domingo, 20 de mayo de 2012

Marido Maratón II

No sé por dónde empezar, pero he llegado a una conclusión clara: algo está cambiando... ¡ya no me reconozco!

Cómo sabréis en mi último post tenía fijado un doble objetivo: 

1-Hacer un repaso de psicología fisiológica
2-Reencontrar aquella sensación de que sí, que hay alguien para ti y que aún hay tíos que valen la pena. Es decir, trabajadores, interesantes, independientes y tal...

Partiendo de la base que estoy en la recta final del curso y que casi no tengo vida social, pensaba que una jornada de neuropsicología en la periferia Barcelonina sería una buena opción para salir de casa sin tener remordimientos de conciencia de esos que te torturan cuando no estás haciendo algo académicamente productivo (como ahora...). A pesar de que era un evento gratuito, mi localización geográfica y vital no me es muy favorable a la hora de teletransportarme a la zona metropolitana: ciento veinte kilómetros me separan de ella y, mira por dónde, siempre debo ir a la zona más remota de la ciudad; y cuando digo remota no quiero decir aislada; sino que me toca cruzar toooooooooooooooda Barcelona para llegar a mi destino: ronda de dalt salida uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez.... teniendo en cuenta que toca pagar casi cinco euros de peaje (cinco de ida y cinco de vuelta) y que para entrar a la ciudad tienes que volver a pagar otro euro y pico más... pues que cuando he llegado al mi hospital de destino y  he visto que no me quedaba otra que entrar en el párking dado que ya era tarde, que  la zona azul  de los alrededores estaba a tope y que el resto era reservado a residentes... pues que no me ha echo ni gota de gracia ver la tarifa que me tocaba acoquinar: ¡tres euros la hora! ¿estoy en un hospitaaaal o en los Harrod's? me estaba cuestionando seriamente si habría un centro comercial en la azotea que justificara pedir tal barbaridad....

Obviamente he llegado ralladísima  a la conferencia; había mucha gente, la mayoría mujeres.... en resumen, que los más potables eran los ponentes y qué queréis que os diga; había un neurólogo que sacado de contexto y sin uniforme blanco, podría haber pasado perfectamente por perroflauta  o mejor dicho y sin exagerar tanto, por semi perroflauta -un día ya os contaré lo que fue del "mío"- pues eso, que el chico era guapo y se explicaba bien, era un tío muy interesante sin embargo....algunos aspectos que se han comentado durante la jornada han fulminado mi grácil, inocente y esporádica inspiración femenina. 

Resulta que  si quieres hacer el máster en Neuropsicología, además de ser una especialidad no contemplada legalmente y de renovación requerida cada cuatro años, te tienes que tragar ¡dos mil cuatro cientas horas de prácticas! resumiendo: es un curro de la ostia para un salario  negativamente desproporcionado que, para cuando amortices el máster, ya será hora de jubilarte. Entonces, he llegado a la conclusión de que es una odisea accesible sólo a  niños de papá o chicas wuaku... no es que tenga especial interés en esta rama, pero viendo la dinámica del día a día: paga, paga, paga, paga... te das cuenta de que tus opciones son cada vez más reducidas. Con tal panorama ¡a cualquiera se le baja la libido!

Total,  que yo sólo deseaba que terminara la ponencia para largarme y la verdad, por más que me he mirado al chico con la bata blanca...nada: ni ganas de fantasear, ni de coquetear, ni de juguetear... A las dos horas ha llegado la pausa y nos han ofrecido un excelente buffet para desayunar cortesía de la casa; la cuestión era que entre la operación bikini y mi emergente ataque de indignación, he decidido largarme sin probar bocado y aún quedando dos horas de charla. Cuando he ido a recoger el coche me han clavado cinco eurazos y pico... durante el viaje de vuelta a casa sólo hacía que sumar: combustible, peaje, párking.... este presupuesto me habría entretenido un buen rato en Mango y habría salido con tres o cuatro trapitos bastante chulos o ¡mejor aún! tendría pagado crédito y medio para el próximo semestre... pero vamos a intentar ser positivos ¡me han regalado un boli!

Remate final del día: echan Sexo en Nueva York en Divinity por enésima vez y...¡he cambiado de canal! ¿qué será lo siguiente? ¿aprender a cocinar? Me pregunto en qué momento he empezado a ser tan realista... No aspiro a tener casa de mi propiedad, ni a tener de pareja un médico que me lleve a las Barbados de vacaciones ¡quiero trabajar de lo que me gusta!¿tanto pido? 






P.D: "Cómo detectar que le importas": Mirando las estadísticas de blogger, he visto que alguien me ha encontrado con estas palabras de búsqueda. Quisiera contestar a su pregunta por si vuelve a pasarse por aquí: ¿Que cómo saber si le interesas a un hombre? Querida... en el momento en que te preguntas eso, es evidente que no le importas mucho: cuando un hombre está por ti es tan evidente que no hay lugar para dudas, créeme. Dixit.

8 comentarios:

  1. ¡Que chasco!
    Y yo que me esperaba un relato erotico-festivo en los aseos del hospital...
    Tienes que invertir mejor tu tiempo chica.
    Besos, Víctor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, con respecto a tu postdata, no recuerdo donde leí algo así como "tu le gustas mucho, pero el aún no lo sabe".
      Porque vosotras sois las que elegís... ¿no?
      Besos, Víctor.

      Eliminar
  2. Bueno, nosotras decimos que somos las que elegimos, ellos dicen "si yo quiero serás mía"; la cosa está reñida.
    Cuando ocurre un "tu le gustas pero el aún no lo sabe" quiere decir que queda mucha faena por hacer, si sabes que le importas (movéis montañas por una tía cuando os mola) pues sólo tienes que dejarte capturar.

    Pero si hay algo cierto es que cuando se os mete una chica entre ceja y ceja... sois muy persistentes!! Corrígeme si me equivoco Víctor. Hasta ahora!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo soy persistente para conseguir lo que quiero, así que supongo que la respuesta es un sí ;)
      Besos, Víctor.

      Eliminar
  3. Te ha faltado experiencia, en este tipo de ponencias donde se empieza a pillar cacho es en el cátering, ahí es donde la gente está ojo avizor, te fichan... y deciden si atacar ¡¡al terminar la conferencia!!

    Quizás ahora mismo haya unos cuantos médicos catalufos preguntándose qué ha sido de esa misteriosa pijita a la que querían sacarle el teléfono...

    ResponderEliminar
  4. Yo sigo apoyando mi teoría: cuanto más buscas, menos encuentras. Seguro que si te relajas te llueven hombres, jeje.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. jjjjjjjjjjjjjjjjjjj, entre el lo que has escrito en el blog y la contestación de macarronazo tu opuesto en otro blog, me parto.Me estaba poniendo al día con los blogs gracias al grupo del face, así que ya me tienes en este, que me quedo.

    ResponderEliminar
  6. Vaya, mujer, necesitas unas clases de cómo ligar en un simposio, ya me ofrezco a darte unas sencillas lecciones, que de eso entiendo bastante....Pero como bien dicen por arriba la clave es quedarse hasta el final, sobre todo a las cenas de gala con barra libre, ahí si que tienes cancha y además puedes lucir un modelito de esos que nunca te puedes poner, ;)

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.