viernes, 29 de junio de 2012

Los Gurus de la seducción y sus blogs

Por lo visto cada vez hay más Gurus de la seducción en la red: Cuando besarla, qué contestar a sus preguntas, cuando pagar, en qué fijarse: cara, culo o tetas.....  cuestiones simples para mentes simples que son capaces de empollarse media tonelada de literatura sobre el cortejo con tal de meterla en caliente a la primera moza que se ponga a tiro. 

Esos sexo sapiens me hacen reír, me divierten, pues son originales y debo confesar que, en algunas cosas, llevan razón. Sin embargo, me preocupa como se discrimina entre a lo que puede aspirar un hombre y a lo que puede aspirar una mujer. Mientras que yo pido un hombre mono que me respete, que sea romántico, me quiera y soy atacada por una bandada de indignados que me adjudican patologías varias por negarme a bajar mi caché y no querer conformarme;al hombre se le congratula con toda la tolerancia del mundo, sean los que sean sus criterios -harto superficiales- para escoger a su fémina. 

jueves, 28 de junio de 2012

Hoteles para solteros ¿dónde?

Cuando se habla de una soltera treintañera una de las primeras imágenes que viene a la mente es la de la típica rubia cañón que vive en un apartamento chic y se compra zapatos por docenas. Sin embargo la realidad es muy distinta: ni tengo apartamento propio, la última adquisición fueron unas chanclas coloreadas de veinte euros y ni mucho menos soy rubia.... Sólo soy una jovencita -para muchos y he superado el límite de edad admisión- atrapada en la precariedad económica perpetua... pero bueno, mejor no entrar en temas de esa índole ahora.

lunes, 25 de junio de 2012

¿Idealizamos en la distancia?

¡¡¡En primer lugar!!! se ha dejado caer por aquí un tal Soltero en Madrid ¡olé olé ole! las has clavado chaval, has dicho la palabra mágica para que me repase tu blog de pe a pa ¡soltero!  ¡soltero! yupiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii y además blogger, vamos, que te pedía el teléfono ahora mismo jajajajaja.

Ahora en serio; en mi vida había tenido tanta testosterona por el Solteras y eso me agrada, me agrada muchísimo pero, también es cierto que eso de sólo conocernos por lo que escribimos o lo que opinamos es altamente peligroso, pues tenemos la terrible tendencia a idealizar a quién está al otro lado. Por ejemplo, ahora mismito, Soltero en Madrid está a la altura de un Brad Pitt del rollo de Ocean: guapo, listo y cretino, muuuuuuuuuuuuy cretino y tengo el deseo obsesivo-compulsivo de saber más de él y de paso ponerlo un poco a prueba en eso del arte del ligoteo, que esos bloggers que ejercen de Padawan del cortejo, no sé yo si in situ son tan letales como aparentan... 

jueves, 21 de junio de 2012

Cuando él se llama igual que tu ex....

Hace unos días tuve una pesadilla terrible: ¡soñé con mi boda! parecía ser que estaba dispuesto mi enlace con un chico ejemplar: alto, guapo, bien situado.... incluso me ofrecía una pequeña casa con jardín además de amor, muuuuucho amor. Todo el mundo estaba encantado, menos yo. La cuestión era que, a parte del que el vestido era horrendo, yo no estaba enamorada de este chico y me encontraba ante la encrucijada de hacer lo que quería o hacer lo que debía ¡pues eso último era lo que esperaban todos de mi! El sueño terminó cambiando el vestido ¡evidentemente! y suspendiendo la boda horas antes de su celebración: había sido una valiente pero, por otro lado, le había roto el corazón a un chico que estaba esperándome en la iglesia ¡qué monstruosidad! Entonces desperté pues ya eran las ocho de la mañana: el recuerdo era tan vívido que la experiencia había sido, en global, digna de una cuadro clínico de parasomnia. 

¿De dónde había salido este tío tan genial? pues del futuro porque ayer le conocí en la universidad ¡toma ya!

Resulta que Pandorita tenía maratón de exámenes finales y que esas jornadas, como siempre, se realizaban en sedes de universidades presenciales. Pues bien, tenía un intensivo académico de ocho de la mañana a ocho de la tarde y, aún a sabiendas que la facultad es una excelente cantera de hombres potencialmente interesantes, decidí ir con chanclas de colorines,  shorts sport y un top a conjunto: mi modelito no superaba los quince euros, pero era la mejor opción para soportar un edificio acristalado con el aire acondicionado restringido a consecuencia de los recortes. 

A las dos del mediodía y a una hora de entrar al tercer examen de la jornada, estaba yo con una amiga en el bar cuando se acercó un grupito capitaneado por una chica rubia espectacular y, obviamente, mejor vestida que yo: talla treinta y seis, pelo largo, ojos verdes, taconazos y además ¡inteligente! normalmente yo suelo tener el récord en rendimiento académico por el volumen de materia a la que me matriculo cada semestre... pero esa tía me superaba ¡qué rabia! Todo hay que decirlo: la chica era odiosamente perfecta ¡y muy amable! Pues bien, mi compañera y yo nos acabamos anexando al grupo pues se estaban examinando de las mismas materias que yo y, entre ellos, se encontraba un chico significativamente interesante: alto, moreno, atractivo y elegante... muy, muy elegante. No hablamos mucho pero horas más tardes coincidimos en la cafetería de la facultad y se autoinvitó a mi mesa para estudiar juntos el examen que se nos presentaba un par de horas más tarde ¡y yo con aquellas pintas! seguro que me vería como la tía más natural y sencilla del mundo: para no llevar no llevaba ni pendientes y es que estoy en un momento de mi vida en que me importa un pepino todo lo que no consista en sobrevivir a la crisis y salir adelante con mis proyectos a pasear de ella.

Así pues, el apuesto gentleman y yo nos pusimos a estudiar; bueno, estudiar lo que se llama estudiar, bien poco la verdad: hablamos un poco de todo, la carrera y los motivos que nos habían llevado a escogerla. Conversando, yo le dije que estaba segura de que saldría un TND para diagnosticar en el examen y le invité a estudiarlo intensivamente -yo siempre haciendo predicciones del futuro rollo bruja Lola- evidentemente, salió otra cosa. Aún así, el compi muy amable y nada enfadado por mi errónea premonición, esperó fuera del aula a que yo terminara la prueba para debatir la jugada: al menos habíamos coincidido en el diagnóstico ¡qué alivio! 

Pues bien, al final del día, el chico me acompañó hasta el coche y, aunque parezca mentira, nos habíamos conocido de un modo tan estresante y accidental que ni tan sólo sabíamos nuestros nombres. Antes de despedirnos, nos presentamos y entonces, cuando me reveló cómo se llamaba pensé ¡maldita casualidad! ¿no os ha pasado conocer a alguien interesante y se llame igual que el cretino con el que te liaste dos meses atrás? ¡pues eso es lo que me ocurrió a mi! ¡¡¡Aaaaaaaaaarg!!!!

La cuestión es que al llegar a casa  ya tenía un email suyo, muy simpático por cierto: supongo que después de la experiencia que había vivido con al anorexia en su círculo de amistades -me lo había contado repasando los trastornos alimentarios- mis evidentes jamones le habían parecido muy saludables. Sea como sea, siempre se agradece conocer a hombres que no te toman por una facilona desesperada y que, aún siendo mujer,  te hablan de igual a igual prescindiendo de buitrearte dando por setanda tu promiscuidad  porque pasas de los treinta. 


Son este tipo de experiencias tan poco frecuentes -creo que ha sido la única en los dos últimos años- las que devalúan automáticamente a hombres con lo que has mantenido cierta relación y obligan a preguntarte ¿qué narices le vi yo a ese tío? Las comparaciones son odiosas y afortunadamente, en ocasiones, muy pedagógicas también: lo de ayer fue una lección en toda regla de como quiero que me trate un hombre: como un ser humano, único especial e impredecible;  y no como un útero ansioso de aparearse y procrear con el primero que se ponga a tiro ¡qué humillación!


Por eso chicas, los caballeros aún existen, eso sí, pocos: la proporción es preocupante 1:100 -caballeros y cretinos respectivamente- snif, snif....


Sin embargo, lo sucedido ayer con los nombres me inspiró la siguiente pregunta: ¿Qué haces si conoces a alguien que se llama igual de alguien excesivamente importante para ti? un exligue,  un eximbécil con el que tuviste un traumático rollo, un examor platónico, un exnovio... Por un lado es bastante cómodo pues fijo que nunca te cae una bronca por llamar a tu pareja con el nombre del o la predecesora; pero por otro ¿no da un poco de grima? ¿os ha pasado alguna vez?




domingo, 17 de junio de 2012

¡Qué pasa tron!

Hay muchas maneras de cabrear a una mujer: le puedes decir que ha engordado, puedes no hacer referencia a su evidente visita a la peluquería, ofrecerle un dulce cuando está a dieta,  decirle que hoy no harán la telenovela porque toca sesión de fútbol o simplemente hablarle cuando está con el síndrome premenstrual..... sin embargo, hace poco descubrí que existe un modo de evocar la ira femenina en tiempo récord y de modo fulminante. 

Situación: chico, chica y se gustan -hay evidencias empíricas de atracción mutua, aunque esté en fase muy inicial aún- y en una conversación, como cualquier otra, él se despide con un:

-Me alegro de que seamos colegas.

martes, 12 de junio de 2012

Hay alternativas

Ayer me llamaron de un programa de la tele, es la tercera vez que un medio de comunicación se interesa por mi modus operandi vital, y es  que tener que volver a casa de los padres pasados los treinta...

Es posible que esta vez lleguemos a un acuerdo pues las otras dos veces buscaban historias más dramáticas. En la segunda propuesta, que venía de Onda Cero por cierto, me dijeron con muy buenas palabras que era demasiado lista ergo mi perfil no les encajaba ni interesaba: mi indignación fue monumental ¡así va el país! Y cuando digo lista, no me malinterpretéis, me refiero a que era demasiado activa ¡como si fuera pecado estar desempleado y buscarse la vida!

Por lo tanto, entendí y llegué a la conclusión de que yo sólo sería mediáticamente interesante en el caso de que: fuera una tía de treinta y tantos con un churumbele hijo de un padre que estaría Diós sabe dónde, que oprimida por la devastadora e insostenible situación,  hubiera vuelto al piso de sesenta metros cuadrados de los padres que cobran, por ejemplo, una pensión de cuatrocientos euros cada uno ¡Ah!  de paso también molaría que durante el reportaje se apreciara en Pandora una inminente barriguita que anunciara un tercer embarazo de su novio con el que sólo llevan seis meses,  que también está parado y la visita cada fin de semana con su Seat León copa turbo tuneado. Luego les filmarían a todos mientras comen lentejas con Coca- cola y se escucharía de fondo el murmullo de un televisor que está dando alguna mierda televisiva, de esas que dan en cierta cadena de cuyo nombre no quiero acordarme. La gran paradoja del reportaje y apreciable sólo para mentes privilegiadas, sería que a pesar de que  Pandora está desempleada; tiene un Iphone última generación, lleva unas uñas de gel impecables, las mechas del pelo al día de la peluquería y un tatoo al borde de dónde espalda pierde su casto nombre.  El remate final sería cuando le preguntaran los estudios:

-¡Lo normal! ¡la Eso!- diría yo

Porqué parece ser que esta es la única realidad interesante para los jóvenes en España. Pues no señores, hay otro tipo de personas con inquietudes, con proyectos y con ganas de salir adelante ¡jóvenes para los que no hay ayudas!

Yo soy víctima de la crisis como cualquier otro: la mezquindad de algunos políticos, para no decir todos, la pagaremos otros con nuestros sueños ¡con nuestra vida! No encuentro otra manera de entender la crisis que no sea relacionándola con algo tan simple como un pecado capital: la avaricia humana. 

Aún así y con un futuro que se auguraba bastante negro, hace casi dos años, servidora decidió dejar, después de casi una década en la misma empresa, su trabajo estable y bien pagado para hacer lo que realmente quería y consideraba vocacional. Quizá mandé al carajo mi vida de adulta, pues aquél trabajo me permitía tener todo aquello que se supone que tiene que tener una persona con treinta años: su piso, su independencia, sus responsabilidades, sus facturas.... pero tenía el don de la libertad y lo aproveché: decidí coger otro camino para cambiar el rumbo de mi vida pues no tenía nada que me lo impidiera. Sin embargo,  hacer por primera vez en la vida lo que me daba la real gana, debía tener un precio y decidí pagarlo con la vuelta a casa de mis padres ¡todo no se puede tener! Con el dinero que ahorro me pago los estudios, me doy algún hipermegacalculado caprichito y voy haciendo cursos de ocupación para conocer gente y hacer network: el movimiento se demuestra andando y estoy convencida de que si hago cosas, cosa positivas derivaran de ellas y es posible que salga adelante. 

Eso fue lo que expliqué ayer a la periodista, a quién le encantó mi filosofía de vida. Me  preguntó qué valoración hacían mis amigas de la situación que yo vivía. 

-Bueno... ellas están en pareja o buscan pareja y formar una familia cuanto antes. Tienen sus trabajos, sus casas, sus hipotecas....

Entonces me di cuenta de que llevaba dos años escribiendo un blog tratando de averiguar   porqué narices una tía tan chachi como yo no tenía novio decente... y mira por dónde, acababa de encontrar la respuesta: ¿realmente le puede interesar a un tío una chica con una vida como la mía? ¿y a mi un chico que tenga la vida hecha cuando yo aún anhelo construir la mía? Los chicos quieren chicas que sepan cocinar, chicas que sean gatitas.... ¿Que ofrezco yo? la recta final de una carrera universitaria, trabajos no remunerados, una paga del estado con fecha de caducidad, un hogar con padres incluidos.. ¡no tengo ni un sitio para echar un polvo decente jajajajaja! Para colmo escribo un blog dónde crucifijo a los hombres ¿creéis que existe tío en el mundo mundial que esté dispuesto a aguantar o entender eso? No, y si hay la mínima posibilidad, saldrá corriendo cuando le diga que mis conocimientos culinarios no pasan de un huevo frito con ensalada.

Por lo tanto, está claro que mi prioridad, más que los hombres, es mi proyecto vital y que por el contrario de lo que se puede esperar de una mujer, el mío no es procrear; al menos por ahora. Quizá mi camino sea arriesgado, pero estoy segura de que si otras chicas que han decidido seguir solas y anteponer sus objetivos vitales personales a lo que se espera de ellas como mujeres ¡y salen adelante! entonces, yo también puedo hacerlo. 

No voy a negar que a veces se echa de menos a alguien que te de un abrazo, un beso o, simplemente, tener esa certeza de que él está allí para lo que  necesites: eso es algo maravilloso. Pero si no es el caso ¡hay alternativas! La libertad que tienes estando sola para poder decidir tu futuro: lo que harás ahora, mañana, la semana que viene.... también es fascinante. A algunos les da seguridad la rutina, la estabilidad... a mi lo que me da seguridad es poder elegir constantemente: qué hago, dónde voy, dónde vivo, con quién... 

La vida es demasiado larga para vivirla sólo de una manera ¿no creéis?




Nota de agradecimiento:


Para Sofix y su carismático blog que me han otorgado otro premio Liebster blog. Encantada de compartir aventurillas de soltera contigo: no lo podrías definir mejor ¡qué vida esta!








domingo, 10 de junio de 2012

Tres topicazos masculinos


Ante todo una nota de agradecimiento:

¡¡Carai!! El segundo premio Liebster Blog en una semana y de mano de uno de mis blogs favoritos; el mismo al que yo le otorgué el premio esta semana pasada El gato cuántico. Gracias Sheldon, muchas gracias por otorgarme este premio de nuevo y por todos los comentarios que dejas en mis posts.

Si bien el objetivo del premio Liebster Blog es dar a conocer a los blogs más pequeñitos, en serio estoy convencida de que estamos haciendo un muy buen trabajo. 

¡Mil gracias! 
..Y para celebrarlo, vamos a hacer un remember de las tres frases más problemáticas y míticas del Solteras y Maravillosas. A ver qué opináis.


En el número tres: No busco nada

¿Nada? ¿en nuestras primeras veinte conversaciones me decías que te gustaría encontrar a alguna chica con la que compartir tu vida y ahora me dices que solo estás de puta madre? ¡ah vale! sólo querías echarme un polvo y evidentemente,  para llegar a esto todo vale, porqué claro, tu eres un tío seguro de si mismo y pasas de las  mujeres, sea en el sentido que sea y está claro que aunque estés inscrito en tropecientasmil redes sociales, no buscas nada desesperadamente y sobretodo y como tu dices, ¡eres muy exigente! Pues tu exigencia abarca mucho en el momento que envías mensajes compulsivamente a toda nueva fémina que se incorpora a esta u otra red.... Aún así te creo y doy por sentado que eres un hombre que se hace respetar, que tiene claro lo que quiere y que no sale corriendo cada vez que ve cualquier cosa que huela a mujer ¡venga ya!

En el número dos: No te enamores de mí 

¡Viva la humildad! porqué claro, eres tan mono, guapo e irresistible y yo tan poquita cosa que el amor sólo puede ir en un sentido ¡hacia ti!. Esas frases suelen ir acompañadas de eres demasiado buena para mi, yo soy un cretino y tu pareces buena tía... aún así, la paradoja de la situación es que él quiere seguir adelante, lo que yo interpreto como un lavado de conciencia en  toda regla en plan: quién avisa no es traidor, es decir, te voy a meter en mi cama hasta que me canse y luego te daré el pasaporte, pero como estás sobre aviso la responsabilidad ya no será mía y no tendrás nada que reprocharme. 

Claro está que frases de este tipo tienen un efecto gatillazo sentimental devastador en la mente de una mujer y más superados los treinta cuando ya estás harta de escuchar chorradas de este tipo. Llega un punto que ya les cronometras del rollo "venga guapo, a ver cuanto tiempo tardas en meter la pata con alguna estupidez" y ¡bingo! ¡apareció!


Y en el número uno, como no:  Te veo como una amiga

En ésta el objetivo último es alimentar el ego y la vanidad masculina hasta que la situación es insostenible, es decir: tonteo, juego, sonrío y te doy falsas esperanzas porque me encanta ver como vienes a mí y me adoras a pesar de no darte nada consistente ni tangible a cambio de ello. Entonces me recrearé comprobando una y otra vez que podría tenerte con solo quererlo y sostendré la situación hasta llegar al límite porqué en cuanto toque pronunciarse al respecto, te soltaré esta frase tan ambigua que no tiene sentido alguno a parte de eres un ser asexual para mí, de modo que saldré airosamente de la situación sin parecer descortés en ningún momento, al contrario, pareceré un buen chaval que se preocupa por el bienestar de "su amiga".


¿Qué os parece chicas?¿algo más que añadir?

Cambiando de tema....

Mi madre siempre dice: niña se atrapa antes a un mentiroso que a un cojo y no le falta razón a la mujer. No es que la víctima de este post haya mentido pero que vamos... que se huele la traición a miles de millones de años luz.

Esta mañana he quedado con una amiga que tiene al querido por ahí en las quimbambas. Yo ya le digo que las relaciones a distancia son harto complicadas pero ella erre que erre, que le mola el tío y quiere continuar alimentando esa atracción que parece haber. Sin embargo, la actitud durante nuestra quedada, no ha sido tan optimista como de costumbre:

-Ayer fue a una macro fiesta.

-Niñato... tía, búscate a uno que pase los treinta, los jovencitos aún están pensando en chorradas. Bueno, los más mayores también pero ya pasan de discotecas.. ¡al menos los medio decentes!

-No, no era una fiesta en una discoteca. La celebraron en la finca de no sé quién, eran cerca de ochenta con piscinas, pistas de tenis, jacuzzi....

-Alcohol, camas... -lo siento, no he podido evitarlo - no te preocupes, en esas fiestas siempre suelen haber más tíos que tías o sea que la variable numérica quizá a dejado a tu querido sin soltera disponible para él -no he podido evitar pensar ¿qué narices tengo que hacer yo para poder ir a fiestas de esas?-

-Ojalá... pero resulta que la organizan unos tíos y que la regla principal es compensar los dos sexos. Si un tío va con sus amigos, y en total se apuntan cinco a la fiesta, por ejemplo, automáticamente se buscan cinco tías para compensar y así no se rompe el equilibrio. 
-¡Jolín! ¡porqué no harán fiestas así aquí! Para montar jaranas los hombres son los mejores... ¡no se les escapa detalle! cosa así demuestran que los hombres también tienen cerebro aunque por lo visto su uso sólo se destina incrementar sus posibilidades de... bueno, ya sabes. 

-Ya... también tenían organizados jueguecitos de solteros, solteras dónde elegían a los mejores... total, que el mío ha terminado siendo el soltero de oro.

-Así rompen el hielo y promueven el acercamiento, el encuentro ¡brillante! ¡sublime!


He suspirado y no he podido dejar de mirar a mi amiga con cierta ternura y compasión: en una fiesta nocturna con todo tipo de lujos a su alcance, la probabilidad de que un hombre premiado con el soltero de oro 2012 no haya pillado cacho teniendo a su disposición cuarenta tías solteras, borrachas y hambrientas de testosterona.... es de una entre un millón. Aún así, no he dejado de consolarla:

-Bueno chica, míralo por el lado bueno, al menos no estaba en la redada OVNI capitaneada por Iker Jiménez que han hecho esta noche ¡vaya pandilla de frikis!  
Y eso que te de que le han condecorado cómo soltero de oro ¿te lo ha dicho él? 

-Sí.

-¡Viva la humildad!¿Y luego?

-Luego yo he empezado a sentir un leve dolor de estómago...

-Eso son celos, querida....

-Lo sé....

-¿Te ha dicho algo más?

-Que cenó bien, sólo sé eso, que le convirtieron en el soltero de oro y que cenó bien.

-¿Eso te ha dicho?

-Que la comida estaba bien...

-En resumen y no quiero ser pesada.... el tío acude a una fiesta de solteros, camas, piscinas, jacuzzis, alcohol y sólo te sabe decir que la manduca estaba genial.... ha cambiado de tema descaradamente ¿sabes lo que significa eso no?

-Que es un cretino diplomático.

-Eso es.

-Mándale al carajo.

-Eso haré.









miércoles, 6 de junio de 2012

Revisando motores

De todas es sabido que una visita al ginecólogo anual es indispensable: hoy ha sido la mía. 

Sala de espera: ocho sillas repartidas en cuatro mujeres, dos de ellas con sus respectivos -ya tenemos seis- el resto sin pareja y yo. Si hubiéramos hecho un juego de buscar las siete diferencias no hubiera existido lugar a dudas para encontrar la distinción principal: ellas tenían barrigón y servidora no.  Allí estaba yo, atrapada en una sala de espera abarrotada de preñadas, incluso intuía que alguna era más joven que yo ¡después dicen que hay crisis! Bueno, si alguien me hubiera preguntado siempre les podría haber dicho que estoy de tres meses, que mi marido diplomático está de viaje en una misión de alto secreto y que no me ha podido acompañar... ¿colaría?

Después de una hora esperando, pues la clínica se reserva el derecho de priorizar las visitas que considera urgentes y estaba claro que después de nueve meses yo seguiría igual... pues eso, al fin ha llegado mi turno: entro a la consulta, saludo al doctor y empiezan las preguntas para complementar la historia clínica: parientes con cáncer, malformaciones, abortos, enfermedades, alergias.... 

-¿Te encuentras bien? 
-Sí
-¿Vienes porqué te quieres quedar embarazada?
-.....no
-¿Y cuando piensas quedarte? ¿cuando llegues a la  menopausia? - humor cínico vasco supongo, pues esos son los orígenes de mi ginecólogo.
-Pues verá, si no tengo la materia prima no sé como voy a quedarme embarazada.... -¡indignación, indignación, indignación!

Ha llegado la hora de explorar, la verdad es que sólo faltaba que me ecografiara la nariz pero con lo que cobraba ya podía darle a la maquinita, ya.... 

-¿Tu matriz, tus ovarios...., los ves?- ¿qué pregunta era esa? ningún mortal es capaz de entender las imágenes  de las ecos sin la carrera de medicina.
-Si usted lo dice....

El paso siguiente ha sido una exploración a todo color, es decir, con cámara, monitor... tal cual pero ampliado unas diez veces. 

-Por aquí saldrá tu niño, quizá salgan dos si tienes gemelos- después de la palabra niño ya había desconectado horrorizada.
-Pues lo veo justito....
-Jajajaja, tranquila que eso se adapta, el tuyo no es especialmente pequeño jajajaja

Qué queréis que os diga, de cachondeo ninguno y más viéndome a mi misma por dentro en un monitor de veinte pulgadas: puaaaaaaaaaaaaaaaaaj, ¿así somos las mujeres por dentro? ¿de allí sale un bebé? ¿qué aparatoso... no? eso sí, todo parecía extremadamente tierno y rosa....

-Chica, estas sanísima, tienes toda la maquinaria a punto: estás espléndida para dar niños. 

En mi vida había escuchado la palabra hijos y sinónimos tantas veces y en tan poco tiempo. La única conclusión que he sacado, además de que estoy sana como un roble, es que mi matriz viene a ser un motor V6 turbo esperando a que le metan gasolina para arrancar....


-De todas maneras te pediré unos análisis completos para tus aventurillas - ¡Uy si! soy un caballo desbocado, ¡los tengo haciendo cola en mi casa! mi lista de amantes es más corta que la vida de un gato en el barrio chino... sin  embargo no era plan de cargarme la versión peliculera que suelen tener los hombres acerca de las solteras que pasan los treinta por lo que  he decidido sonreír educadamente. 

-Nos vemos el año que viene, di a recepción que te regalen un anillo hormonal, así te sale la visita más barata. - Cómo han cambiado los tiempos ¿qué fue de las piruletas?

Una vez en caja ¡cien eurazos que me han clavado! por este precio me tendrían que regalar anillo hormonal, piruleta y una lista de solteros disponibles para sacarle partido... ¡y preservativos con sabor a fresa! qué barbaridad.... 

Una vez he salido del médico he pensado cien euros menos, cien euros más ¿qué mas da? total, que he decidido ir a desahogarme al Decathlon pues necesitaba unos guantes para spinning con urgencia si no quería romperme los dientes en el manillar cualquier día, y es que con el calor dichoso se resbala todo y empiezo a estar harta de ver a las abuelas de sesenta años mejor equipadas que yo. 
Por siete euros he comprado unos guantes bastante apañados pero cuando ya iba a pasar por caja, cierta prenda de ropa me ha llamado la atención: camiseta con top incorporado, es decir, camiseta con la que no necesitas llevar sujetador.. ja-ja-ja risa supermegasarcástica; eso no existe ni ha existido nunca. Ninguna prenda de ropa es suficientemente fuerte para sujetarte las tetas ¡y menos por nueve euros con noventa y cinco!. Aún así, la curiosidad me ha podido y he sucumbido a la tentación... y si, chicas; en el Decathlon venden unas camisetas tiradas de precio que te sujetan el pecho y te ahorras el maldito sujetador: puedes llevar las tiras cruzadas y como te de la santa gana que vas comodísima ¡con razón la talla treinta y ocho estaba agotada, esas camisetas son una maravilla! Luego me preguntan porqué tengo toda la ropa de deporte de color rosa, ¡es que es el único color que encuentro en la talla S! Miraré si las puedo comprar por internet y me pido unas cuantas: qué queréis que os diga, ir al gimnasio mona cuesta menos.....

En resumen y haciendo balance del día: que mi genética está dispuesta y a punto para asegurar la perpetuidad de la especie y que a mi lo único que me fascina, ahora mismo, son las camisetas de nueve euros con noventa y cinco con las que no necesitas llevar sujetador. Creo que mi genotipo no tiene un futuro muy esperanzador.....








Open your mind

A veces tengo la sensación de que los estereotipos y los prejuicios lo condicionan todo. 


Sí, soy mujer: soy presumida y a veces tengo la necesidad obsesivo-compulsiva de comprarme un trapito cualquiera sólo para darme el gusto de comprar. También soy  visceralmente emocional y lloro de vez en cuando, del mismo modo que me verás partirme  a carcajadas;  me gusta cambiar de look cuando tienen lugar cambios trascendentales en mi vida; disfruto comiendo ensaladas, pepinos, zanahorias... y soy feliz viendo pelis románticas y cotilleando con las amigas ¡soy mujer! y no pretendo disimularlo.

¿Significa eso que mi último objetivo en la vida sea casarme y tener hijos? ¿significa eso que cada vez que tenga una cita desee que el tío que tenga delante me pida matrimonio?

Claro que no, pero así es más divertido ¿no? Entonces las mujeres no podemos tener citas por tener, no podemos quedar porqué nos apetece un buen revolcón...no, no podemos:
Si decides tener un episodio rollo Samantha Jones de vez en cuando, eres un zorrón.
Si decides salir una noche para pasarlo bien sin sexo, jugar y divertirte y ¿porqué no? alimentar tu ego, te conviertes en una calientap...  
Si decides salir para bailar con las amigas y pasar olímpicamente de hombres que sólo buscan un agujero donde meterla, entonces eres una malf..

Evidentemente cuando esas conductas las lleva a cabo un varón, las etiquetas cambian y el hombre se convierte en un macho digno de admiración. Por lo tanto, he llegado a la conclusión de que las personas muchas veces juzgamos por lo que se espera del género y no por lo que realmente son:

Por ejemplo, por aquí una de las frases más comentadas en mi blog: estás obsesionada en encontrar novio Pandorita, en cuanto te relajes seguro que aparece.... Bueno, de momento no sufro ningún tipo de disomnia ni fóbia asociada al temor de quedarme soltera para la eternidad. Sin embargo, confieso que las relaciones interpersonales me divierten ¡me fascinan! lo distintos que somos hombres y mujeres, las sensaciones y los sentimientos que emergen de esos encuentros, los puntos de vista de unos y otros.... ¿es que sólo me enganchan a mi esos temas?  Empecé a escribir un blog de psicología que por lo visto interesa a bien pocos: sólo tiene dos seguidores, y uno porqué se equivocó pues estaba buscando el Solteras.... Esa es la prueba de que, al igual que a mi, a todos nos interesa el arte de cortejar, seducir, enamorar... y no porqué comentemos, leamos o hablemos de temas relacionados con el mundo de la pareja, significa que éste sea el único motivo de vivir. 

A mi me importa bien poco lo que se espere de Pandora, pero me he dado cuenta de que ese tipo de sentencias, aunque sean a petit comitè, luego se extrapolan a dificultades pertenecientes al mundo exterior: ¿creéis que en una entrevista de trabajo no tendrán en cuenta mi edad y mi condición de mujer para contratarme y valorar la posibilidad de que les plante por mis deseos ansiosos de ser madre? ¿si contrato algún seguro privado de salud,  no me resultará más caro por estar, supuestamente, en el umbral de la maternidad? Dará igual que esas no sean mis prioridades, ni mis inquietudes vitales: el guión es ese y por mi condición genérica y edad, se me ubicará automáticamente en un gráfico estadístico según el cual se especifica lo que debería ser como mujer. 

Paradójicamente ¿os habéis dado cuenta de la cantidad de tíos que escriben en referencia al arte de la conquista? ¿y del éxito que tienen? un blog de este tipo se puede ganar fácilmente un centenar de seguidores en tiempo récord, además de ser blogs muy dinámicos en los que hay gran número de comentarios y la mayoría ¡de hombres! Y no sólo eso, sino que los autores pronto comercializan libros, vídeos y empiezan a lucrarse gracias a la necesidad imperiosa de algunos para ligar. No voy a dar nombres porque no me da la gana hacer publicidad de lo que yo considero intrusismo profesional, pero de gente que está ganando dinero a costa de libritos y suscripciones hay unos cuantos ¡y ni tan siquiera son profesionales titulados!

Sin embargo eso no importa, ellos son hombres y nosotras mujeres. Da igual que un tío se pase el día cogiendo apuntes de tácticas para ligar ¡pagando!, que esté registrado en todo tipo de páginas de contactos y que envíe mensajes sin criterio alguno más que se trate de una fémina.... eso no importa. Sin embargo, si una chica como yo escribe cositas de chica en un blog rosa,  queda de vez en cuando con algún tío y se hace preguntas sobre la vida... pues eso, es una pobre solterona desesperada que se desvive para encontrar novio: no podemos pasarlo bien, no podemos experimentar o simplemente curiosear por el mundo... sólo podemos desear el compromiso porque somos mujeres y eso es lo que toca. 

Una frase típica en los hombres no puedes ser así: es decir, no puedes hacerte la manicura y decirme que no sabes cocinar unos macarrones después; no puedes decir que con treinta y dos no te preocupa perder la oportunidad de tener hijos; no puedes enrollarte con un tío sin acosarle reiteradamente a través de todas las vías de comunicación... ¡no puedes! Está claro que las mujeres no podemos tener sexo y largarnos sin más,  no podemos conducir con seguridad o aparcar el coche a la primera y a la perfección, no podemos acudir a una cita con chanclas pasando de todo o comer allioli en la cena a sabiendas que después saldremos a tomar unas copas o estar espléndidas sin ponernos medio quilo de pote en la cara....  ¿pero para eso están los prejuicios no? ¡para distorsionar la realidad!

Así pues, creo firmemente en que existen mujeres modernas e independientes que, además de un buen mozo que las divierta, esperan muchas más cosas de la vida. Del mismo modo, también estoy convencida de que existen tíos que no viven desesperados buscando sexo y que realmente valen la pena por sus valores y sus creencias. 

Un poco más de open your mind ¡que estamos en el s. XXI!


martes, 5 de junio de 2012

Lo que podría haber sido y no fue

En la vida se toman decisiones contínuamente, alguien me dijo una vez que cualquier cosa que hagamos puede cambiar el rumbo de nuestro destino de un modo decisivo: Con sólo hablar de ésto, seguro que ya hemos cambiado algo de nuestro futuro; quizá estos segundos estaban destinados a hacer otra cosa que ya nunca sabremos... Bueno, yo sí  sabía cuál era la otra cosa que debíamos hacer: ¡besarnos! pero eso ya es otra historia.... 

Entonces el presente condiciona constantemente nuestra fortuna ¿no resulta inquietante? 

Preguntar la hora a un transeúnte, dar un paso atrás para volver a ver en el escaparate esos zapatos que tanto te gustan, hacer una solicitud de trabajo, coger un avión para encontrarte con un desconocido.... cada paso nos acerca a un destino y nos aleja de otro, pero claro está que no nos pasamos la vida tratando de averiguar si mejor andar más rápido que andar deprisa o llegar tarde que temprano desde la perspectiva de que cada cosa que hacemos puede transformar significativamente nuestro futuro ¡sería muy estresante! La pregunta es: ¿qué ocurre cuando esas decisiones son conscientes y tienes que tomarlas a partir de sucesos fruto del azar?

No voy a entrar en teorías psicológicas tratando de identificar las estructuras cerebrales subyacentes a las tomas de decisiones. Este blog va de relaciones de chicos y chicas y de eso voy a hablar: un suceso inesperado puede ser la aparición de alguien en tu vida, que ese alguien te lo ponga todo patas arriba y que inconscientemente empieces a sentir una debilidad por él o ella poco usual. Llegados a este punto ¿qué debemos hacer? o mejor aún ¿debemos hacernos esta pregunta?

Uno no puede elegir por quién sentirse atraído, ni puede decidir tú me vas a gustar y tu no: no, eso simplemente surge, emerge y cuando te das cuenta ya es demasiado tarde ¡sucedió! por supuesto puedes desertar, largarte y olvidarte de lo ocurrido: el tiempo lo cura todo y el afecto que puedas sentir por otra persona no es una excepción. Quizá a veces renunciamos a lo que percibimos inseguro o incierto porqué con el paso de los años nos volvemos más prácticos y nos gusta más tener las cosas bajo control. 

Claro está que para saber cuál es la mejor opción, a veces deberemos superar obstáculos que no son tan placenteros como quisiéramos.  Quizá el camino es más largo y duro de lo que habíamos imaginado en un principio o que simplemente llegaremos a la conclusión de que ha sido una absoluta y catastrófica equivocación pero...¿no resulta más aterrador dejar escapar las oportunidades para inevitablemente preguntarte dentro de un tiempo: y si.... ? Con eso no quiero decir que sólo haya un destino posible para hacernos felices: si no es él, será aquél; si le dejas escapar, aparecerá otro que te haga tan o más feliz... la vida está llena de caminos, de personas y oportunidades: lo difícil es coincidir con alguien que te inspire a andar juntos un tiempo, pero por breve que sea el paseo ¿no creéis que vale la pena dejarse llevar? 

Yo misma he pasado por algunas relaciones que preferiría olvidar pero estoy convencida de que eran pasos tan amargos como necesarios para saber elegir mejor la próxima vez o, simplemente, para saber quién soy realmente ¿hubiera sido mejor darme cuenta antes de mis errores? quizá, pero del mismo modo que podía haberlo cortado antes, también lo pude haber cortado después: lo hecho, hecho está y si algo he aprendido es que el arrepentimiento es un sentimiento tan estúpido como inútil, con que lo tengas en cuenta unos segundos es suficiente para aprender la lección, que de esto se trata: de aprender.

Aún así, a mis treinta y pocos me doy cuenta de la cantidad de cosas a las que estoy a tiempo de hacer: me quedan pendientes un montón de alegrías y un montón de lágrimas también, seguro, pero ¿a caso existe alguna fórmula mágica para evitar eso? ¿renunciaré a lo que me hace sentir bien por si acaso algún día me hace daño? ¿y ese algún día? ¿existirá? pues si algo he aprendido es que no hay incertidumbre más grande que saber dónde estarás el día de mañana, la semana que viene o ¿porqué no? dentro de unas horas.... Es posible que lo que yo escriba no tenga  ningún sentido para un hombre: ellos analizan y acaban por elegir la opción más rentable, más cómoda y ¿porqué no? la más racional. Nosotras no; las mujeres somos seres emocionales, viscerales y sentimentales.... lo que no quiere decir que en un momento dado no nos detengamos a pensar si realmente vamos por buen camino o nos estamos dirigiendo hacia el abismo. Sin embargo y siempre y cuando la situación lo permita  ¿no es más sencillo dejarse llevar y ¡vivir!? El ser humano llora, ríe, odia, ama... ¡tiene alma! por eso se nos pone la piel de gallina cuando ese alguien tan especial nos acaricia o cerramos los ojos si nos da un beso mientras aparece la extraña sensación de que el mundo entero se detiene a nuestro alrededor.... ¿quiere decir eso que nos estamos enamorando? es posible, o no... porque enamorarse es algo más profundo que el contacto físico; enamorarse es conocer al otro, saber como es, comprenderle, ser cómplice... y este es un camino bastante más largo y costoso que el sendero que nos lleva a la cama. 


En resumen, cuando llega este alguien y lo alborota todo.. cuando toca decidir si seguir esta apasionante aventura ¿debemos parar y pensar? ¿y si nos estrellamos? ¿y si dejamos pasar la oportunidad? ¿y si dentro diez años nos acordamos de lo que podía haber sido y no fue...? y si.....

viernes, 1 de junio de 2012

Atar a un hombre: el sueño de todas

Tres chicas tomando un refresco una cálida tarde de casi verano: servidora y dos amigas más. Una se ha echado un ligue que parece ser bastante próspero -evidentemente no soy yo-.


-Tres citas ya...¡cómo pasa el tiempo!
-¿Y cómo lo ves? ¿bien?
-Supongo... hablamos a menudo y tal pero no estoy muy segura. 
-¿Pero en qué punto estáis? ¿vais en serio ya? 
-No sé....no hemos hablado de nada en concreto, ya se verá ¿no?
-Deberías hablar con él, las cosas claras: así no pierdes el tiempo.
-Bueno, no sé...
-Es hora de que le pongas las cartas sobre la mesa ¡ya!


Pandora escucha y calla pero no le queda más remedio que intervenir, sino rebienta:


-¡Ni hablar! ¡no hagas eso ni loca! A un hombre no se le pone entre la espada y la pared ¡nunca! no le puedes decir a la tercera o cuarta cita ¿en qué punto estamos? vale... nosotras nos lo preguntamos desde el minuto cero pero ellos no funcionan del mismo modo, viven el momento y se dejan llevar por su interés, por sus impulsos...
-¿Pero qué hay de malo en hablarlo? un "¿estás bien conmigo?... o un ¿quieres que sigamos?...."


Evidentemente no hay nada malo en hablar, pero si queréis ahuyentar a un hombre en tiempo récord no tenéis más que preguntar hacia dónde va la relación. Sin embargo, también es cierto que  las mujeres necesitamos constantemente que nos digan por activa y por pasiva cuanto les gustamos, mientras que ellos se conforman con muestras de interés aisladas o dan por supuesto que todo va sobre ruedas pues no hay nada que indique lo contrario. Aquí está la diferencia: mientras a nosotras un no pasa nada es algo terrorífico, para ellos un no pasa nada no es más que eso y no hay de qué preocuparse. Por ejemplo, las muestras de interés: llamadas, mensajes, un beso, una caricia.... ¡un mínimo de atención! en el mundo de un hombre ya es un paso significativo de que siente un mínimo de debilidad por ti, pero de ahí a condenarle al noviazgo... aún queda un largo camino para recorrer.


¿Será algo bilógico? ¿será que tenemos un gen que evoca el dámelo por escrito? Si os fijáis,  las mujeres nos hemos caracterizado históricamente por tener las cosas bajo control: Cariño tienes que hacer la declaración de la renta; te toca la revisión anual al dentista; ¿has llamado a fulanito par pedirle aquello que necesitabas?; Recuerda que a finales de mes te viene el seguro del coche; Los calcetines azules están en el segundo cajón dónde siempreeeeee... Los hombres están encantados de tener esa especie de secretaria en casa que se acuerda de todo y sabe siempre todo donde está, quizá por eso cuando se separan tardan nada y menos en buscarse a otra: una vez acostumbrados ya no saben estar solos. Pero bueno, no es eso de lo que quiero hablar, es de la necesidad femenina de tener las cosas controladas: por eso, si un chico y una chica salen habitualmente es normal que ella ganas de saber,  llegados a la tercera o cuarta cita  ¡¿Pero somos novios o no?! . Incluso seríamos capaces de hacerles firmar un contrato de noviazgo en una servilleta de papel para dejar constancia de tan trascendental suceso vital: eso para nosotras sería genial, sin embargo en ellos puede ser un desencadenante de ataque de pánico e huida inminente. 


En mi opinión debemos ser pacientes porqué si lo pensáis fríamente... ¿realmente sabéis como es él? Supongo que es algo instintivo querer atar los cabos sueltos, y ¡qué narices! algunas tenemos ganas de querer y ser queridas de una vez por todas....¡estamos hartas de ir de capullo en capullo! pero esas ansias de querer lo que no se tiene puede hacer que proyectemos en este chico un personaje que nada tiene que ver él.  Por eso, es importante  saber si realmente vale la pena atar a este chico o no; si llegáis a la conclusión de que sí, compartiré algunas observaciones -siempre desde mi personal punto de vista- que he hecho durante mis batallitas de solterona:


-Un 90% de la atención de un hombre se va en el físico: la belleza es algo muy subjetivo, cada uno tiene sus manías: altas, bajas, rubias, morenas, flacas, hermosas..... con eso no quiero decir que da igual lo que digas por tu boquita de piñón si eres una afortunada que puede  llevar unos pitillo con chanclas planas sin asesinar a sus caderas. Todo cuenta, por eso le puedes gustar a un tío de dos maneras: por tu interior y exterior, o bien por sólo tu interior: un te veo como una amiga es lo que marca esta diferencia. 


-Objetivo tu cama: el sexo importa ¡y mucho! teniendo en cuenta que piensan en verde cada cincuenta segundos... es lógico que sea importante tenerlos satisfechos en este aspecto. Conozco un tipo de chicas en plan devora hombres que se han casado con conocidos míos en tiempo récord. Chicos que llevaban a sus espaldas relaciones de años  que se habían roto por la falta de compromiso y sin embargo, con ellas han sentado cabeza en pocos meses: en seguida se van a vivir  juntos, se casan, tiene niños... Eso sí, también os diré que son mujeres perfectas en calidad de amas de casa pues esa es la máxima aspiración que tienen  -algo que respeto profundamente- eso, y criar a sus retoños. Por eso, dominar a un hombre de este modo tan fulminante y eficiente sólo me lo explico no dejando que tenga mucho riego sanguíneo en su cerebro.... Personalmente no soy muy partidaria de embaucar a un tío de ese modo, ¡así me va!


-Exclusividad: hasta el semental más cretino y más promiscuo se asegurará de que su chica no sea como él: es decir, yo me he tirado a muchas tías pero espero que tu te hayas acostado con muy pocos, es muy machista pero desafortunadamente es así. Como ya he dicho otras veces,  la genética les programa para asegurar  el traspaso de su genotipo, no el del butanero.


-No presionar: suena paradójico pero si le quieres cerca mantente alejada y que fluya el ritual ancestral de ser elegidas. Hasta que no se de cuenta de que eres la mejor opción, es absurdo lo que hagas. Insisto, cuando un hombre sentencia a una chica va a por todas y no dejará de luchar hasta que le pertenece. Por eso es mejor relajarse, ir siempre un paso por atrás y dejarse llevar. Es como una partida de ajedrez, si el no mueve ficha no lo hagas tú: si le interesas ya jugará para hacerte jaque mate, pero si él no toma la iniciativa ¡olvídate! no vale la pena perder el tiempo. 


-Tener ese algo: pero eso ya no depende de nosotras, si fuera así comprometerse con alguien sería algo sencillo, común y carecería de valor. Una cosa es la seducción, puedes tener un rollo eventual y con unos mínimos de atracción es suficiente. Pero cuando hay esa pincelada de eso que tanto gusta.... ¡la cosa ya cambia!


-Si cocinas bien... también puede ser un factor que influya. Hace poco encontré en la red la siguiente estupidez: Una mujer que no cocina no merece llamarse mujer. Desgraciadamente  parece que el algoritmo de Pedro y Vilma Picapiedra sigue funcionando bastante bien.... aún así y a mis treinta y dos, mis conocimientos culinarios no sobrepasan unos macarrones medianamente comestibles: eso sería otra de las razones que explicaría mi permanente soltería jajajaja


Supongo que hay otros detalles que se me olvidan relacionados con motivos que convencen a un hombre para ceder y decir ¡sí somos novios!, tampoco creo que sean muchos, ¡son muy simples! De todos modos mi reflexión es bidireccional: lo que influye en su decisión también influye en la nuestra a la hora de valorar a un chico como candidato a pareja estable. De todos modos, creo que por mucho que queramos saber en qué punto estamos, o de tener la certeza de que le volveremos a ver...  no es una buena idea preguntar y exigir respuestas dicotómicas. Nosotras estamos diseñadas para hablar, ellos para actuar y sus actuaciones abarcan una larga escalera de grises en contraposición a nuestro femenino blanco o negro. 


Conclusión: sólo podemos esperar. Es entonces cuando aparece la duda y toca preguntarse desde la introsprección y la más absoluta sinceridad ¿realmente vale la pena? 


En fin, para las que tengan prisa y quieran ir al grano, he encontrado un plan B para atar a un hombre de forma casi inmediata. Le rezáis a San Cipriano y todo solucionado. Si alguien lo prueba y le funciona que nos lo haga saber por favor!!! También me consta que hay algunas campanas por ahí en el monte que si las tocas tres veces te traen un novio; no sé si por SEUR o por correo ordinario jajajajaja, siempre nos quedará la magia ¿no?






P.D: os prometo que en cuanto encuentre novio le hago firmar un contrato en una servilleta de papel como hizo el Barça para comprometer a Messi. La verdad es no les fue nada mal....

Bienvenidos

Escribiendo....

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.