Tener pareja está sobrevalorado

Sigue leyendo | 8 Comments »

Supongo que hay momentos en la vida en los que no buscas nada pero sí que estás más... flojilla ¿no? momentos en los que esa mezcla de atontamiento, pasotismo y agotamiento emocional te lleva a estar más receptiva a al hora de creer en la magia de los encuentros fortuitos, en el destino y en los cuentos de príncipes y de princesas.... basta que ocurra algo "fuera de lo normal" y zas: de cabeza. 

Le conocí en el tren, íbamos en el mismo vagón y nos esperaba poco más de una hora de trayecto. 

Todo fue muy rápido: conectamos desde el primer minuto y no dudamos en intercambiar nuestro número de teléfono antes de despedirnos. Los siguientes días el contacto constante por whatsapp ya era inevitable. La verdad era que aquel chico resultaba ser todo lo que una chica podía desear: era guapo, interesante, trabajador, educado y estaba por mi... Todo resultaba fácil, natural, romántico y fantástico, era como si el destino me lo hubiera puesto "allí" para mí y que lo encontrara de una forma totalmente casual en un sitio tan extraño como preciso, aquel día concreto en el que decidí hacer algo que estaba a años luz de mi rutina y alejado de todo lo que me pudiera recordar a la palabra "novio" o derivados. Sin embargo allí estaba Él, apareciendo en mi vida en un momento en el que ya me daba igual estar o no estar, encontrar o no encontrar, olvidar o no olvidar, empezar o terminar; y así fue como empecé a vivir mi propia peli pastel made in USA a base de mensajes, llamadas, visitas sorpresa, cenas en sitios espectaculares y todo tipo de atenciones. Pronto quedaron atrás las discusiones con los hombres que habían pasado por mi vida, los rollos raros, lo de tratar de justificar si él se ha comportado así o asá.... de modo que mi perspectiva sobre muchas cosas empezó a cambiar o, simplemente, a desaparecer. Todo ocurría en sintonía y era fácil, demasiado quizás. Entonces me pregunté si era así como ocurrían las cosas entre esas personas que se conocían y en menos de un año se casaban y tenían hijos... algo bastante usual a partir de los treinta. Parece que no haya término medio a estas alturas. ¿Me ocurriría lo mismo a mi?

Momentos en los que tienes que irte

Sigue leyendo | 13 Comments »

Chico invita a chica, o sea a mi, a ver una peli. Me recoge en casa y una vez en el cine, cuando llegamos a la taquilla y delante de la señora que vende las entradas, el muy cretino va y me dice....
- Pagas tú ¿verdad?
En este momento pensé tía, con qué tipo de personas te relacionas.
-¿Perdona? me has invitado tú al cine. Yo no pienso pagar.
- Va no seas así....
- Ya nos podemos ir a casa. Yo no pienso pagar tu entrada.
Al final vimos la peli, pero en aquel momento era un momento de esos en lo que hubiera sido mejor irse.

En otra ocasión y en una segunda cita con otro tipo, mi acompañante me asaltó con un:
-¿Quieres tener hijos?
-Bueno, no sé... no es algo que me preocupe especialmente. 
-Yo sí, muchos, me encantan....por lo menos quisiera tener tres.
Entonces me vi a mi misma dándole hijos en plan industrial a este chico... que estaba súperbien que quisiera familia numerosa, pero estaba claro que yo no era la persona. En aquel momento decidí que debía irme lo antes posible. 

Me gustaría que...

Sigue leyendo | 11 Comments »

Sin duda, la lucha más dura que existe para el ser humano es la que le toca librar consigo mismo: la lucha entre lo que me gustaría que fuera y lo que es, la lucha entre lo que deseo y lo que consigo, la lucha entre las expectativas....y la realidad.

En los distintos ámbitos de nuestras vidas nos ponemos metas: un trabajo así, un hogar asá, aprender eso, hacer lo otro.... a partir de aquí uno va dando pequeños pasos, se propone pequeños retos; a veces las metas se consiguen, a veces nos quedamos a medio camino.... a veces nunca llegan. Sea como sea siempre elegimos, renunciamos o esperamos si eso nos sirve para llegar al "premio" o bien, incluso somos capaces de aceptar que aquello no es posible, que aquello no era lo que creíamos o que aquello no vale tanto la pena como en un principio pensábamos. Llegados a este punto, no queda más remedio que cambiar de objetivo y volver a empezar. A priori parece bastante fácil, sin embargo en el mundo de las relaciones personales, no lo es.

La tendencia humana es la de desear felicidad y renunciar a cualquier indicio que implique dolor, lógico.  En un noviazgo, los primeros meses suelen ser geniales pero es inevitable que al final acabe por aparecer el auténtico YO de cada uno, que llegue el momento de tomar decisiones... y es entonces cuando afloran las primeras discrepancias entre lo que parecía al principio y ahora no es; pues todos podemos cambiar de idea en un momento dado, todos podemos ser bastante guays al principio y dejar de serlo luego, todos podemos haber alucinado por alguien, pero por muy puras que hayan parecido las intenciones en los orígenes, siempre cabe la posibilidad de cambiar de opinión y es aquí donde empieza la gran guerra si no eres capaz de aplicar eso tan maravilloso llamado claridad mental, es decir, actuar según lo que es y no por lo que fue, parecía, podría haber sido o te gustaría que fuera.

Relaciones tóxicas

Sigue leyendo | 20 Comments »

¿Te acuerdas de lo que es estar bien en pareja? ¿Te acuerdas de que cuando has estado bien con alguien y te has horrorizado al recordar la mierda que te has llegado a tragar en relaciones que no valían la pena? pues hazlo.

¿Te acuerdas de lo que es conocer a alguien y flipar en colores? ¿Te acuerdas de lo que es llamar y que te llamen, de que un mensaje se conteste más temprano que tarde y de que lleven a cenar? ¿Te acuerdas de cuando no tenías que medir las palabras o las muestras de afecto? ¿Te acuerdas de lo que es poder contar con alguien o poder explicarle desde una estupidez a la noticia más importante del mundo en cualquier momento y en cualquier lugar?

Eres demasiado lista

Sigue leyendo | 34 Comments »

Somos solteras y somos cojonudas. Supongo que el mismo estado civil nos lleva a conocernos entre nosotras y, sinceramente, me he relacionado con tías con las que me lo paso estupendamente. La verdad es que cuesta entender que chicas así estén libres; quizás porque ser así las lleva a estar libres.... Eso me hizo pensar que si entre nosotras sabemos reírnos y pasarlo bien sanamente, cuando estamos con un tío es imposible que no se contagie de esa misma locura transitoria nuestra. Ningún hombre puede negar que ha disfrutado con nosotras, pero siempre llega el Eres demasiado lista; menuda idiotez, sin embargo no fue el primero y me temo que no será el último que me lo diga. No solo me ha pasado a mi, nos ha pasado a muchas. Si estás leyendo eso y no te han soltado nunca un Eres demasiado para mí, tranquila que en dos días encuentras mozo. No digo que seas tonta, digo que cumples las expectativas de lo que un hombre espera de una compañera. No me mereces no es una excusa, es una certeza. 

Puedes fundir Google intentando saber qué buscan los hombres: chicas seguras, chicas que sepan lo quieren, chicas con hobbies, chicas independientes..... Mentira. Eso es lo políticamente correcto y una ración más de hipocresía social.

Un tía segura de si misma acojona: una tía que hace un mano a mano con la botella de vino en la cena, que se zampa un coulant de chocolate sin remordimiento alguno; una tía a quién ves por la mañana y sigue siendo la misma de anoche, una tía que se arregla en tiempo récord, que se deja ver sudada y llena de barro practicando deporte, una tía que siempre tiene de qué hablar y sobre qué opinar, que tiene retos propios y sabe siempre cómo ocupar su tiempo... da miedo. Una tía que no necesita... aquí está el problema . 

El duelo de la felicidad invertida

Sigue leyendo | 13 Comments »

En Psicología se habla mucho de las fases del duelo: negación, aceptación, retraimiento, bla, bla, bla. Nos sabemos el proceso de pe a pa pero... ¿podemos ser más concisos? sí please. 

Cuando tiene lugar la ruptura nos quedamos hechas polvo: lloramos, nos cuesta dormir, nos enganchamos a alguna canción ñoña y pensamos, pensamos... sobretodo pensamos. Ignoramos las redes sociales y somos monotema con las amigas, la familia, el perro y hasta el gato; supongo que por eso la peña llega incluso a tomar distancia de nosotras por ¡plastas!. Los tíos no, después de la ruptura y para digerir el marrón, pues corazón también tienen, utilizan sus propios métodos: ellos salen, salen y salen compulsivamente. Se dejan barba de cabroncete encantador de dos días y se depilan la espalda. Se compran ropa nueva, empiezan a practicar deporte a saco o se iluminan metiéndose a DJ o a profesor de spinning. Se convierten en los más cachondos de la fiestas y vacilan a todas las cangrejitas; una tras otra, hasta que, encandiladas por esa sobredosis de felicidad y autoestima tan típica del recién soltero, una termina en la cama. En esta fase, mientras Tú estás en el sofá de casa consumiendo Kleenex a manta, Él está en plan macho ibérico desbocado dispuesto a romperlo todo y a romperlas a todas. En otras palabras, la chica totalmente out y el totalmente on fire. 

Por un cortejo digno

Sigue leyendo | 12 Comments »

La verdad es que en la soltería quién se aburre es porque quiere. Hace unos días, de cañas con una friend, se unió a nosotras un conocido suyo. El tío era majo, majo de esos que además tienen unos ojazos  impresionantes y claro, si a esa persona la has visto antes, es fácil que te acuerdes... y yo me acordaba ¡con lo que me cuesta acordarme de las jetas! Total, que el tío era mi Dj de la infancia, el DJ que había pinchado en mis discotecas favoritas cuando yo salía religiosamente cada finde, hace por lo menos unos mil años. Llegamos a varias conclusiones sobre la generación de los 80... resumiendo: nos hacemos unas pajas mentales de campeonato pero al final resulta distraído ver como se comporta la gente en las relaciones: los rols, los problemas, los perfiles, la fecha de caducidad... cambian los protagonistas pero parece que todo se repita una y otra vez. 

Conocer a personas con quién "discutir" es emocionante, igual que es emocionante ver como el azar te echa un empujoncito de vez en cuando y aporta cosas nuevas; en una de esas situaciones nuevas descubrí algo: ¡quería que me cortejaran como Diós manda, c...! 

Si Padeleas, luego existes....

Sigue leyendo | 3 Comments »

El Pádel, el deporte de moda por excelencia ¿estamos de acuerdo? pero eso ¿por qué? si buscamos por la red encontramos decenas de textos atribuyendo su éxito a la facilidad para adquirir técnica, para evolucionar.... en otras palabras: que es un deporte relativamente sencillo y en el que te puedes defender, presuntamente, en poco tiempo y eso es un factor que fácilmente incita al "enganche". Por otro lado tampoco necesitas una indumentaria excesivamente cara: hay palas muy caras pero también las hay de bastante económicas; la ropa tampoco tiene que ser nada del otro mundo. A mi personalmente todo eso me parece muy bonito y estupendo, pero ahora que he caído en  la práctica del deporte más fashion del momento, permitidme que os dé mi opinión referente al tema. Ni técnica, ni economía ni puñetas: el leitmotiv de la práctica del padel lo definió mi profe desde el primer día corroborando mi psicoteoría: si juegas no piensas. Y es verdad.... ni fácil ni ostias, este deporte es complicado de narices: que si el drive, el revés, la volea, la víbora.... además un montón de instrucciones que si peso para aquí, peso para allá, que si acaba el movimiento, que no muevas la cintura.... No me podía creer que siendo como soy capaz de dominar un cuadrúpedo de 500 kgs llamado caballo, no fuera capaz de dominar aquél trozo de carbono, a título personal, llamado p... pala. ¡¿Cómo vas a pensar en necedades si hay mil cosas que hacer cada vez que viene una pelota disparada hacia ti?! Y así es: en la pista no hay problemas del trabajo, no hay penas sentimentales, no hay preocupaciones para el futuro.... y si a eso le añadimos el subidón de endorfinas que genera el deporte, pues ya te digo: que además de quemar un fajo de calorías, le metes un chute de felicidad a tus neuronas que sales de la pista flipando en colores. No es de extrañar que al salir del trabajo salgamos todos disparados hacia el Club de Tennis para hacer un lavado cerebral total. 

Cosas que sabes a partir de los 30 si eres soltera

Sigue leyendo | 12 Comments »

Ya que se han puesto de moda las listas bloggeras.... ¡vamos allá! 

Lo similar atrae a lo similar y está claro que estamos todas cortadas con mismo patrón y es que tenemos una facilidad casi sobrenatural para atraer al mismo tipo de imbéciles (cariñosamente hablando). Cotillear entre nosotras garantiza experimentar un déjà vu tan constante como intenso; puede que eso sea lo único que es capaz de ofrecer el mercado masculino a partir de los treinta... caca de la vaca. Sea como sea, todas conservamos este aire encantador de adolescente: seguimos siendo coquetas, zampamos pero nos cuidamos, somos pijillas y todoterrenos a la vez, no le hacemos un feo a un hotel de 5 estrellas pero disfrutamos buscando setas también... Todas tenemos nuestras historias para no dormir, pero cuando nos juntamos acabamos siempre comprobando que nuestro ego sigue intacto, que el karma está incordiando y que tontas lo somos un rato. Estamos quemadas, pero cuando aparece un nuevo candidato a convertirse en un idiota impresentable para odiar en un futuro no muy lejano... nos ilusionamos siempre igual y lo vivimos a tope. 

Somos mujeres que sabemos cosas: porque hemos leído, escuchado, vivido y compartido. El mismo hecho de haber estado solas durante bastante tiempo y de vivir varios romances, nos ha curtido positivamente y somos tooooodo lo que se debe ser cuando lees un decálogo de esos que corren por internet en plan 10 cosas que enamoran a un hombre, claves para atraer a a un hombre, los 10 rasgos que buscan los hombres en una mujer... pues bueno, nosotras de 10 cumplimos 15: tenemos hobbies, tenemos nuestra independencia, somos dulces, somos directas... el sentido del humor ¡nos sobra! tampoco acosamos a nadie y estamos hartas de querernos a nosotras mismas y de autorealizarnos. Sin embargo al final algo sucede: un amalgama de circunstancias y sentimientos tuyos, suyos, del perro o del gato que acaban por joderlo todo, pero de mientras... siempre aprendemos algo y con treinta y tantos:

Ellos están de vuelta

Sigue leyendo | 6 Comments »


-Pues salgo con una chica de 44 con hijos...

-¡¿Y vive a tres horas de aquí?! No llegaréis a Navidad.


-¡Venga ya!


-Lo que yo te diga... Tú no tienes hijos, eres libre y tienes cientos de cosas para vivir. Te esperan todavía un montón de "primeras veces". Mientras tú te mueres de ilusión para alquilar un piso cutre de 60 metros en pareja, para dormir en compañía todos los días, para montar juntos el árbol de Navidad, algo que siempre has detestado pero que ahora te encantaría hacer...