domingo, 27 de enero de 2013

Es relativo

Había una vez una princesita morenita llamada Pandorita y a su castillo llegó un día un príncipe muy guapo, listo, simpático y con cuerpazo para cortejarla. Con el tiempo la cosa cuajó y empezaron a ser más que amigos. La verdad es que se enchocharon bastante el uno del otro pero Pandorita, que era una princesita muy engreída, caprichosa y tocapelotas, se lo pasaba en grande vacilando a su príncipe. 

-Pandorita eres mía.
-Jajajaja, ni hablar de eso.

En momentos así, el príncipe tenía ganas de darle un buen tirón de orejas a la vanidosa princesa para que se le quitara la tontería de golpe... La verdad es que Pandorita podía resultar realmente insoportable si se lo proponía y es que ella era de la filosofía de que enamorarse no era práctico: de repente todo lo que piensas, imaginas y quieres, gira entorno a otra persona, ya no te basta en pasarlo bien por ti misma sino que quieres que él siempre esté a tu lado y claro,descubrir que llega alguien y pone tu mundo ordenado y controlado patas arriba, no mola... pensaba.

Un día el príncipe invitó a Pandorita a desayunar y la princesita quien, con sonrisa maquiavélica, le contestó:

-Ya veremos pues hoy salgo con una amiga y queremos pasarlo bien.... puede que me vaya a dormir muy tarde. Si acaso mañana hablamos. -contestó ella toda chulita ¡qué tía más repelente!

El príncipe estaba hasta las narices de la arrogancia de su querida, pero en el fondo esa lucha de ahora sí ahora no, resultaba tan rabiosa como excitante. La verdad es que solo bastaba con que él se pusiera serio y distante para que ella regresara corriendo a su lado cual gatita mansa se tratara. Sin embargo aquella noche no, Pandorita salía con una amiga y tenían  ganas de desconectar y pasarlo bien ¡prescindiendo de hombres!  Así que la princesita cambió sus tacones y su conjunto sexy de lencería por unas botas planas militares y ropa interior made in Prymark, con el objetivo de ahuyentar a cualquier XY que se atreviera a acercarse a ella con intenciones oscuras. 




Llegó la noche y Pandorita salió con su amiga; cenaron solas y luego se fueron a tomar una copa de vino a un bar de tapas: solo entrar el mozo de la barra les advirtió de que tenían diez minutos para tomarse la copa pues querían cerrar. En ese momento Pandorita pensó que si tuvieran diez años menos y un escote más sugerente, el camarero no hubiera tenido reparos con el horario. Al rato llegaron dos chicas a tomar una copa también y nadie les dio la prisa para nada; unos tacones de diez centímetros y una minifalda de cinco, explicaban el  curioso fenómeno, y es que pasados los treinta y en pleno invierno, lo único que quieres es ir cómoda: nada de tacones, nada de medias, nada de escotes... 

-Ya pronto me veo saliendo de marcha con el chándal y las Nike.- Pensó la princesa. 

Después de la copa de vino fugaz y de camino a un bar musical, Pandorita y su amiga tropezaron con unos señores muy simpáticos; eso sí, la media de edad era de setenta y tantos y, aunque fueron muy amables, ese suceso no podía incluirse en el concepto noche de p.m que digamos, por lo que las chicas juraron mantener en secreto la experiencia y llevársela hasta la tumba. Todavía quedaba mucha noche... ¡había esperanza!

Pronto llegaron al bar de copas pero las leyes matemáticas eran concluyentes: cinco sujetas por varón. Sin embargo la música era buena y no había nada que un gintonic de Tanqueray cargadito no pudiera  arreglar.... bueno, todo se podía arreglar menos una cosa y es que Pandorita se dio cuenta de que si eres soltera y decides ir a tomar una copa en  un bar de noche, da igual donde te instales: en la barra, al lado del DJ, cerca de la puerta, en algún sofá... no importa: hagas lo que hagas y estés dónde estés,  a tu lado siempre se te acomodará una pareja apasionada para comerse los morros delante de tus narices toda la noche... ¡Iros a un hoteeeeeeeeel! 

A las tres de la madrugada, las sobredosis de alcohol empezaron a envalentonar a hombres y mujeres del local: algunos discutían, otros se enrollaban a los bestia y los que todavía no habían pillado cacho, se pasaban ya los modales y la elegancia por el forro. Al rato llegó un humano con pene y agarró a la amiga de Pandorita de la cintura sin más: ella le miró y advirtió que aquella parte de su anatomía pertenecía a la compañera morena. Claro... el rollo lésbico no es especialmente efectivo para ahuyentar a un hombre con sobredosis de etanol, sin embargo una cara de mala leche contundente y un ofensivo ¡lárgate! fueron suficientes para que las chicas reconquistaran su espacio vital. 

Pandorita empezó a pensar en su príncipe: la verdad es que además de guapo, era bastante más decente que todo lo que estaba conociendo. 

La noche siguió adelante y cuando las chicas pensaban que el panorama nocturno no podía ser peor, apareció un chavalín dispuesto a llevárselas al huerto sí o sí. Primero probó con la rubia que lo aguantó con paciencia hasta que el tío le pidió que le prestara pasta para una cubata. A los pocos minutos atacó a Pandorita con un deberías terminar la  noche conmigo, total, estás sola....  y ese estás sola se lo repitió como diez veces. Entonces y consciente que aquella noche ya había tocado fondo, la princesita decidió que ya era hora de volver a casa y olvidar lo ocurrido para siempre.

Resumiendo, Gandía Shore resultaba algo medianamente aceptable y normal comparado con aquella esperpéntica noche .

No hace falta que os diga que Pandorita acudió dando saltitos de alegría al desayuno con su principito. La verdad es que el mozo quedó perplejo ante tanta amabilidad, docilidad y simpatía repentina; y es que la ley de la relatividad, en algunas ocasiones, puede resultar tan aplastante como pedagógica. Con eso no quiero decir que uno se conforme por miedo a no encontrar nada mejor pero sí que a veces, tomar contacto con el mundo, le ayuda a uno a tomar conciencia del valor de las cosas que tiene ¿no creéis?

Quedan 24h para cerrar los votos de los premios 20blogs,  pero la verdad es que estoy muy contenta de como habéis respondido  ¡¡¡Muchas gracias a todos!!! El puesto 33 entre más de 700 blogs, le da más valor a la batalla. Para los que queráis contribuir a que el Solteras suba puestos podéis hacerlo pinchando aquí. ¡Mil gracias de nuevo!


22 comentarios:

  1. Bien es verdad que muchas veces te tienes que dar con un canto en los dientes para empezar a apreciar lo que se tiene... Yo soy propensa, al menos.
    Un saludo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Míralo por el lado bueno, así comparamos y nos aseguramos de elegir lo mejor ;)

      Eliminar
  2. Y gracias a dios que los especímenes que te puedes encontrar en cualquier marcha siguen como siempre. Así a nosotros (los chavales normales) nos suben las acciones cuando se nos conoce XDD
    Y espero que no hayas sido muy duro con el príncipe, veo que hablas en pasado, para uno que que se portaba bien...

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claaaro, la ley de la relatividad es ventajosa a veces. Y sí, a partir de entonces le traté como un Rey!!

      Buen tirón de orejas merecía Pandorita!! no merecía un chico tan paciente!! ;)

      Eliminar
  3. A mi me ponen las chicas en chandal, como la Melanie C. de las Spice Girls ;-)
    El mundo de la noche nos confunde a todos, no sólo a Dinio, y todos los gatos y gatas son pardos. Aliados con una refrescante rubia (cervesita) o un moreno chispeante (cubata de cola) somos los reyes del mambo y las reinas de chonilandia (con todos mis respetos a las chonis, que algunas están de vicio!). ¿Gandia Shore es el real y despiadado reflejo de los jóvenes y las jóvenas?. Si es así, apaga y vamonos. Por suerte existe otra juventud alternativa con la cabeza algo más rellenita.
    Suerte Pandora en los premio 20blogs. Por el número de visitas que tiene tu blog quizás algun puestecillo más arriba podrías tener. Tienes el voto de mi corazón ;-)
    Buen dia. Julio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A última hora he subido unos puestos :D

      Gracias por tu comentario Julio! hablamos!

      Eliminar
  4. Esa pandorita es una chica muy lista y divertida... y curiosamente le pasan cosas como a mi!! aysssssssss tendremos todas una pandorita dentro??. Me ha encantado la entrada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, creo que Pandorita es un reflejo de todas las solteras!! ahí está la clave!!

      Saludos Noelia!

      Eliminar
  5. ¿Para tí salir a desconectar y pasartelo bien sin hombres, es estar pendiente de todos los hombres en cada local y comprobar si te entran o no?

    Entonces cuando sales a ligar...¿vas vestida de "busco a Jack's" y con una caja de 24 condones en la mano bien visible?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No salimos a buscar nada pero es inevitable terminar fijándote y es inevitable quedarte con los tíos que te entran!!

      No creo que haya dicho en ningún momento que esté pendiente de todos los tíos a ver si entran o no. Si uno me gusta entro yo ¿lo dudas?

      Eliminar
  6. Princesa Pandora, hay una pequeña incongruencia en tu cuento: no entiendo la decepción por el percal que había esa noche. Dos chicas de sport y con la clara intención de no hacer demasiado caso a los XY, ¿Qué importa que la mayoría fueran unos impresentables? Habías salido a disfrutar de la compañía de tu amiga ... o en el fondo no era así?

    Hoy tengo el día chincorrón, pero ya sabes que te con cariño te lo digo.
    Petons.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Ishtar pero si vienen a buscarte... nosotras íbamos a nuestra bola, eran ellos que nos entraban y no podíamos pasar por alto tan trágicos sucesos :(

      Eliminar
  7. A veces viene bien separarse un poco de la situación para ver las cosas más claras... a veces es mejor disponer un poco de tu espacio para saborear y disfrutar cuando compartes tu espacio con alguien especial...
    Aprovecho para presentarme y saludaros a todos; me apunto al blog de Pandorita ;)

    ResponderEliminar
  8. Bienvenido Second By Second!! la verdad es que a veces ver las cosas con perspectiva ayuda mucho :)

    ResponderEliminar
  9. Me lo he pasado en grande leyendo.
    Has lanzado una buena moraleja, querida.
    Me encanta tu blog, y te felicito por él.
    Un saludo, Pandora.

    ResponderEliminar
  10. Realmente Pandorita merecía que su príncipe la enviara a tomar por culo por no valorarle,y lo sabes.

    Dicho lo cual, en peores batallas ha estado el que habla.

    Al príncipe paciencia, a Pandorita le recomiendo cordura.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Carlos, ahí vendría la segunda moraleja, y es que no se valora lo que se tiene hasta que se pierde. Como el pelo.

    ResponderEliminar
  12. Se podrían resumir años y años de comportamiento femenino con un: “la mujer siempre está atenta a un potencial mejor compañero”, independientemente de que llegue a ser infiel o no.
    Una mujer siempre dirá que si su pareja “lo tiene todo”, no sería nunca infiel. El pequeño truco está en que para una mujer ningún hombre lo tiene todo, siempre quiere descubrir cosas nuevas.

    Hombres que me leen: no hagan mucho caso a lo que diga una mujer (sólo se confundirán más), más bien hay que estar atentos a lo que hacen.
    Tampoco hace falta intentar entenderlas, pues ni ellas mismas se entienden ni saben lo que quieren. Lo que sí podemos hacer es saber más o menos cómo reaccionan ante lo que hacemos los hombres, esto sí que es más predecible, de la misma manera que uno sabe lo que obtendrá al poner en marcha el microondas o al encender la tele y nos da igual cómo funcionan por dentro.

    Yo podría haber sido ese príncipe, y ya te habría mandado lejos, Pandorita.

    P.D.: Mientras la moza esté visiblemente sana, un chandal bien puesto también me pone.
    P.D.2: Tienes mi voto, suerte Pandorita!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que cuando salgo en ese plan con alguna amiga, nos pasa exactamente lo mismo que cuentas, y al final de la noche, en lugar de pensar: mierda! porque tengo parejea que si no me habría ido con ese, o con aquel...Siempre acabo pensando: ¡Menos mal que tengo un pedazo de jaco esperándome en casa, porque si tuviera que salir de caza...o peor aún, si quisiera enamorarme...¡el patio da pena!!!

    Cuida a ese príncipe, nena, ¡no quedan muchos!.

    ResponderEliminar
  14. Pandora cada relato que nos cuentas me hace revivir una historieta mia y es que como yo les digo a mis amigas: "que duro es ser soltera a ciertas edades...." Menos mal que me lo tomo con humor... ja ja ja.

    ResponderEliminar
  15. Pandora, ya tuviste que contar nuestra historia. Solo te ha faltado poner mi nombre, dirección y teléfono. Ya sabes que yo te quiero como eres, con tu simpatía, con tu desparpajo, tu sensibilidad y tu lealtad. ¿Al final te apuntas a venir a San Petersburgo?

    ResponderEliminar
  16. Gracias por tu comentario Fernando!! sé de uno que se va a cabrear significativamente cuando lea eso!!!! jajajajaja

    Besos!!!

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.