lunes, 29 de abril de 2013

Piensa si lo estás haciendo bien

Siempre he pensado que las mejores historias de amor son las que acaban mal... No me refiero a mal de discutir, fastidiarse y pelearse; me refiero a aquellas historias imposibles y quizás es por eso, que al no continuar, no se desgastan y terminan en el momento más bonito y doloroso, cuando todo fluye con esplendor. 

Yo siempre he sido una chica bastante maniática con las parejas. Supongo que cuantas más experiencias, más claro tienes lo que no funcionó en el pasado y más insistes en evitarlo, volviéndote intolerante a cualquier detalle o indicio de fracaso... soy consciente de que a veces eso puede ser un error pero.... También tengo por costumbre resolver los problemas y evitar situaciones que no me resultan tan agradables como creo que deberían ser... ¡Que tampoco soy la mujer de hierro! algunas cosas me cuesta más de decidir que otras o bien prefiero estar una temporada mirando para el otro lado como si nada ocurriera, como si yo pudiera con todo... pero de ilusiones no se vive y tarde o temprano se presenta la realidad tan pesada como una losa que acaba por darte una buena colleja en plan ¡Despierta Pandorita! Habla, comunícate y resuelve ¡por favoooor! te pasas el día enseñando a niños a resolver problemas y cuando te toca a ti....

La verdad es que:

domingo, 21 de abril de 2013

El inconsciente


Olvidar las llaves de casa...
Dejar el Ipad con las fotos de tu querida a la vista de tu novia...
Cortar con el novio y después de dos meses tener todavía tus enseres en su casa....
Llamar a fulanito o a fulanita por el nombre de otra persona...
Enviar un wassap al destinatario equivocado...

Parecen equivocaciones absurdas, casuales, sin importancia... pero no, no son equivocaciones, son aquellas cosas que haces sin pensar cuando estás hasta los mismísimos de algo y no hay tu tía de arreglarlo como Dios manda. Cuando el consciente no puede, inevitablemente entra en acción ¡el inconsciente!

Tiempo atrás escribí una entrada sobre metidas de pata descomunales que dejaban al descubierto las infidelidades. Claro está que yo, inocente de mi, pensaba que eran simples errores de personas un tanto despistadas... y claro está que cuando escribí aquel post, no conocía tan bien las teorías de mi amigo Freud: que si deseo, represión, falus, castración, consciente, preconsciente, inconsciente....  

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.