martes, 8 de octubre de 2013

El polvo de despedida

El polvo de despedida... aquel mítico y último polvo que echas pensando que te regalará un feliz y dulce recuerdo del final de la relación y  que en realidad resulta una mierda; un polvo que no te aporta nada digno de recordar... bueno sí, las ganas y el convencimiento absoluto de que con ese tío no vas a repetir. 

Cortas una relación, un tiempo de separación.... luego un reencuentro pues a veces las exparejas necesitan saber "algo"; una última conversación, una última impresión, saber si realmente las cosas han cambiado...  dudas que acaban con una cita absurda a pesar de saber los dos que no ha pasado el suficiente tiempo y que las heridas siguen abiertas todavía. La verdad es que para conseguir el encuentro os pasáis media hora diciendo yo ya lo he superado, lo peor ya ha pasado, estoy mejor ... ¡mierda pa ti! todavía estás hecho un asco, todavía piensas en él, piensas en ella y tú dale que te pego... Total, que entre uno y otro decidís quedar y pa rematar la faena, pues ya no viene da aquí, termináis en la cama practicando el que se supone que es el último encuentro sexual consciente: el polvo de despedida. 




 
Llegados a este punto me pregunto ¿tiene alguna utilidad el legendario polvo de despedida?

Si una mujer no repite, es que el último no le gustó... supongo que esa podría ser una razón para llevar a cabo el último revolcón: para darte cuenta de que ya no hay nada y que no vale la pena repetir. A partir de esa premisa es fácil sacarse un tío de la cabeza: una última experiencia mediocre puede tener un excelente efecto terapéutico para el olvido. 

Para los hombres ni despedida, ni bienvenida; un polvo es un polvo y punto. No hay matices; bueno... en ocasiones cuando un chico estrena cangrejita, a veces la cosa no acaba de funcionar, no conectan... luego no repite. Sin embargo, cuando es cuestión revolcarse con una veterana de su cama, creo que la opción "no repetir" , simplemente, no existe. Lo que sí he comprobado en fuentes documentales de gran seriedad como Forocoches, es que eso del polvo de despedida es frecuentemente utilizado para los tíos que desean vengarse de sus exnovias: que si a medio polvo las dejan tiradas o les reprochan que le pusieron los tochos.... a mi todo eso me suena a leyenda urbana, pues dudo mucho que un hombre que está invirtiendo todo el riego sanguíneo en su pene, sea capaz de frenar el tema para soltar un sermón.... ¡no me lo creo! 

Sea como sea, cortar con alguien con quién conectas sexualmente es una p..... Que el tío puede ser un capullo de campeonato pero si hace cosas como las le hace John Snow a Ygritte... pues cuesta, cuesta renunciar. Sin embargo tampoco creo que sea excusa para volver a caer, aunque sea en forma de adióssubiditodetono, o sí.... 

No me puedo extender mucho en esa entrada pues creo que cada uno tiene su propia experiencia personal referente al polvo de despedida ¡todos hemos hecho alguno! Pero sea como sea, aunque a veces es inevitable, nunca es una buena opción ¿no os parece?


Ilustración publicada por Montt

12 comentarios:

  1. Pandorita:

    Que nadie se entere de cual es tu nick que te banean la cuenta y ya sabes que las invis estan muy cotizadas.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. No te quejes, que los tíos tenemos el polvo por educación, como en teoría nunca podemos decir que no, ...
    Josemari

    ResponderEliminar
  3. Bueno, afortunadamente yo nunca he tenido un polvo de despedida, pero estoy totalmente de acuerdo en que un hombre no deja un polvo a medias voluntariamente. Como bien dices, es físicamente imposible pararse a pensar en dicha situación, y salvo interrupción imprevista por agentes externos a uno mismo, terminamos lo que hemos empezado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pues tienes razón amiga, los polvos de despedida son una mierda, nunca echaré uno y nunca lo volveré a echar. :)
    En cuando a lo de dejar a medias como venganza...ni de coña, no me lo creo. De todas formas es que yo no tengo ni idea que es dejar a medias a una mujer, supongo que alguno que comente desde el anonimato lo dominará.

    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Pues si amiga, el polvo de despedida es una M, siempre te quedas con ganas de.... repetir o de salir corriendo, según los casos. :)

    Un abrazo.

    Mola la ilustración, antes de llamar golpe de estado al cerebro, después te das de golpes contra la pared. (Pfff, hoy ha sido un mal día, mira que casi estuve a punto de caer en eso de "una última conversación")

    ResponderEliminar
  6. Quedamos para saber cómo nos va, una cosa lleva a la otra... total que van como unos 3 polvos de despedida, jajajaja, conozco unos cuantos casos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Yo tuve uno y fue horrible.Con los años tuve otra relación y cuando llegó el momento
    me negué por mucho que el tio se empeñaba en que había que hacer una despedida
    como dios manda.Me alegro de no haberlo hecho, el tio era un capullo.Pepi.

    ResponderEliminar
  8. Si lo vais a dejar para qué perder más el tiempo????

    ResponderEliminar
  9. John Snow a Ygritte. Pues sí. A uno de esos me apunto yo pero ya mismo. Lo mejor es lo de las termas que encuentran para ellos solitos en medio de la desolación nevada. Y el resto en lugar de montar el campamento allí dentro para cobijarse, jodidos de frío más allá del Muro para darles intimidad a la salvaje desvirgadora de bastardos. Con la carita de pánfilo que tenía en la primera temporada y se estrena por todo lo alto.
    Ay perdón, que esto iba sobre polvos de despedida. Yo es que es oir hablar de Canción de Hielo y Fuego y me pierdo!! George R.R.Martin...¡¡escribe, cabrón!! Que te vas a morir de un infarto antes de acabar la serieeee!!!

    ResponderEliminar
  10. Menos mal qe encontré este blog uff,, pues aver yo de esos polvos de despedida con mi ex lo hemos hecho miles de veces y el día que lo dejamos fue el mejor de mi vida, y el.de ella tb

    ResponderEliminar
  11. Bueno, relativo ante todo.
    Tampoco es cuestión que se tome al hombre como una simple máquina para hacer el pim pam pum....fuera....
    El tema que dices que para los hombres un polvo es un polvo y punto.....pues depende....eso se aplicaría mejor a la mujer que es practicamente imposible exteriorizar sus deseos sexuales y darse cuenta de ello....(en otras palabras que puede finger que da gusto). Los hombres no....
    Y lo del polvo de despedida, lo veo una ridiculez.....será por mi forma de pensar, pero no soy partidario de ello.

    Un saludo e interesante el post.

    ResponderEliminar
  12. A mi me surgen varias preguntas de algo que creo que no es del todo habitual, en referencia a un polvo de despedida. Creo que es la primera vez que me pasa. Decirle adiós a alguien del pasado con un guateque horizontal.
    No te pasan cosas estrañas únicamente a ti, Pandorita. ;)

    Pregunta 1: ¿Gestionar un polvo de despedida te puede llevar más de un año?
    Que si ahora si, que si ahora no, ahora te dejo colgada, ahora te ignoro y ahora vuelgo, o que si ahora llevo dos historias paralelas y una tercera es como complicado (aunque no imposible...) :S

    Pregunta 2: ¿Podría un polvo de despedida incluir un "menage a trois" en toda regla?
    Finalmente el sujeto va y me dice que las condiciones las pone él: con quien, cuando y donde. Y que ya me dirá si es con otro chico o chica... :S

    Esto me lleva a primero flipar y después a hacer el intento de abrir la mente y pensar que bien, que hay personas con un modus operandi "sexo-afectivo" más alternativo, perfectamente tolerable y respetable, pero... mi lógica me dice que no puedes pretender que eso sea el aro por el que tienes que pasar. Siempre que habia visto reportajes de este modo de vida me habían parecido personas más tolerantes que nadie, comprensivas, graduales,...
    ¿Se habrá pegado un vacile del 15? ¿Es normal doctor? ¿Huyo despavorida de este tío?

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.