martes, 7 de agosto de 2012

La importancia de estar bien con uno mismo

Vamos a hacer un juego, el de las siete diferencias, sólo que en mi versión adaptada de diferencia habrá una ¿empezamos?

-Ella: yo no pienso en una pareja formal pues estoy en un momento de mi vida que no trabajo, no tengo la independencia económica que quisiera y comprendo que hasta que no arregle lo mío mejor no estoy en situación de prometer una estabilidad a alguien que ni tan siquiera yo, a nivel individual, tengo.

-Él: yo paso de novias, pues las chicas en seguida os hacéis ilusiones, queréis casaros, tener hijos, comprar una casita y que estén todo el día por vosotras.... no dejáis libertad y sois muy dependientes. 

Ahí va la pregunta ¿cuál es la diferencia principal entre él y ella? evidente: en el momento de justificar la inviabilidad de tener un compromiso formal, ella se justifica hablando sobre ella misma, sobre sus motivos.
Él en cambio, ubica el locus de control al exterior, es decir, se justifica culpando al sexo opuesto. Insisto; ahora que hay tanto lector masculino merodeando por mi blog, señalo que ese ejemplo podría ser a la inversa pero ¡qué queréis! me desenvuelvo mejor desde la perspectiva femenina. 

Llegados a este punto ¿qué significa hacer responsable a los demás de tu forma de actuar con respecto a reflexionar desde la introspección para entender las cosas que quieres y puedes hacer a nivel emocional?

Cuando a los treinta pasados sigues soltera, tienes la ventaja de poder mirar atrás y detenerte a pensar porqué fue mal con ese con el otro, porqué te trataron así o asá o porqué les elegiste sin más. Si algo bueno tiene meter la pata en la vida es que puedes aprender de ello y no volver a tropezar con la misma piedra en el futuro. 

En mi último simposio de psicología y aprovechando que en verano a esos encuentros sólo asistimos cuatro gatos, le pregunté a la brillante Monia Presta si era verdad que las personas teníamos tendencia a proyectar los defectos propios en nuestra pareja. La respuesta fue contundente: SI, cuando las parejas acuden a consulta y una acusa a la otra de ser una persona terriblemente desordenada, por ejemplo, no hace más que reflejar su propio defecto en él pues, insconscientemente, esperamos proyectar en el otro aquello que a nosotros nos falta y, cuando vemos nuestras propias carencias de manera explícita y evidente, no podemos evitar caer en la más absoluta desesperación. Y es aquí dónde entran en juego las proyecciones ¿cómo y qué idealizamos en el otro cuando nos enamoramos?

Cuando conectamos con nuestro compañero, amigo o pareja, uno de los motivos que nos llevan a esa conexión, es la posibilidad de complementar con él aquello que nos falta. Cuanto más carencias tenemos, más necesitaremos a otra persona y más subjetivamente la percibiremos para adaptarla a nuestras necesidades. Os pondré un ejemplo: mientras yo tenía una vida normalita y un trabajo que más o menos me gustaba, encontré a un chico con el que mantuve una relación muy placentera y sana que  terminé por cortar pues yo no tenía un rumbo vital tan claro como él, quien estaba seguro de querer casarse y tener hijos. 
Entonces, una vez soltera de nuevo y en plena crisis existencial: si no quiero casarme, si no me veo toda la vida trabajando de lo mismo, si quiero volver a estudiar... caí en brazos de un tío que evadía mi inquietante realidad e idealicé en él aquella vida especial que yo para entonces anhelaba. Sin embargo,  la realidad poco tenía que ver con eso: no sólo le quería de una manera totalmente distorsionada, sino que él aún tenía una vida más inestable y poco prometedora que la mía. Después de él volví a fallar -con uno aun peor si cabe-. En aquellos momentos estaba por dejar el trabajo  y caer en la incertidumbre más absoluta y me agarré a un tío con menos futuro que yo pero que me permitía proyectar todo aquello que yo quería. Claro está que esto tenía lugar de manera ficticia: me había equivocado de nuevo porque no me había detenido a pensar en mí. 

Hasta que no me senté a reflexionar sobre mi realidad individual, a aceptar mis cagadas sentimentales, a reconocer mis errores, mis vanidades, mis defectos y acepté que nadie vendía a solucionarme la papeleta, no fue posible retomar el control de mi vida y remontar.

Esas conclusiones no tienen nada que ver con mis estudios de psicología, pues a ellas puede llegar cualquier persona que se siente a observar, pensar y reflexionar para lograr entender la "mala suerte" con sus parejas. La cuestión es que en eso del azar amoroso no es algo en lo que yo crea: si elegí mal y después peor, está claro que fue culpa mía y no de la Diosa Fortuna, pero a veces a una le resulta más fácil culpar al mundo que adjudicarse la responsabilidad a si mismo. 

Por eso es tan importante estar bien a nivel emocional, con independencia de los demás, y por eso es tan fácil detectar cuando uno es consciente de su realidad o cuando vive responsabilizando a los demás de sus carencias: un círculo del que si no se toma consciencia, se convierte en interminable y peligrosamente subjetivo.

Por ejemplo, hace poco tuve un rollo que me decía: es que tú te enamoras en seguida. Eso me sacaba de quicio y le recriminaba sus generalizaciones generalizando yo también: es que los tíos sois así, siempre decís lo mismo... Y fue entonces, hasta que no admití para mí misma que soy de enamoramiento fácil y empecé a auto evaluarme, a descubrir mis defectos y a mejorarlos... Pues que hasta entonces no entendí que culpándole a él e intentando cambiar su actitud, no hacía más que disfrazar mis defectos sin afrontarlos dado que en lo más profundo de mí, sabía que lo que él me decía era verdad. 
Puntualizo, más que enamorar me emociono fácil con las novedades pero a los pocos días me relajo.  Eso no quita que el tío me vacilara adjudicándome el papel de novia compulsiva: al final ya no sabía si dejar de hablarle, mandarlo a freír espárragos, presentarle a una amiga para que se la ligara... y demostrarle de una vez que sí, que me gustaba pero que no había para tanto, que de enamoramiento nada y que sólo pretendía pasarlo bien juntos ¡sin más! Finalmente los dos superamos los típicos tópicos de género y continuamos disfrutando el uno del otro hasta que la cosa terminó por sí sola. De estos encuentros aprendí a que si me sinceraba podía gestionar mejor mis emociones, la realidad y que todo se convertía en muuuuuuuuuuuuuuuuuucho más fácil. 

Por eso las parejas no valen para refugiarse, uno tiene que estar bien con sí mismo antes de empezar algo tan importante. La verdad es que me he llevado algunos palos.... ahora sólo espero que hayan servido de algo. 




20 comentarios:

  1. "Por eso las parejas no valen para refugiarse, uno tiene que estar bien con sí mismo antes de empezar algo tan importante."
    Dejaste lo mejor para el final. Uno tiene que estar bien consigo mismo antes de buscar pareja pero muchos (yo diría que la mayoría, aunque no tengo cifras para justificarlo) buscan una pareja que les de aquello que no tienen o les arregle aquello que ellos no saben arreglar. Dan poco y esperan recibir mucho a cambio. "Ask not what your partner can do for you; ask what you can do for your partner" da mejores resultados pero te exisge ser algo que muy pocos son.

    ResponderEliminar
  2. el otro día ya puse el enlace, pero lo pongo de nuevo... cuidado con los demandantes de cariño, son una raza muy peligrosa y hay que saber detectarlos!!!
    http://factoriadelmorbo.blogspot.com.es/2012/08/los-roles-del-cortejo-iii-ls.html
    por otro lado, pandora de mi corasao, utilizas hábilmente el lenguaje para que parezca una realidad lo del locus de control y el juego de las diferencias que, por otro lado, te sirve para poder construir el texto posterior... pero si te digo qeu un tío empieza diciendo: "no estoy preparado para darle exclusividad a una chica ni me veo en el momento vital para construir una familia ya que amo demasiado mi independencia y autonomía y dudo que esté preparado para renunciar a ella y establecer una relacion" no estoy diciendo lo mismo pero centrado en mi? aixxxx...

    el caso, cuidado con la gente que no tiene suficiente autoestima y necesita que se la insuflemos a través de una relación de pareja... yo me he visto inmerso también en algún momento y también lo he buscado en momentos puntuales... pero cuando esto es un RASGO de personalidad y no un ESTADO pasajero... cuidado porque solo podrán estar bien con otro enfermo de estos...

    ResponderEliminar
  3. Tengo la "suerte" de conocer a una de esas demandantes de cariño. Es un caso clínico. Tiene la autoestima por lo suelos, es terriblemente insegura y busca (de una forma patológica, sin casi) la aprobación y el cariño de los demás. Se queja ante todos de lo desgraciada que es su vida, de su desengaño amoroso, de lo que le ha decepcionado su marido (que no le da todo el cariño que ella reclama)... No puedo dejar de compadecer a su pobre pareja. Es una persona incapaz de autorealizarse. Necesita que alguien le realice.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. joder... sí que es una suerte sí... el problema de esta gente es que te des cuenta tarde... cuando ya se han metido en tu vida!! pero... viendo la cantidad de clichés y topicazos que utilizan para autoengañarse, te das cuenta de lo destruidos qeu están por dentro...

      Eliminar
  4. vaya... interesante blog... me gusta este punto de vista desde la otra parte... me alegro de haberte encontrado!

    voy a leerte a ver si descifro qué es lo qeu buscas realmente...

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido Hans! pues si lo descifras me lo cuentas, no me vendría mal que me echaran una manita. Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En serio? te has quedado conmigo!!! jajajaja, vaya tela!!

      Eliminar
    2. no quería quedarme contigo... bueno es igual!! pero sí... IMAO es buen nombre, en definitiva! y por cierto, yo creo que leyéndote ya un poco, creo qeu buscas tenerlo todo...

      Eliminar
    3. Te había entendido mal!! creía que eras la misma persona. Pero bueno, que si me dices que tú también tienes virtudes propias de un IMAO, encantada de verte por aquí!

      Para mí todo es trabajar de lo que me gusta y encontrar un compañero afín. Renuncio a la maternidad, a tener una pareja estable (por el momento porque mi situación no es acorde con esos conceptos) ¿te parece poco? cuidadín Black.

      Eliminar
    4. es que soy la misma persona... pero lo que digo es que no fue con intención de quedarme contigo, sino por accidente... en fin algún día te lo explicaré! jajaja
      cosas del destino fíjate tú!

      Lo que dices es lógico... renuncias a aquello que no tienes porque si no te podrías frustrar... pero eso no implica que no lo quieras tener no?

      Eliminar
    5. Si me toca la lotería claro que sí supongo!! de todas maneras no me emociona mucho la maternidad, tengo amigas que lo tienen más claro que yo. No sé... me adapto Black y ahora no toca soñar.

      Eliminar
    6. tengo que hacer una entrada y la llevo rumiando meses sobre qué coño les pasa a las personas cuando tienen hijos... por qué hay tanto sentimiento de mala madre o mal padre cuando haces cosas como salir por tu cuenta, ir de fiesta, etc. y por qué las mamis paracen mujeres amargadas pese a decir que es lo más bonito que les ha pasado nunca... en fin... ahi lo dejo!

      Eliminar
  6. Pandora, que bien te sienta el verano, que relajacion se lee en este post! muy de acuerdo con lo que dices, una vez mas :-D

    ResponderEliminar
  7. Pues yo estoy más cercano al pensamiento femenino de tu enunciado, ahí lo dejo ;)

    besitos

    ResponderEliminar
  8. Hola,soy Javi y aunque a veces discrepamos en nuestras opiniones esta vez te doy toda la razón.Lo más importante
    sin duda es estar bien con uno mismo,valorar lo que somos y
    lo que tenemos y sólo entonces sabremos conducir nuestra
    vida de forma coherente.Es muy común caer en una relación
    inapropiada solo para "tapar" nuestras carencias.Por este
    motivo muchas relaciones acaban mal,simplemente no tienen
    razón de ser .
    Me atrevería a decir que esta actitud tuya mas serena y
    realista y el análisis objetivo de tus propios errores
    pasados te llevará por buen camino.

    ResponderEliminar
  9. Jolín todos de acuerdo? habré encontrado la paz interior al fin? jajajajaja

    Besos a todos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disiento, Pandora. ¿Paz interior, tú? Pero si el caos bulle en tu interior! Ser más sabio/racional/experimentado nada tiene que ver con esa supuesta paz. Pandorita, ¿por qué quieres ser como todas? Tú ya te quieres a ti misma. ¿De verdad no lo ves?
      Bss

      Eliminar
  10. Nada que no se pueda arreglar con sexo, drogas y rock'n roll...

    ResponderEliminar
  11. VShaper De La Recta24 de agosto de 2012, 13:32

    El primer comentario, el de Carlos R, es tan sincero y parecido a lo que yo iba a escribir que ahorro repetirnos.

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.