viernes, 5 de octubre de 2012

Las reconciliaciones de otoño

Había una vez un chico llamado Ramoncín y una chica llamada Justina, quienes se conocieron en un bar una fría tarde de Marzo. Conectaron al instante. Por primera vez ambos sintieron que, a pesar de ser dos desconocidos, era como si se hubieran conocido toda la vida. 

Se acostaron aquella misma noche. La verdad es que ella cayó rápido. Ramoncín parecía interesarse muchísimo por su amada: le preguntaba referente a sus cupcakes, a sus patchwork, sus manualidades en papel maché y el macramé.... evidentemente las atenciones y el interés duraron sólo hasta alcanzar el orgasmo, pues una vez llegó al clímax, a Ramoncín dejaron de importarle una mierda las pijadas de Justina. 

A la mañana del día siguiente Ramoncín se piró. Evidentemente antes le soltó el rollo yo nunca me acuesto con chicas que acabo de conocer, no sé que me ha pasado... ella hizo lo mismo. Así pues, el chico desapareció orgulloso sin intenciones de volver y dando su fugaz relación por saldada heroicamente con un orgasmo clitoriano. Mientras, Justina se dedicaba a llamar , una por una, a todas sus amigas para contarles su romántica aventura. 

Contra todo pronóstico, después de tres días Ramoncín reapareció; más que nada porque se había olvidado el Iphone entre las sábanas de la cama de Justina. Para aquél entonces ella ya tenía su número, había entrado en su Facebook, su Whatsapp, su Twitter, su correo y había memorizado el nombre de toda las posibles zorras que pudieran estar merodeando a su querido/futuronovio/futuromarido/futuropadredesushijos.

Ramoncín se vio atrapado; si bien hubiera preferido dejar el asunto con un fue un rollo de una noche, cuando vio a Justina no pudo evitar que su riego sanguíneo se desviara hacia la entrepierna y volviera a caer. Estaba sentenciado. 

Empezaron a verse a menudo: iban al cine, a cenar, a la cama.... La verdad es que no estaba tan mal tener novieta peeeeeeeeeeeeeero pronto llegó Junio y con él llegó el buen tiempo, el sol, el calor, los pantalones cortos, los escotes, los bikinis, las vacaciones, las guiris, las fiestas, el alcohol... ¿quién necesitaba una novia? Entonces Ramoncín decidió darle puerta a Justina, quién lloró su marcha desconsolada, para sacar a pasear a su pene hambriento por todas las fiestas y playas habidas y por haber ¡Había llegado el momento de pillar carne fresca! Así pasó el Julio, el Agosto.... de fiesta en fiesta, de cama en cama aprovechando al máximo  pero... 

Un buen día el calendario se empeñó en no dar más fiestas, el tiempo decidió que ya estaba bien de tanto calor y empezó a traer las lluvias. Los días cada vez eran más cortos, las noches cada vez eran más frías y Ramoncín se vio venir un invierno laaaaaaaaaaaargo y aburrido con la única compañía de la Play Station. Entonces pensó ¡Justina! ella le daría calor las solitarias tardes de domingo durante el invierno. Entonces Ramoncín, con dos....., llamó como si nada a Justina que había estado invocando su vuelta desde que él se marchó.

(Bueno... yo aquí tenía pensado metaforizar el regreso de las parejas en otoño con unas calabazas merecidamente dadas por parte de Justina, que seguro que hay muchas chicas que también desean sacar su pandero de fiesta durante el verano y dejan a sus novios... yo lo he ejemplificado desde el punto de vista femenino, pero supongo que el ejemplo es valido para ambos sexos. Pues bien, viendo que últimamente solo tengo interminables conversaciones con mis congéneres única y exclusivamente dedicadas a los hombres -me siento rara, yo soy capaz de resumir mis sencillos affairs con el sexo opuesto en dos palabras: hola/adiós- pues bien, creo que voy a hacer dos posibles finales para esa entrada para conseguir así acercarme más a la realidad.)

-Primera posibilidad y la más razonable: ella le despacha con un te lo hubieras pensado antes bonito y santas pascuas. 

-Segunda posibilidad y la que prolifera en mi alrededor: Justina vuelve con él, a pesar de estar indignada, pues no es lo suficientemente valiente para afrontar la vida en solitario o le parece muy triste dormir sola; algo que quiere evitar a toda costa. 

Os tengo que decir que cuando aparecen mis amigas y me cuentan que han vuelto con el tío del que me llevan despotricando todo el verano... en fin, seguro que se me nota a la cara pero, en serio, en momentos así no puedo evitar preguntarme ¿y ahora qué cara se supone que tengo que poner? ¿las felicito por volver con un tío al que no quieren y se sienten infelices? ¿alguien me puede decir qué hay que decir, viva la redundancia, en esos casos? En serio, no lo entiendo. 

Resumiendo: lo que quiero decir con esa historieta es que el invierno no gusta a nadie, todo quisqui se reconcilia o se muestra más amable, abierto y receptivo sentimentalmente ¿verdad? Sea como sea yo ya he empezado a tachar los días que me faltan para pillar novio este otoño ¡juá!


20 comentarios:

  1. jajajaja

    Cuando se gastan las balas de verano hay que coger el cargador de invierno.

    Selección natural Pandorita.

    ResponderEliminar
  2. Vuelve con Ramoncín o dormirás con las bolas chinas, Pandora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues chico, con las bolas chinas no se pierde la dignidad. Con Ramoncín sí.

      Eliminar
    2. Desde el momento en el que compras las bolas chinas ya has perdido la dignidad de todo tu árbol genealógico desde tu tatarabuela (por no ser capaz de engañar a ningún Ramoncín). Pero bueno, el ego va primero, faltaría :)

      Eliminar
  3. Mi tercera posibilidad alternativa:
    Justina llama a Ramoncin con la escusa mas peregrina del manual, Ramoncin pasa de Justina que total ya se ha dado cuenta de que su affair esta visto por cada uno de distinta manera y no le interesa lo mas minimo.
    Justina insiste, que para eso es el Max de su vida, y por "mi amor" tengo que luchar, Ramoncin se siente agobiado queda con ella y la despacha a patadas llamandola boba a la cara!
    No todos los Ramoncin volvemos a llamar, incluso si nos llaman tambien sabemos decir, "no guapa no me interesas para nada, sigue tu camino y dejame en paz!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué contundente quiniela! claro que no todos volvéis pero no me negarás que de cara a invierno crece la tendencia a buscar pareja o a reconciliarse. Todo el mundo sabe que la mejor época para cortar es antes del verano....¿o no?

      Eliminar
  4. Pero si el otoño es época de caza, de recogida de setas, de fuegos, de castañas... ¿quién quiere amuermarse con lo ya consabido y aburrido?
    ¿Por qué sentir tanto temor a un lecho solitario? Estirarase a lo largo y ancho da un gustito...
    Y es buena época para echarse nuevo novio, Pandora, nada de chulopiscinas ya revenidos. Al cazador...

    ResponderEliminar
  5. Segundas partes nunca fueron buenas; si en mayo Ramón pensaba que la relación no funcionaba, en octubre los motivos para que no funcione son los mismos. Es justo que Justa le diga que su tren ya ha pasado.

    El mar está lleno de peces!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Eo chicas!! no es una experiencia personal. Mis affairs están bajo control, solo que me pregunto como la gente vuelve y cae aterrorizada por el invierno, las Navidades....

      Yo también soy partidaria de que segundas partes... solo las aconsejo a mis amigas cuando veo que necesitan dar el remate final a su relación. Las segundas partes no funcionan, pero te acaban de abrir los ojos y te permiten tomar decisiones contundentes. Peor es quedarse con la duda. Pero en los casos que he expuesto en el blog, de lo que se trata aquí es de comodidad pura y dura :(

      Eliminar
    2. "Mis affairs están bajo control".
      No te jode, las bolas chinas no hablan.

      Eliminar
  6. Siempre me atrae la forma femenina de ver las cosas, creo que con un hombre uno tiene un límite, pero a través de una mujer nunca se termina de aprender algo nuevo.
    Se llamen ellos Ramón, Justina o como fuere.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  7. Humberto.. no nos entendemos ni nosotras. Si te atrae el tema femenino en el blog encontrarás materia para dar y regalar: contradicciones, reivindicaciones, acusaciones.... jajajajaja ¿pero qué haríamos sin vosotros?

    Bienvenido!!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "No nos entendemos ni nosotras".
      Lo más sabio y sincero que has escrito desde la creación del blog.

      Eliminar
  8. Nunca me había planteado que algunas reconciliaciones fueran por la época...tengo una amiga para la q cualquier estación es mala para estar sola!! jajaja
    En fin, yo sobre las estaciones no puedo opinar, personalmente, me es más duro el invierno q el verano, pero claro, yo no salgo de caza y no me he fijado si los sapos q han intentado volver lo han hecho según qué estación. Eso sí, yo siempre les he dado carpetazo (menos al informático, pero bueno, con este casi siempre era yo la q lo buscaba o bien era encuentro fortuito).
    A tus preguntas del final tb me sumo yo, me encantaría q alguna mente espabilada me explique como una tia que pierde la dignidad con un tio q le demuestra q no le importa nada vuelva otra vez con él... en fin, así estoy ahora con una amiga y por eso nuestra relación está tiraaaaaaante tirante, a punto de romperse.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Yo no salgo de caza".
      Por eso te tiras 4h arreglándote y tres meses con la dieta Dukan.

      Eliminar
    2. Veo q no me conoces para nada

      Eliminar
  9. dios... qué poco atractiva me parece esta tal justina!! con lo que mola una tía con un poco de orgullo y que se sepa cotizar como un reto...

    por cierto... me alegra mucho leerte ;)

    ResponderEliminar
  10. ¡Gracias Black! Eres un gran tío. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  11. Pues yo opino que Justina, aparte de tener un nombre horrible donde los haya, era un poco facilona, sinceramente.

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.