lunes, 7 de noviembre de 2011

Príncipe azul en fase de extinción

Situación: chico y chica con su perro.

De repente la lluvia y nos refugiamos en la pérgola de un bar. Viendo que llueve a cántaros, empiezo a fantasear con oír la maravillosa frase de "dame las llaves del coche y os vengo a recoger", pero eso no sucede y al ver que el chaparrón no tiene pinta de acabar, decidimos hacer un spring hasta el coche. Yo voy más lenta pues llevo a mi perro suelto y vigilo que no se quede atrás o que algun coche no le pase por encima. Finalmente y empapados, nos reunimos con mi acompañante en el escaparate de una joyería. Sigo fantaseando con las palabras mágicas de "ahora te vengo a buscar con el paraguas...." pero nada, y  aunque el coche está a veinte metros, es inalcanzable con la lluvia, el tráfico y la oscuridad de las ocho de la tarde. 
Parece que llueve con más fuerza; me agobio con el bolso, el perro, los pies empapados y las gafas, pues se me mojan y no veo nada. Busco a mi “amigo” en plan socorro pero ya es tarde dado que está corriendo hacia el coche ante la mirada atónita de una servidora y su mascota, eso sí, le da tiempo para exigirme, gritando con todas sus fuerzas y gesticulando reiteradamente, que haga el favor de abrir el coche puesto que yo tengo las llaves. Al rato y viendo que no hay nada que hacer, mi perro y yo decidimos cruzar; así pues, andando con mucha tranquilidad y cuidado, sorteamos los coches, el agua y lo que se pueda... al fin y al cabo mi estado no puede ser más patético:  hecha un asco y con mis cinco dioptrías de miopía empapadas ¡no veo tres en un burro!  

Una vez en el coche escucho la desafortunada risa a carcajadas de mi compañero. En aquel momento me doy cuenta de que, si hubiera sido necesario, me hubiera utilizado de escudo protector entre el agua que levantan los coches y sus deportivas de Prada. Si la caballerosidad existía, mi acompañante era lo infinitamente opuesto, por lo que yo me sentía infinitamente idiota... 


Estudios de animales en cautividad, han demostrado que no es el gorila más alto, guapo y fuerte el que más éxito tiene entre las féminas, sino el que comparte sus bananas con ellas; supongo que el objetivo biológico es encontrar un macho que cuide de la pareja y las crías. Entonces, ¿es la amabilidad y la caballerosidad una forma de demostrar la protección que tanto interesa a las mujeres?

Una vez leí en un libro que la forma en que una persona trata a su perro o al camarero, te da la idea de como te va a tratar a tí, por esta regla de tres, si mi cita sale corriendo a cobijarse sin importarle mis dificultades para avanzar  ¿Significa eso que aplicará el mismo modus operandi en todo? 


Hace poco, una amiga mía  se encontró en  una situación no menos bochornosa:

Llega la hora y su cita pasa a recogerla por casa, habían quedado para ir al cine. Ella se viste guapísima y, naturalmente, se pone unos tacones de esos que te adelgazan dos quilos del tirón. Total, que una vez se encuentran al portal le pregunta ella “¿dónde tienes el coche?” , resulta ser que el chico no tenía y, muy a pesar de los tacones de ella, tuvieron que ir a pie hasta el centro comercial que quedaba a la otra punta de ciudad. A la media hora llegan al cine adelantándose él para recoger las entradas pues ella ya no puede con el dolor de pies. A lo lejos escucha al chaval decirle a la señora de la taquilla “sáqueme dos entradas, una la pago yo y la otra la chica que viene”, no contento con eso, le pide a la moza que se compre palomitas pues quizá él le coge unas cuantas…

No hace falta que os diga que volvieron en un taxi que pagó íntegramente ella y que del chico, afortunadamente, nunca más se supo.  

A mi también me ocurrió, de jovencita, salir a cenar por primera vez con un chico y escuchar un diplomático y nada romántico "¿cuanto toca?" una vez apareció la cuenta. No hace falta que os diga que actuaciones de este tipo tienen una relación inversamente proporcional al concepto de glamour que tanto nos gusta durante las primeras citas. 

¿Realmente es tacañería? ¿O son sólo comportamientos mitificados por la cultura a los que les damos excesivamente importancia? La reivindicación de igualdad entre sexos está a la orden del día, pero también es cierto que dividir la cuenta entre dos no significa lo mismo si es entre amigas o entre chico y chica, por lo que si un hombre da señales de egoísmo, fácilmente se gana un ¡Next!


Está claro que lo del cuento del príncipe azul ha sido sustituido por el príncipe de los, como diríamos en catalán, ¡carallots! En cualquier caso, no pierdo la esperanza de encontrar a quién se apiade de una soltera miope y su Alsaciano empapados bajo la lluvia….



P.D: Carallot vendría a ser caradura o cretino, al menos en mi tierra, en otras zonas lo traducen como bobo.

8 comentarios:

  1. HOmbre, lo de pagar a medias lo entiendo perfectamente, da igual que sea entre amigos/as o entre chico y chica. O al menos yo no lo veo tan mal, en fin. Pero que el chico se vaya corriendo y te deje chorreando con tu perro, jajaj, es un pelin caradura como tu dices.
    Se extinguieron los principes azules

    ResponderEliminar
  2. Si en un simple dia de lluvia su comportamiento es tan egoista y poco caballeroso,da miedo pensar en lo que podria hacer ante una situación mas complicada. Desde luego, nada bueno.

    ResponderEliminar
  3. No se si quedan principes azules pero chicos con mas educacion que este cretino seguro que los hay.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra ver que no soy tan exigente como pensaba!!

    ;)

    Un poco de atención es lo mínimo que puede pedir una mujer...

    ResponderEliminar
  5. SOY DE SALAMANCA Y LO DE PAGAR A MEDIAS ES COSA DE CATALANES.
    BUSCATE UN TIO DE VERDAD, ESTE ES UNA IMITACION!
    ANGEL.

    ResponderEliminar
  6. Si un chico te quiere cortejar lo natural es que pague él, aunque luego salga de una pagar las palomitas. Lo importante es la actitud. YO haría como tu amiga, una y no más Santo Tomás.
    Y con respecto a lo que te pasó a ti, perdóname pero me he visto en situación y me ha hecho mucha gracia. Parece que tenemos un iman que atrae a....(déjemoslo en puntos suspensivos y que cada uno use la palabra que más le guste). Si te trata asi un día de lluvia, es mejor quitarselo del medio porque ante adversidades tendrias que poner carteles con "Se busca".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Definitivamente, voy a tener que subir mi caché.... No a la cuenta compartida y si al picnic en una calita tranquila... Besos, Víctor.

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.