... ¿dónde estará la tara? 

Está claro que eso de seguir soltera, empieza a convertirse en sospechoso pasada cierta edad: no importa lo decente y respetable que sea tu vida.... aquí hay gato encerrado seguro. Y eso lo piensa él, lo piensa ella, lo piensa tu vecino, pero también tu prima... lo piensa tu madre que cree que no quizás no tengas muy clara tu orientación sexual... Al final lo acabas por pensar tu misma: ¿será que tengo alguna tara? 


"Her" a la vuelta de la esquina

Sigue leyendo | 4 Comments »

Un finde en London da mucho para ver: museos, mercados, teatros, escaparates.... pero en esos casi tres días me quedé basicamente con dos cosas; 

-primero: puedes pirar al extranjero en plan loquepasaenlasVegassequedaenlasVegas... pero no; diez años después, y a pesar de que sea estadísticamente casi imposible, cabe la posibilidad de que coincidas en un semáforo con el chico que dejaste en London en 2005. Eso pasa y cuando pasa es bastante... incómodo y ¿para qué no decirlo? jodido, básicamente porque a él le ha dado tiempo a casarse y a divorciarse y tú....bueno, en ese caso como que mejor singleforeverandever ¿verdad? 

-Segunda cosa que aprendí en UK: existe una aplicación para tener novio a lo Juan Palomo;  yo me lo guiso y yo me lo como. Tan verídico, como patológico, surrealista o divertido... no sabría cómo explicarlo.

¡Ah! también aprendí una cosa más, que el efecto Kim Kardashian ha sido devastador en la noche londinense... vivir para ver y es que ahora lo que toca es ser morena y marcar culo. Curioso...

Quiet Single

Sigue leyendo | 32 Comments »

Es sábado por la mañana, son casi las doce y suena Here comes your Man the Meaghan Smith en Itunes. Esta tarde me he propuesto ir al cine sola y la elegida es Birdman, veremos qué tal. No sé si es que me estoy volviendo una antisocial o qué, pero con el careto que pone la gente cuando les dices que has hecho algo así o asá sola... parece que algo grave esté ocurriendo: los estupendos clichés sociales otra vez, supongo.

-¿Qué hiciste para fin de año?
- Nada, me quedé en casa.

Confieso que de todas las veces que me lo han preguntado,en plan típica pregunta de la primera semana de Enero, solo en una he mentido; y es que me dio corte decirle a mi amiga single en pleno centro comercial que había pasado el fin de año sola, básicamente porque en mis experiencias anteriores la reacciones habían sido bastante, digamos, extrañas y quería ahorrarle pasar por "eso"... y "eso" significa que te pongan caras raras en plan he metido la pata preguntándole eso a esa pobre chica; otros te regañan por haber hecho algo tan terrorífico; otros ponen la jeta rollo el Grito de Munch y otros, simplemente, cambian rápidamente de tema. 


El poder del aburrimiento

Sigue leyendo | 21 Comments »

A mis treinta y tantos me atrevo a asegurar que las burradas, disparates, bobadas, estupideces, torpezas, sandeces, despropósitos y meteduras de pata más grandes las he cometido siempre en momentos que compartían un mismo denominador común: el aburrimiento. 
Estás en la playa, te despiertas de la siesta, los anuncios de la peli del sábado noche, un domingo de lluvia y ¡zas! qué sola estoy, cómo me aburro, abro una caja de galletas y...¡voy a escribir un whatsapp! y así es como se cometen las gilipolleces más grandes: una cita que ni te va ni te viene, un diálogo surrealista con un tío que tampoco te acaba de gustar, un mensaje al que te molaría que te contestara y que no te contesta.... En el caso más maléfico escribes a ese chico que estaba loco por ti, y dejaste hecho polvo con la excusa de ser amigos, y de paso charlar un rato ahora que no tienes nada mejor que hacer en plan Transformer del perro del hortelano (leí el concepto por ahí y me encantó). En el caso más autodestructivo eres capaz incluso de mandarle un mensaje a tu ex para pegarte un buen banquete de recalentado esa tarde aburrida de domingo. 

Tener pareja está sobrevalorado

Sigue leyendo | 9 Comments »

Supongo que hay momentos en la vida en los que no buscas nada pero sí que estás más... flojilla ¿no? momentos en los que esa mezcla de atontamiento, pasotismo y agotamiento emocional te lleva a estar más receptiva a al hora de creer en la magia de los encuentros fortuitos, en el destino y en los cuentos de príncipes y de princesas.... basta que ocurra algo "fuera de lo normal" y zas: de cabeza. 

Le conocí en el tren, íbamos en el mismo vagón y nos esperaba poco más de una hora de trayecto. 

Todo fue muy rápido: conectamos desde el primer minuto y no dudamos en intercambiar nuestro número de teléfono antes de despedirnos. Los siguientes días el contacto constante por whatsapp ya era inevitable. La verdad era que aquel chico resultaba ser todo lo que una chica podía desear: era guapo, interesante, trabajador, educado y estaba por mi... Todo resultaba fácil, natural, romántico y fantástico, era como si el destino me lo hubiera puesto "allí" para mí y que lo encontrara de una forma totalmente casual en un sitio tan extraño como preciso, aquel día concreto en el que decidí hacer algo que estaba a años luz de mi rutina y alejado de todo lo que me pudiera recordar a la palabra "novio" o derivados. Sin embargo allí estaba Él, apareciendo en mi vida en un momento en el que ya me daba igual estar o no estar, encontrar o no encontrar, olvidar o no olvidar, empezar o terminar; y así fue como empecé a vivir mi propia peli pastel made in USA a base de mensajes, llamadas, visitas sorpresa, cenas en sitios espectaculares y todo tipo de atenciones. Pronto quedaron atrás las discusiones con los hombres que habían pasado por mi vida, los rollos raros, lo de tratar de justificar si él se ha comportado así o asá.... de modo que mi perspectiva sobre muchas cosas empezó a cambiar o, simplemente, a desaparecer. Todo ocurría en sintonía y era fácil, demasiado quizás. Entonces me pregunté si era así como ocurrían las cosas entre esas personas que se conocían y en menos de un año se casaban y tenían hijos... algo bastante usual a partir de los treinta. Parece que no haya término medio a estas alturas. ¿Me ocurriría lo mismo a mi?

Momentos en los que tienes que irte

Sigue leyendo | 18 Comments »

Chico invita a chica, o sea a mi, a ver una peli. Me recoge en casa y una vez en el cine, cuando llegamos a la taquilla y delante de la señora que vende las entradas, el muy cretino va y me dice....
- Pagas tú ¿verdad?
En este momento pensé tía, con qué tipo de personas te relacionas.
-¿Perdona? me has invitado tú al cine. Yo no pienso pagar.
- Va no seas así....
- Ya nos podemos ir a casa. Yo no pienso pagar tu entrada.
Al final vimos la peli, pero en aquel momento era un momento de esos en lo que hubiera sido mejor irse.

En otra ocasión y en una segunda cita con otro tipo, mi acompañante me asaltó con un:
-¿Quieres tener hijos?
-Bueno, no sé... no es algo que me preocupe especialmente. 
-Yo sí, muchos, me encantan....por lo menos quisiera tener tres.
Entonces me vi a mi misma dándole hijos en plan industrial a este chico... que estaba súperbien que quisiera familia numerosa, pero estaba claro que yo no era la persona. En aquel momento decidí que debía irme lo antes posible. 

Me gustaría que...

Sigue leyendo | 12 Comments »

Sin duda, la lucha más dura que existe para el ser humano es la que le toca librar consigo mismo: la lucha entre lo que me gustaría que fuera y lo que es, la lucha entre lo que deseo y lo que consigo, la lucha entre las expectativas....y la realidad.

En los distintos ámbitos de nuestras vidas nos ponemos metas: un trabajo así, un hogar asá, aprender eso, hacer lo otro.... a partir de aquí uno va dando pequeños pasos, se propone pequeños retos; a veces las metas se consiguen, a veces nos quedamos a medio camino.... a veces nunca llegan. Sea como sea siempre elegimos, renunciamos o esperamos si eso nos sirve para llegar al "premio" o bien, incluso somos capaces de aceptar que aquello no es posible, que aquello no era lo que creíamos o que aquello no vale tanto la pena como en un principio pensábamos. Llegados a este punto, no queda más remedio que cambiar de objetivo y volver a empezar. A priori parece bastante fácil, sin embargo en el mundo de las relaciones personales, no lo es.

La tendencia humana es la de desear felicidad y renunciar a cualquier indicio que implique dolor, lógico.  En un noviazgo, los primeros meses suelen ser geniales pero es inevitable que al final acabe por aparecer el auténtico YO de cada uno, que llegue el momento de tomar decisiones... y es entonces cuando afloran las primeras discrepancias entre lo que parecía al principio y ahora no es; pues todos podemos cambiar de idea en un momento dado, todos podemos ser bastante guays al principio y dejar de serlo luego, todos podemos haber alucinado por alguien, pero por muy puras que hayan parecido las intenciones en los orígenes, siempre cabe la posibilidad de cambiar de opinión y es aquí donde empieza la gran guerra si no eres capaz de aplicar eso tan maravilloso llamado claridad mental, es decir, actuar según lo que es y no por lo que fue, parecía, podría haber sido o te gustaría que fuera.

Relaciones tóxicas

Sigue leyendo | 25 Comments »

¿Te acuerdas de lo que es estar bien en pareja? ¿Te acuerdas de que cuando has estado bien con alguien y te has horrorizado al recordar la mierda que te has llegado a tragar en relaciones que no valían la pena? pues hazlo.

¿Te acuerdas de lo que es conocer a alguien y flipar en colores? ¿Te acuerdas de lo que es llamar y que te llamen, de que un mensaje se conteste más temprano que tarde y de que lleven a cenar? ¿Te acuerdas de cuando no tenías que medir las palabras o las muestras de afecto? ¿Te acuerdas de lo que es poder contar con alguien o poder explicarle desde una estupidez a la noticia más importante del mundo en cualquier momento y en cualquier lugar?