lunes, 29 de abril de 2013

Piensa si lo estás haciendo bien

Siempre he pensado que las mejores historias de amor son las que acaban mal... No me refiero a mal de discutir, fastidiarse y pelearse; me refiero a aquellas historias imposibles y quizás es por eso, que al no continuar, no se desgastan y terminan en el momento más bonito y doloroso, cuando todo fluye con esplendor. 

Yo siempre he sido una chica bastante maniática con las parejas. Supongo que cuantas más experiencias, más claro tienes lo que no funcionó en el pasado y más insistes en evitarlo, volviéndote intolerante a cualquier detalle o indicio de fracaso... soy consciente de que a veces eso puede ser un error pero.... También tengo por costumbre resolver los problemas y evitar situaciones que no me resultan tan agradables como creo que deberían ser... ¡Que tampoco soy la mujer de hierro! algunas cosas me cuesta más de decidir que otras o bien prefiero estar una temporada mirando para el otro lado como si nada ocurriera, como si yo pudiera con todo... pero de ilusiones no se vive y tarde o temprano se presenta la realidad tan pesada como una losa que acaba por darte una buena colleja en plan ¡Despierta Pandorita! Habla, comunícate y resuelve ¡por favoooor! te pasas el día enseñando a niños a resolver problemas y cuando te toca a ti....

La verdad es que:
"No hay en el comienzo una situación y un problema, sino mucho menos que un problema y  ninguna situación en absoluto. La situación inquietante, confusa, conmovedora se da allí donde la dificultad, por así decirlo, se expande por toda ella, la impregna en su totalidad. Si supiéramos de antemano cuál es la dificultad, y en dónde reside, el trabajo de reflexión sería mucho más fácil de lo que es [...]. En realidad, sabemos exactamente cuál es el problema cuando encontramos una salida al mismo y logramos resolverlo. El problema y la solución se manifiestan de manera absolutamente simultánea."

J. Dewey (1933/1989). Cómo pensamos. Nueva exposición de la relación entre pensamiento y proceso educativo (pp. 103-104). Barcelona: Paidós.




Pues sí, identificas el problema y, aunque no te guste, descubres también la solución. La dificultad está en admitir esta solución y estar dispuesto a llevarla a cabo. ¿Y eso? porqué somos humanitos fácilmente influenciables por la experiencia y no siempre nos resulta útil afrontar un problema del mismo modo que lo hicimos en el pasado; sino que es mejor empezar de cero. En otros casos la inmediatez o tardanza del beneficio también influye en que la resolución de un problema cueste más o menos...  Por ejemplo, tu novio es un cretino y decides dejarle: si supieras que al día siguiente ya te sentirás feliz y espléndida, seguro que darías el paso de inmediato... pero solo pensar con lo que te toca lidiar las próximas semanas: que si cancioncitas, recuerdos, regalos, domingos por la tarde.... como que te lo piensas una, otra y otra vez; la recompensa está lejos y, quieras o no, el dolor de la transición... pesa. Por eso mismo, al ser seres irracionales muchas veces nos quedamos estancados en experiencias pasadas o bien nos dejamos llevar por las emociones del futuro inmediato sin pensar más allá, cuando la verdad es que si ya estás mal, es muy poco probable que vuelvas a estar tan mal como ahora y que si  en el pasado ocurrió así, es posible que en el futuro ocurra asá pues el mundo es cambiante, las personas somos cambiantes y el entorno cambia también: cada momento es irrepetible y cada oportunidad es una nueva para ganar (después de ese sermón estaría bien que yo me aplicara el cuento también jajajaja). 

¡Qué paradoja! ayudo a monstruitos a resolver dificultades pero cuando me toca a mi.... Una buena manera de desprenderse de los pensamientos negativos que nos bloquean es pensar en porcentajes: ahora estoy un 80% triste, si resuelvo el problema estaré un 95% los primeros días, pero dentro de dos semanas estaré un 40% y en un mes estaré un 5%.  Si queréis saber más pasad por caja ¡please! ;)

Entonces me preguntan ¿cómo puedes romper tan fácil cuando algo no te gusta? No es fácil, para nada, pero el dolor está para avisar de que algo va mal y si no se cambia la estrategia, puedes estar seguro que tampoco cambiaran los resultados. Que no hay que tirar la toalla a la primera de cambio pero... seamos sinceros y consecuentes: si vas de mal a peor... algo no se está haciendo bien. Es como si te tomaras un plato de sopa sin tener en cuenta que quema... para eso están las sensaciones, para advertir de que algo no funciona como debería. Si respondemos al frío del hielo o al calor del fuego, ¿por qué no respondemos al corazón? 

Resumiendo.... que a veces somos un poco tontitos y nos complicamos la vida innecesariamente; pero bueno, rectificar es de sabios y más vale tarde que nunca. Sinceramente, creo que no hay nada más noble que encajar una buena decisión de manera civilizada, ordenada y comprensiva. No importa lo dura y dolorosa que sea: eso no es más que un simple trámite para llegar a algo muchísimo mejor. Cuando estás abajo y te mueves, no puedes hacer otra cosa que subir ¡física pura!


El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional
(563 AC-486 AC) Fundador del budismo

 

17 comentarios:

  1. me vuelve loco como escribes,lo inteligente que eres,me casaria contigo enserio.

    ResponderEliminar
  2. Si alguien está con un cretino/a y no lo deja es porque se ha acomodado, en el fondo le da pereza romper con todo, recoger los pedazos y empezar de nuevo.

    Y sobre todo recordar que las cretinas/os no suelen encajar las decisiones ajenas de manera civilizada, ordenada y comprensiva.

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué razón tienes... muchas veces es más lo segundo que lo primero.

      Eliminar
    2. Te doy razón en las dos Ishtar, es una pena pero hoy en día eso de la cultura del esfuerzo ya no se lleva: las apariencias, lo material, lo que piensen los demás pesa más que la lógica resolutiva.

      Besikus a todas :)

      Eliminar
  3. El dolor de la transición, cuando se rompe una relación de pareja, es un camino amargo para los dos. Echar la culpa al otro miembro de la pareja y pensar que toda la razón la tiene uno es no querer comprender, en toda su extensión, el por qué se rompió el amor. ¿Estamos haciendo lo correcto cuando decidimos acabar una relación? Quizás nos deberíamos preguntar si hicimos bien en haberla iniciado.
    Como dice la autora las personas somos cambiantes (bueno, unos más que otros) y el entorno también es cambiante. Cuando iniciamos una relación nos gustaría que fuera lo más placentera y enriquecedora para ambos el máximo tiempo posible. No obstante, la realidad nos pone a prueba todos los días. Feliz noche. Julio.

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado, Pandorita, de hecho me lo he guardado entre los escritos que me gusta conservar. Un besote

    ResponderEliminar
  5. Justo este mismo sermón (pero con otras palabras obviamente) se lo eché yo ayer a mi compañera de curro que después de un año de cortar con su ex, es ahora cuando relamente está sufriendo de verse sola, ya que al principio ni lloró.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, más que sufrir por su ex, creo que sufre porqué se ve sola.... lo que no puedes hacer es querer estar con alguien, a pesar de que no funcione, solo por no querer estar solo!! te conviertes en un desgraciado de por vida :(

      Es cruel decirlo pero el tiempo todo lo cura, lo que tiene que aprender es a estar bien con ella misma y a estar atenta que en el momento menos pensado aparece alguien. Así que nada de perder el tiempo compadeciéndose!!

      Saludos Rosana :)

      Eliminar
  6. Hay mucha gente que está al lado de su pareja por comodidad, en una zona de confort que le da SEGURIDAD pero que le hace tremendamente INFELIZ... El grado de conciencia de esta infelicidad es el que determina que un día decidas cortar con esa situación (en caso de ser consciente) o se corte en contra de tu voluntad (cuando eres más bien inconsciente). Esto no sólo ocurre en situaciones de pareja, claro. Esa debería ser sólo una de las patas sobre la que sustentamos nuestra existencia.

    Estoy de acuerdo en que las historias cortas y efímeras tienen un punto intenso y romántico (me refiero al drama) que vale la pena vivir y experimentar al menos una vez en la vida... pero contradictoriamente, su encanto y lo que marca su fin, es eso: la brevedad y la imposibilidad de que funcione a largo plazo. Así que una vez detectado, por favor: pim pam fuera.

    Y es que, tener un compañero de vida (o pareja, o marido o como queráis llamarle) al final, debería tratar de eso, de compartir el camino, de construir algo entre dos, de sumar y NUNCA, bajo ningún concepto, restar.

    Al final, la rutina, el día a día, la convivencia, pueden ser veneno para una relación de pareja, pero encontré una charla muy valiosa que puede interesar a esas mentes inquietas que leo de vez en cuando y que me están empezando a hacer tilín de escribir mi propio blog.

    Para solteras con criterio y para parejas algo inquietas:

    http://www.ted.com/talks/esther_perel_the_secret_to_desire_in_a_long_term_relationship.html

    ResponderEliminar

  7. ¡Ostras! Un anónimo te ha pedido matrimonio por como escribes, y eso que no ha visto tus ojos...(supongo)
    Contigo eso de "consejos vendo pero para mi no tengo" se puede aplicar perfectamente.¡pillina!

    Si en una relación se sufre no interesa. Punto. Todo lo demás está ligado a patologías freudianas.

    Venga, te enviaré un beso, pero deja de mandarme whatsapps diciéndome de ir a cenar porque ando mal de tiempo. :)

    ResponderEliminar
  8. Qué dificil es tomar decisiones aún sabiendo la solución!!!
    Me encantó tu entrada, Pandora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ya verás cuando descubras que es más fácil evitar problemas que solucionarlos a posteriori.

    ResponderEliminar
  10. hola! llevo un tiempo leyendo tu Blog y me encanta, una vez escribí un comentario en una de tus entradas sobre cómo empiezan las relaciones, la mía al fin terminó con un divorcio de mutuo acuerdo en algo así cómo lo que escribes en tu entrada sobre las historias que se acaban en el momento preciso, estoy en la fase feliz, superado el dolor, lo he hecho bastante pronto, tanto que no sé si será un espejismo, muchos ánimos en el camino.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Cuando una relación se rompe justo en el período de enamoramiento es lo peor que puede pasar si se está del lado del dejado, del abandonado, porque te quedas toda la vida aspirando a ese ideal, con todas esas cosas que proyectaste sobre el ser amado. Como no tuviste tiempo de desencantarte,el duelo es difícil.

    ResponderEliminar
  13. Ana tenes razon, es dificil cuando sos el enamorado y la relacion se termino, pero es mejor pensar que es mejor estar sola y abierta a otra relacio que en una relacion sin futuro

    miren mi blog
    http://mividasolterahoy.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.