sábado, 26 de abril de 2014

¿Dependencia o metedura de pata emocional?

En el noventa y cinco llevar unos Levi's era lo más; en el dos mil volvieron los pantalones de tiro bajo; en el dos mil cinco... no me acuerdo que estaba de moda el dos mil cinco; en el dos mil diez volvieron a la moda los pantalones pitillo -(un crimen para las culonas) y en dos mil catorce creo que todo el mundo viste lo que me puedo permitir o lo que le da la real gana, lo que sí parece llevarse es eso de jugar a Psicólogos y utilizar el concepto del momento para hacerte el interesante con un eres dependiente emocional.

En plena era de los manuales diagnósticos de trastornos mentales como el DSM, está claro que eso de poner etiquetas está de moda: que si ese es bipolar, que si la otra depresiva, que fulanita es hipocondríaca, que la vecina tiene un trastorno obsesivo compulsivo... ahora resulta que todo el mundo es Psicólogo y que todo el mundo que sufre tiene, por fuerza, una tara mental. En primer lugar, ni todo el mundo sabe de Psicología (ni tan si quiera los titulados), y en segundo lugar todos tenemos alguna tara y sería anormal no tenerla y es que la perfección no existe, y menos la humana. Con eso quiero decir que hay que andar con ojo cuando a la hora de hacer esos diagnósticos caseros que tanto nos gustan: que si eres dependiente, que no sabes estar sol@.... ya que tales comentarios, además de ser altamente estúpidos, pueden resultar peligrosamente dañinos dado que el receptor, quién puede estar en momentos bajos, puede acabar por creérselos. En el mundo de las tecnologías de comunicación e información, resulta muy tentador entrar en internet y caer en el error de jugar a terapeutas y hacer comentarios desafortunados que lo único que consiguen es que el "etiquetado" acabe comportándose como tal.

domingo, 6 de abril de 2014

Es cutre

En toda conversación entre chicas, siempre hay unos minutos para poner a algún tío de vuelta y media; ese día tocaba hablar de la extraña sensación que deja romper el vínculo con alguien y, aludiendo a la excelente conclusión de una tercera amiga respecto al tema, no se podría definir mejor: compartes cama con una persona y un día te lo cruzas con el coche y no sabes si saludarle o no... es cutre. 

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.