domingo, 17 de febrero de 2013

¿Se puede querer a dos personas a la vez?

Así es, como los Petit suisse de fresa: a mi me daban dos. 

De todos es sabido la existencia de relaciones digamos.... secretas: mujeres que se relacionan con dos hombres a la vez, hombres que se relacionan con dos mujeres a la vez... y ambos rematan la faena con un contradictorio, contundente y aplastante: Es que os quiero a los/las dos.  Llegados a este unto y además de pensar: ese tío es un capullo; ¿os habéis preguntado si es eso posible?

En un principio y desde una perspectiva  muy a lo openyourmind y objetiva, siempre he pensado que la monogamia humana era, en cierto modo, poco rentable para perpetuidad de la raza humana. En otras palabras: la fidelidad, desde un punto de vista evolutivo, no tiene mucho sentido pues limita las facilidades para procrear. Otra cosa es que tenga un significado cultural, algo que queda demostrado con la normalidad que se atribuye a la poligamia en países como la India, por ejemplo.  Otros términos que distingo en esa esfera son la fidelidad y la lealtad: uno puede ser infiel pero leal a su esposa, de modo que puede mantener contacto carnal con otra mujer pero seguir destinando todas sus atenciones, recursos y amor a la pareja formal. También es importante distinguir entre echar una canita al aire de vez en cuando con distintas mujeres o tener una amante estable con la que compartes un montón de cosas además del sexo... Existen  un montón de variables a tener en cuenta en una relación de tres, por  eso necesito confesar -antes de tratar de explicar determinadas conductas, algo puede sonar harto superficial- que en mi opinión, un hombre que se ve con dos mujeres simultáneamente es un cretino egoísta y que si un día tengo marido y me entero de que me ha sido infiel, me hago un billetero con la piel de su pene. He dicho. 

miércoles, 13 de febrero de 2013

¿Mujeriego o conquistador?


Situación: tío que tiene un nosequéquequéseyo y siempre está rodeado de féminas. Es simpático con todas, se ríe con todas, tiene buen rollo con todas... sin embargo no se enrolla con ninguna y es entonces cuando ellas le sentencian con un: ¡es que fulanito es un mujeriego! Claro, claro... y es por eso os pasáis el día haciéndole sonrisitas y mandándole whassaps; por eso mismo, porqué, como vosotras decís: ¡Ui no! fulanito no es mi tipo ¡para nada! Claro que sí guapita, lo que tú digas.

Entonces  me pregunto si es justo etiquetar a un tío de mujeriego bajo el supuesto de que son las chicas quienes van a por él y no al revés. Por ejemplo:  un grupo de chicos y chicas salimos a cenar un sábado por la noche; algunos eran solteros, otros emparejados, otros estaban en situación ambigua.... la cuestión es que estaba el resultón del grupo que, una vez en el bar de copas, se sentó en un rinconcito del local en plan espectador para saborear tranquilamente un gintonic compartido (adivinad con quién); mientras, el resto de varones bebían alcohol como el agua e iban de un lado para otro devorando  todo lo que podían. La cuestión es que las solteras del grupo se quedaron pululando alrededor del Resultón quién, y no exagero, se pasó toda la noche apalancado y rodeado por las chicas del grupo. En otras palabras: resultaba imposible acceder a él. En aquél momento no pude evitar preguntarme: ¿realmente ese tío es mujeriego? ¿no será al revés y que esas tías son unas busconas?

domingo, 3 de febrero de 2013

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.