martes, 14 de junio de 2011

Volver a casa de los padres a los 30

Dicen que hay que saber ver el vaso medio lleno y no medio vacío, pero por mucho que me empeñe….

Treinta y un años, desempleada y ¡en casa de los padres! Claro que no me puedo quejar de lo que estoy recuperando después de tantos años cotizando y me va genial para ampliar mi formación académica, pero en diez días termino los exámenes ¿qué haré luego? La primera semana un lavado de cerebro para relajar las neuronas después de tanto estudio; miraré el Sálvame de lux o algo por el estilo. ¿Y después? Podría ir a la playa que la tengo a dos pasos, pero me agobia la marabunta y finalmente he decidido buscar un trabajito de camarera, recepcionista, administrativa… aunque no ha habido suerte. Además, las condiciones salariales no me gustan nada; te piden coche propio, inglés, conocimientos de eso y de lo otro, eso sí, lo que te pagan no tiene nada que ver con los requisitos que debes cumplir. A mí me perdonarán, pero prefiero ir a limpiar que ir a una empresa que me pague 800 euros y se beneficie de una formación que me ha costado tanto esfuerzo y dinero. Ya puestos, prefiero un trabajo sin responsabilidades ni quebraderos de cabeza, el cerebro ya lo ejercito cuando estudio los neurotransmisores catelolaminérgicos y metabotrópicos o hago un contraste no paramétrico mediante la prueba de Kruskal-Wallis.

Mi experiencia me dice que uno se tiene que sentir valorado en el trabajo, si no hay motivación, no hay nada…. Los jóvenes, bueno, ya no tan jóvenes como yo, los treintañeros, pedimos poder ganarnos la vida con algo que nos guste mínimamente o que nos motive. ¿Tan difícil es eso?


Es cierto que hay empresarios que van con el agua hasta el cuello, pagan lo que pueden y gracias a Dios que dan trabajo. Sin embargo, empresas tipo Telefónica, a pesar de tener beneficios de miles de millones, continúan con los EREs bajo la aprobación de los sindicatos. Luego una ya no sabe si pagan poco porqué no pueden pagar más o el empresario se está aprovechando de la confusión de la crisis para pagarte menos.

Para empezar, si me pagan 800 euros pero me proponen reducir la jornada y hacerla contínua a cambio de mi compromiso en hacer el mismo trabajo, o sea, siendo más productiva ¡¡me apunto!! En el resto de Europa, los horarios laborales se concilian con los familiares. Haces jornada intensiva, comes en una hora y a las cuatro o cinco de la tarde ya estás en la calle para ver al novio, ir a dar un paseo, al gimnasio… o lo que te dé la gana.  Si no hay dinero para un buen sueldo, que ofrezcan ¡calidad de vida!

Referente a todos los que les han reducido la jornada o que estamos sin trabajo, cierto es que echamos de menos un dinerito, pero también es verdad que uno vive más tranquilo, sosegado y se disfruta más de las cosas. Está claro que si no se pasa con más, se pasa con menos y aprendes a valorar el tiempo libre dándote cuenta que aunque el dinero ayuda mucho, no lo es todo.
En mi caso, los nueve últimos años han sido de jornadas laborales no inferiores a las 9 horas, incluso era habitual hacer 10 y nunca había más de quince días seguidos de vacaciones. Mi vida era un suplicio estudiando y trabajando a la vez, además de ir al gimnasio, a clases de inglés... pero al final el cuerpo te frena y te obliga a hacer un cambio. Quizá un día os cuente cómo decidí dejar el trabajo y cómo me las tuve que apañar trabajando de forma temporal para acabar cobrando el desempleo.

La cuestión es que estoy de vuelta a casa de mis padres, como muchos otros hijos que un día se fueron y tuvieron que volver; ya sea por una separación, por las deudas, por perder el trabajo...o por ¡miedo! Claro que podría independizarme, pero entonces no podría seguir con mi formación que, por cierto, es carísima. ¿Vale la pena estudiar? ¿servirá la carrera de algo si ni tan siquiera los profesores o los médicos tienen garantizado su puesto de trabajo aún siendo hiper-necesarios? ¿Sería mejor que emigrara  y me buscara la vida a otro país? ¿y si me fuera a Barcelona? hay familias que ofrecen habitación a cambio de que cuidar a su hijo porque se pasan el día en el trabajo... podría ser una posibilidad. Sea como sea, no tengo ni idea de qué camino tomar, lo único que sé es que me estoy gastando un dineral en los estudios y que no sé si me va a servir de algo. Por un lado estoy adquiriendo un montón de conocimientos, pero por el otro... presiento que estar bajo la tutela de los padres puede representar una frenada en mi desarrollo como persona que vive su adultez. Hace poco diseñé un mapa conceptual referente a las relaciones familiares a lo largo de la vida. Aparecía la fase de "nido vacío" y la posible recuperación de la pareja o separación de los padres al desaparecer la responsabilidad paternal dado que los hijos se han independizado. Ahora aparece un nuevo concepto, el síndrome del "nido lleno", cuando los hijos volvemos a casa de los padres con la autoestima por los suelos. Lo peor es darte cuenta que estás en la misma situación de cuando tenías quince años, añadiendo el factor de que ahora lo ves desde otra perspectiva y parece que todo lo que has hecho a lo largo de tu vida no ha servido de nada. Al igual que tú,  papá y mamá también se han hecho mayores y son más torpes que antes. Es muy difícil que sepan ponerse en tu lugar puesto que ellos tienen la vida más o menos encarrilada; una vivienda que casi seguro se pagó al contado o con una hipoteca muy pequeñita, tienen ahorros y se ven cerca de una pensión de jubilación que los de mi generación ni tan siquiera tenemos garantizada.

¿Cuál es mi futuro? ¿podré tener MI casa y hacer MI vida algún día? o me tendré que conformar con trabajar de cualquier cosa hasta casi los ¡setenta!

Existe una generación de gente joven con talento y con ideas que no pueden, ni tan siquiera, permitirse vivir de alquiler. ¿Cómo van a llevar a cabo sus proyectos? ¿Cómo invertirán en negocios estando en esta situación? ¿como repercutirá esa generación perdida en nuestra realidad social y laboral?

De momento, la realidad es que los adultos tenemos que volver a casa y los adolescentes lo tiene fatal par emanciparse, aunque no sé que es peor, tener que volver a casa de los padres o no haberse ido nunca.








12 comentarios:

  1. Hola! ante todo genial tu blog.

    Mira, yo viví una situación parecida a la tuya. Es un trago de la host...pero se sale. Siempre hay salida. Entiendo por tus relatos que eres una tia con bastante iniciativa, talento y ganas. Sigue así y tu oportunidad llegará... ;D

    ResponderEliminar
  2. la verdad es que aunque sea un fastidio es la mejor situación por ahora. De todos modos, ya maquinaré algo..... jajajaj

    hasta pronto!! ;)

    ResponderEliminar
  3. No sabes cómo te entiendo. Tengo tu misma edad, ruptura amorosa reciente y vuelta inminente a casa de mis padres en un par de meses... qué más se puede pedir. Te sigo. :)

    ResponderEliminar
  4. Yo cumplo 28 años el mes que viene y me veo en la misma situación, no hay trabajos que me duren más de 3 meses y a la calle, otros tantos en paro y encuentras mierdicas nada más. Cada vez tengo menos dinero y ni paro ni nada, lo único que me ata vivir fuera de mi ciudad es mi pareja, la cual no quiere abandonar su tierra. La verdad que a los padres se les echa muchisimo de menos si sólamente les ves una o dos veces al año, me encantaría volver con ellos una temporada y recuperar tiempo perdido, pero si me voy echaré de menos a mi pareja y además viviendo solo tienes mucha más libertad que en casa de los padres. El futuro de nuestra generación lo veo negro negrísimo, yo también estudié y no me ha servido para casi nada, sólo para alguna sustitución de poco tiempo. Tengo miedo de verme con 40 años en casa de mis padres por no poder (que no es no querer como muchos otros)independizarme de nuevo. El irse al extranjero es muy arriesgado hoy en día, antiguamente te ibas con tu contrato firmado desde España a donde fuese y sin requisitos, hoy en dia te piden 400 requisitos, idiomas, buenas presencias, que te mida 40cm y te engañan mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excusas baratas. Me he ido dos veces al extranjero sin conocer el idioma y en ambas ocasiones he encontrado trabajo y casa en menos de un mes, ganando el doble que en España.
      Me he quedado el tiempo suficiente para ahorrar lo necesario y a la vuelta he recuperado el tiempo perdido con familiares, amigos, etc.
      Pero claro, hay que moverse y sacrificar comodidad y la seguridad que te da tener la casa de los papis justo al lado.
      Mis padres fueron emigrantes, y gracias a eso sus hijos hemos tenido todo lo que hemos necesitado y más. Esto es lo que hay, lo demás son excusas patateras. Tenemos más oportunidades que cualquier africano o sudamericano, lo unico que nos frena para aprovecharlas es la vaguería y comodidad, ¡flojo!

      Eliminar
  5. Mmm..hola,tengo 27 y el caso es q mañana dejare un empleo que por cosas buenas no se queda (gano bien y no tengo que pagar ni arriendo ni luz ni agua),lo mio es que basicamente este empleo me deprime...he recibido malos tratos sin ver soluciones y cada dia es un suplicio levantarme e ir a trabajar pues me desmotiva mucho...por otra parte este año perdi sistematicamente todas misamistades y aqui me siento atrozmente sola...osea, es el rollo sicologico lo que me mata. Detesto profundamente la idea de retornar a casa de mis padres pues solo sere un problema,pero no tengo donde mas ir y ya no hai marcha atras porque ya he faltado dos dias consecutivos a mi empleo..(soy un desastre y en este momento me odio profundamente)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, si quieres que te echen para tener paro es lo que hay que hacer... si te vas tu te quedas sin paro...

      Eliminar
  6. Vengo navegando online más de 2 horas hoy y no había encontrado ningún artículo interesante como el
    tuyo. En mi opinión , si todos los propietarios de webs y blogueros escribieran un buen contenido
    como éste, internet sería mucho más útil.

    Muy bien escrito!

    Look into my site: fecundacion in vitro

    ResponderEliminar
  7. Perdonad que me cuele pero precisamente estoy buscado 10-12 personas de máximo 40 años de edad que hayan tenido que volver a la casa familiar como consecuencia de la crisis después de haber vivido independientemente. Dentro de un proceso de investigación, queremos realizar un grupo de discusión en el que abordar un análisis de la situación y trabajar sobre algunas propuestas.

    El grupo se realizaría en Madrid y tendría una duración máxima de tres horas. Las personas participantes recibirán una tarjeta regalo de 30€ como pequeño agradecimiento.

    Si estáis interesadas, por favor escribir un e-mail con vuestros datos a cano@lapso2.org, antes del 24 de noviembre y nos pondremos en contacto con vosotras.

    ResponderEliminar
  8. Vamos a ver, más suerte no se puede tener, encontrias esta pág, os desahogais, veis gente en vuestra misma situación y encima os ofrecieron un dinerito por hablar de esto mismo, sé que hace tiempo, pero me ha hecho mucha gracia....:)

    ResponderEliminar
  9. 33 años, estudios de ingenieria y master y sin dinero para emigrar (ni para la tarifa del movil ). En paro y vivo con mi madre pensionista. Siendo hombre el paro se vive peor porque cuando las mujeres, incluso las paradas, se enteran que no trabajo y vivo con mi madre desaparecen...
    Yo por la crisis directamente no he podido ni ser independiente pues termine la carrera con 28, en plena crisis sin experiencia de lo mio y ahora me veo demasiado cualificado y "mayor" para trabajo de poca cualificacion....

    ¿Quien da mas?

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.