lunes, 21 de mayo de 2012

Hay amores que matan

.....jolín, a veces estás tan tranquila con tus cosas y tal cuando aparece algo que ¡pam! se abre la caja de Pandora -nunca mejor dicho- y de allí salen cosas que pensabas que estaban más que olvidadas, pero no....

¿No os a pasado que oís una canción y aunque no le prestéis atención es tan diabólicamente pegajosa que no puedes sacártela de la cabeza? pues eso me ha pasado hoy a mi: estaba yo de buen humor, contenta, ajetreada cuando me he dado cuenta que una de mis neuronas estaba dale que te pego con la nueva de Katy Perry ¡lo sé! suena friki  pero es que ha ido así; he sido víctima de la música comercial altamente absorbente para el subconsciente. 
Cuando se te pega una de esas cancioncitas te importa un rábano lo que diga, de hecho no suelen dar mensajes muy transcendentales. Sin embargo, la dichosa melodía escondía una frase terrorífica para mis sentidos: Be us against the world, malditas cuatro palabras.... ¡cuanto tiempo hacía que no las escuchaba! sólo oírlas mi memoria episódica se ha activado a todo gas. No voy a detallar todos los pararelismos que he encontrado en el videoclip, en la canción....no es plan de remover la m.... el tema está en que da rabia no responder a este tipo de estímulos con indiferencia.

Hace un tiempo hablé con una amiga que había tenido una historia muy visceral con un tío y de estar juntos cada día nada más conocerse, al mes él desapareció sin más: ni explicaciones, ni motivos.... ni un adiós. Ella seguía enamoradísima y aún siendo evidente que él era un  impresentable, deseaba verle a toda costa. Ella misma estaba perpleja ante tal contradicción, le odio pero necesito verle ¡qué barbaridad! sin embargo, yo la entendía. 

Creo que más o menos todos hemos pasado por una historia intensa de esas que te marcan irremediablemente para la eternidad. Historias que cuando miras desde la retrospectiva te horrorizas viendo como pudiste llegar hasta tales límites, como pudiste perder la cabeza de tal manera. 

Hay chicos que rápidamente te dicen que te quieren, que te desean, que eres la mujer de su vida... y si tú sientes un mínimo de atracción, es normal que todo se precipite. Sin embargo, los objetivos de uno y otro suelen ser bastante distintos: uno actúa de modo instrumental y el otro de forma totalmente emocional; uno busca un beneficio concreto: sexo, compañía, amistad.... y el otro está simplemente enamorado. Cuando ese uno ya tiene lo que quiere o encuentra algo que le motiva más, se larga dejando a la chica atónita, sin entender nada y por más que sea una evidencia que el tío es un imbécil, ella sigue necesitando una explicación que justifique tal cambio: todo es excesivamente repentino para poder asimilar la situación y se convierte en una destructora locura. De beber los vientos por ti, desaparecen y te desprecian.... pero lo peor de todo es que tú aún le quieres y harías lo que fuera para recuperarle. Por un lado sabes que no te conviene pero por otro tienes una necesidad tan grande de tenerle cerca que parece que te estén arrancando el corazón ¡que angustiosa paradoja! Pero eso no es amor, es una droga, una adicción a todas esas palabras e historias tan románticas que deseamos todas y que él nos proporcionaba porque es eso lo que hacía, vendernos un cuento para satisfacer su egoísmo ¡qué monstruosidad! 

¿Qué me decís? ¿habéis tenido alguna vez una historia de esas cortas e intensas? 

11 comentarios:

  1. Yo sí tuve el año pasado una historia corta e intensa pero no me volví tan loca, de hecho, no llegué a enamorarme de él. Estaba ilusionada, a gusto y sobre todo confiaba en esa persona, pq la relación se levantó sobre la base de la amistad. Pero claro, si un dia para otro te dejan, pues cuesta digerirlo.
    Ahora sí, tengo una amiga que le pasó exactamente lo mismo que cuentas de tu amiga, tb toda la vorágine en un mes. Y qué quieres q te diga, q eso no es amor, eso son castillos en el aire. Q mira q yo le decia a mi amiga q las cosas no eran así, q un tio en 10 dias no te puede decir q te quiere y bla bla bla y ella nada, metiéndose en la boca del lobo de pleno. Para mi eso es tener muchas ganas de tener una pareja, no hay otra. Los flechazos pocas veces ocurren, y menos a nuestras edades (rondando los 40). Tampoco fue un enganche sexual pq polvo sólo echaron uno. Y una persona no se puede quedar echa polvo y casi con depresión por una relación de un mes!!!! Pues no, a mí eso no me lo rebaten pq no es así. Ya te digo q eso para mí son las ganas de agarrar a alguien y punto y muchos pajaritos y peliculería en la cabeza. Q los tios propician esas cosas en su propio beneficio? por supuesto, pq ellos son más instintivos y te dicen hoy lo q piensan hoy, tal vez no sea lo mismo q vayan a pensar mañana.
    Así que chicas, menos películas americanas de chico conoce a chica y un poquito más de realidad. Ah y tb llamar a cada cosa por su nombre. El amor es amor y el folleteo es eso... ;)
    Besos Pandorita

    ResponderEliminar
  2. Así como las calientapollas hacen daño de una manera los "tequierofolladores" hacen daño de otra. Son 2 caras de una misma moneda en la que el manipulador/la manipuladora instrumentaliza a la otra persona para alcanzar objetivos egoístas. Satisfacción personal a costa de jugar con el/la inocente de turno.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que no he tenido una historia así. No he tenido mucho tiempo tampoco. Llevaré en esto de las relaciones unos 4 años (tengo 18). Y he estado 3 años y medio con la misma persona, alguien que estaba excesivamente enamorado de mi. O yo excesivamente poco enamorada de él, quién sabe. Lo que sí se es que de momento no he perdido la cabeza por nadie hasta el punto de arrastrarme. No sé si es que tengo los pies muy en la tierra, muy demasiado, o es que realmente no me he enamorado locamente, o qué.

    Aun así espero que no me pase ni en mucho tiempo ni a menudo. Debe ser como anularse como persona, ¿no?

    ResponderEliminar
  4. de acuerdo con Rocio,vemos muchas películas y a veces casi confundimos la realidad con la ficción y nos dedicamos a fantasear en lugar de ver lo que tenemos delante.Reconozco que a mi me pasó una vez, fue como una enfermedad,como un virus de esos que tardas un mes en superar y que te deja hecha polvo, era superior a mí.
    En mi defensa debo decir que tenía 20 años y que el tio se dedico a decirme las cosas que yo quería oír y caí en la trampa.Desde entonces no he dejado que me vuelva a pasar algo tan irracional,porque tal como lo veo ahora era algo sin pies ni cabeza .Creo que me pilló en un momento en que estaba floja.
    Sara.

    ResponderEliminar
  5. Esos hombres que venden sus "quereles" para consumar el acto sexual y luego pasan a decirte que si te he visto no me acuerdo son de la peor ralea.Creo que existe también la versión en femenino, aunque se dé en menores casos.Bueno, eso creo yo.Cuídate, Pandora.Besos.

    Al habla, Rigodón.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, yo también he tenido alguna historia similar, pero, y especialmente por los hombres que lean este blog, prefiero contaros otra: hace muchos años tuve un flechazo con un hombre al que más bien definiría como "un ángel". Intensa, irracional, absurda, maravillosa... nuestra relación duró TRES DÍAS y la tengo catalogada entre las mejores de mi vida por la manera en que me dejó. Yo me colé por él hasta las pestañas y él... no, así que cuando vio que la cosa iba a más por mi parte, me dijo "tenemos que hablar". Me dijo que él no sentía lo mismo, que no lo tenía claro, que se sentía abrumado y que prefería no seguir. Yo le di las gracias, le di un abrazo y me fui a llorar a otra parte. Desde entonces amigos, y aunque hace tiempo perdimos el contacto, siempre he pensado que ASÍ es como se hacen las cosas, y que aunque fue muy triste para mí, me evitó mucho dolor. Siempre le he tenido y le tendré cariño, porque tampoco debió ser fácil para él, pero tuvo lo que hay que tener para dar la cara y dejar las cosas claras.

    Un pequeño detalle: yo era muy joven, pero el hombre del que hablo tenía entonces dieciocho años. Aprended, chicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Zenia.
      Me apunto lo de "abrumado", me va a ser muy útil.

      Besos. Víctor.

      Eliminar
  7. Rocío: si puedes perder la cabeza por un tío en sólo un mes cuando se reúnen unas variables. 1- el tío es un cretino auténtico y se hace pasar por lo que no es para camelarte, te hace ver que él es lo que andabas buscando; si bien nosotras solemos ser las que en seguida nos enamoramos y tenemos tendencia a abrumar al otro, esta vez es él quién va rápido, quién da cuerda para hacer planes de futuro, de pareja...y claro, nos quedamos flipadas xq pensamos que el tío está coladísimo por nosotras y desaparecer es una posibilidad remota en él ¡es que ni no nos lo planteamos! saben aparentar estabilidad y seguridad.
    2-Si a eso le añadimos que estamos pasando por un momento flojo en otros aspectos: mal rollo en el trabajo, época de dudas existenciales, problemas en casa, has dejado una relación tormentosa... pues te aparece uno de esos y caes! pues piensas que es la solución a tu insípida vida. Lo que dice Sara "me pilló que estaba floja". También estoy de acuerdo con ella, desde entonces a una le cuesta más abrirse...
    J.Vela: eres muy joven!!! jajajaja Pero insisto, eso ocurre en momentos en que alguna otra dimensión de tu vida no te satisface y te apoyas en esa otra persona a ciegas. Resulta difícil negarse a una fuente de hormonas placenteras si estás en un momento que por ti sola cuesta sentirte feliz. O sea, que a saber si eso es enamorarse o es más bien volverte adicto a algo que te proporciona placer rápido, no sé si me explico...sería lógico -como dice Macarronazo- son personas que persiguen un fin, egoístas y que te operativizan conductualmente (aquí ya entraría psicología pura y dura) pero no deja de ser real, persiguen algo y te dan lo que quieres para conseguirlo, de modo que refuerzan positivamente tu conducta.
    También hay tías así, pero para un hombre un refuerzo por parte de una mujer sería el sexo principalmente. El modus operandi no acabaría de ser el mismo...

    Creo que la base está en que si uno está feliz por si solo, cuando conozca a este alguien no tendrá prisa y todo surgirá despacio y de forma natural. De este modo te aseguras de conocer al otro mínimamente antes de perder un poco la cabeza...¿no creéis?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo con este párrafo final, tenemos que aprender a estar felices (me gusta que digas "estar" y no "ser") por nuestra cuenta primero. Lo que pasa es que, a la hora de la verdad, si nos gusta alguien y ese alguien muestra interés, es difícil mantener la cabeza fría.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo en todo, Pandorita. A mí me pasó, tenía yo 22 años, y ligué con un chico como el que describes, estuvimos saliendo 8 meses y tardé 8 años en superarlo. Fue horrible, cuando lo recuerdo, siento lástima de mi misma en aquella época. Ahora estoy muy feliz, creo que algo tan tremendo no volverá a pasarme o eso espero, ahora soy mucho más fuerte, aunque nunca se sabe. Rebe.

      Eliminar
  8. Soy de los que le gusta vivir el momento
    y al ser tremendamente sexual pues soy para muchas
    un inmaduro, pero bueno, tampoco sufro por ello.

    Si entras en mi blog, no leas el Acto VIII, el que avisa no es traidor, jiji

    Me gustado esta entrada, me gusta porque piensas y aprendes, más bien aprendo, de pensar ando mal.

    Cuando estoy con una chica rápidamente le hago de todo
    en tiempo record, antes que se de cuenta que estoy loco
    y me deja pitando.

    Besos.

    PD: Tienes varios blogs no? no sé porque entre en este.

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.