domingo, 27 de enero de 2013

Es relativo

Había una vez una princesita morenita llamada Pandorita y a su castillo llegó un día un príncipe muy guapo, listo, simpático y con cuerpazo para cortejarla. Con el tiempo la cosa cuajó y empezaron a ser más que amigos. La verdad es que se enchocharon bastante el uno del otro pero Pandorita, que era una princesita muy engreída, caprichosa y tocapelotas, se lo pasaba en grande vacilando a su príncipe. 

-Pandorita eres mía.
-Jajajaja, ni hablar de eso.

En momentos así, el príncipe tenía ganas de darle un buen tirón de orejas a la vanidosa princesa para que se le quitara la tontería de golpe... La verdad es que Pandorita podía resultar realmente insoportable si se lo proponía y es que ella era de la filosofía de que enamorarse no era práctico: de repente todo lo que piensas, imaginas y quieres, gira entorno a otra persona, ya no te basta en pasarlo bien por ti misma sino que quieres que él siempre esté a tu lado y claro,descubrir que llega alguien y pone tu mundo ordenado y controlado patas arriba, no mola... pensaba.

domingo, 20 de enero de 2013

La pericia de las talluditas

Hace unas semanas planteé el debate entre ligotear con yogurines o hacerse con un madurito.... La verdad es que si tuviéramos que someter el debate a los métodos y técnicas de investigación cuantitativa, los datos estadísticos serían aplastantes: las mujeres los preferimos más curtidos, o al menos eso es mainstream en mi entorno. Si eres mujer de treinta y tantos y quieres ir a la moda, no te pueden faltar unas botas militares, una pieza con estampado de leopardo, un bolso tipo Satchel color fosforito y un novio que te rebase ocho o diez años como mínimo. 

Así que en 2013 y con los treinta y tres a la vuelta de la esquina, una de mis amigas y yo hemos decidido sentar cabeza antes de tocar las campanadas que nos lleven al 2014 para disponernos a buscar un par de detreintayochoparriba ¡¡¡uno para cada una!!! Llegados a este punto se plantean varios dilemas:

miércoles, 9 de enero de 2013

Efecto encasquetador

-Hola ¿qué tal? ¿cómo va todo?
-¡Bien! ¿sigues soltera? - al parecer en la vida solo hay dos cosas importantes y dignas de ser preguntadas: estás soltera o tienes novio.
-Sí....
-Mira, fulanito está soltero también... haríais buena pareja.
-Si bueno... yo no...
-Ya tienes el sitio reservado a su lado. Portaros bien ¿¿¿eh??? jijijijiji -en esos momentos te preguntas a qué viene el jijijijiji y respondes con  una sonrisa que está entre el pánico y el odio. Ya me veis a mi con cara de circunstancias al lado del soltero que resulta ser para mí sí o sí, solo por el simple hecho de estar disponible ¿que se supone que tengo que hacer? decirle ah tu también como yo soltero ... ¿por dónde se empieza? ¿estudias trabajas? ¿desde cuando no tienes pareja? ¿hobbys? ¿qué quieres ser de mayor? ¡¡ah no!! que eso ya lo somos....

lunes, 7 de enero de 2013

La realidad del macho alfa

En el mundo animal un macho alfa viene a tener un aspecto así...



O así...
O así..




En el reino animal el macho dominante conquista hembras a través sus atributos y su fortaleza física; en cambio en la especie humana.... otras virtudes identifican a un Alfa...

jueves, 3 de enero de 2013

Mejor amiga de oficio

Dos tíos he conocido en mi vida que me han inspirado un es perfecto para mi. Del primero hablé aquí y me lo encontré en fin de año después de siete años de no vernos y con quince quilos de más... supongo que era la consecuencia directa del anillo de casado que llevaba en su dedo anular. Eso sí,  la sonrisa del chicoperfectoparami número uno seguía siendo tan letal como antaño y no pude evitar derretirme con su estás espléndida Pandorita.  No era del todo mentira: después de tantos años mi cuerpo había experimentado una significativa mejora... ¡lo mío me había costado! y por ese motivo me recreé toda la noche exhibiéndome con mi mini vestido negro y mis taconazos de guerra después de casi dos años de no darles uso; ese conjuntito también era consecuencia directa de mi incipiente estrés emocional, aunque por mucho meneo que le diera a mi pandero... acabé durmiendo sola, a mis treinta y dos años, en casa de mis padres como de costumbre. 

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.