viernes, 18 de julio de 2014

Después del "tenemos que hablar" Contacto 0

Me ha encantado la forma en que Nacho López ha sintetizado la retahíla de pensamientos y emociones que estallan después de un "Tenemos que hablar":

Es el Santo Grial de las frases, la llave del conocimiento; de pronto, en un segundo, sabes que tu pareja ya no te quiere, sabes que te quedas solo, al instante sabes que toda tu vida va a cambiar. Muchos proyectos de futuro se van a tomar por el culo y de repente tienes clara la fecha de la tercera guerra mundial.

Cuando una relación se deja, pues eso.... se deja lo cual significa que a partir de ahora, uno o una debe ser CONSECUENTE y por lo tanto toca aplicar el famoso Contacto 0. Dejar de comunicarse es fácil y difícil a la vez: la rutina pesa, la costumbre también, pero con un poco de claridad mental y con solo preguntarse algo como ¿y qué le vas a decir? ¿quieres volver a lo que tenías? ¿serías capaz de volver a confiar en él?  puedes inhibir fácilmente el deseo de hacer una tontería. Sin embargo en ocasiones sí tienes que decir, o sí te gustaría hablar algunas cosas... a veces el mismo que decide cortar la relación lo tiene claro, a veces y después de haber cortado no tanto... a veces la parte más afectada pasa a tener clarísimo que se ha terminado, a veces sigue esperando que ocurra algo... Sea como sea el daño ya está hecho y te siente mal, te siente bien, te haga dudar, te libere o te haga llorar... el protocolo es siempre el mismo: después del "tenemos que hablar", Contacto 0 y a partir de aquí que empiece la tercera guerra mundial. 


El juego de las relaciones funciona así y pretender dejar una relación para quedarte con una necesaria amistad  inmediatamente después de cortar, es hacer trampa y eso es algo que no todo el mundo tiene claro. Así que varios días después del día D y dando tú por "entendida" la consecuente ley de la "no comunicación", vas y recibes un mensaje:




En un principio los mensajes después de la ruptura provocan cierta tranquilidad, alegría, nostalgia... piensas que, aunque no funcionara, significaste alguna cosa para la otra persona y eso siempre se agradece. Por el contrario, si se olvidan de ti con rapidez, asocias la ausencia de contacto con el hecho de que has sido una petarda enamorándote de un cretino para quien has sido solo un pasatiempo: eso siempre resulta bastante deprimente. La cuestión es que decides que el contacto 0 ya vendrá solo y que de mientras no pasa nada para usar el bálsamo de los mensajes puntuales. 

Cuando ya no es tan principio y siguen los mensajes el asunto empieza a convertirse en un juego macabro y la realidad empieza a tambalear: la periodicidad se acorta y las conversaciones se alargan. En esta fase los mensajes se contestan por inercia pero empiezan a surgir las preguntas... ahora, más que gratificantes, sus palabras empiezan a ser inquietantes. 

Las vida continúa, la ruptura sigue adelante y la ausencia de coherencia en el asunto empieza a ser preocupante: ¿deberíamos quedar a ver qué pasa? pero de nuevo la claridad mental te advierte ¿y qué le vas a decir? ¿realmente tienes algo que decir a este individuo?. La verdad es que le podrías decir que dejara de mandarte mensajitos pero....en el fondo tampoco estás segura de si quieres pedir algo así. 

Las semanas avanzan, ya ha pasado el tiempo suficiente para echarle de menos, odiarle, quererle y empezar a olvidarle cuando ¡sorpresa! escuchas el ruidito del whatsapp... es él. Llegados a este punto, el mensaje ya no es un simple mensaje: es el PUTO MENSAJE. Por una parte deseas no contestar, pero por otro no quieres parecer una niñata resentida.  Así que tardas 4, 6, 8 horas en contestar o le dices "estoy conduciendo". Piensas en como manejar la situación antes de terminar tirando el móvil por la ventana, así que decides pedir de una vez el contacto 0 de los c....: el tema está en que hace tantos días que duran las conversaciones vacías y a medias que te da palo hablar de eso, hablar con él y hablar de todo. Entonces piensas en porqué no se lo has pedido antes. 

Y por ese motivo hay que hacer el esfuerzo desde el principio; aunque cueste,  siempre resulta una buena inversión.  Dixit. 

13 comentarios:

  1. Hay varias posibilidades:

    1- Ese tipo no sabe lo que quiere.
    2- Esta jugando contigo a ver si caes de nuevo
    3- Esta aburrido y pasa el rato con mensajes a ver que pasa

    No veo mas posibilidades ¿a alguien se le ocurre otra cosa?

    ResponderEliminar
  2. Primero habría que saber quien dejó a quién porque es un caso distinto. Si le
    dejaste tú esta claro que no lo asume e intenta hacer algo para no perderte del
    todo. Si fue él quien quiso dejarlo, no sé como decirlo pero ese tío es un capullo
    egocéntrico. Parece como si quisiera comprobar si todavía estas loquita por él.
    No sabemos si fuiste un pasatiempo pero que es un cretino, eso seguro.

    Si le dejaste tu, es que no te gustaba lo suficiente. Olvídalo.
    Si te dejó él, te mereces algo mejor. Olvídalo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Por qué un varón es feliz y hace feliz a una mujer menor que él y no es capaz de serlo o de lograrlo con otra de su quinta?

    ResponderEliminar
  4. Una mujer es una mujer, da igual de la quinta que sea. Algunas aportan unas cosas, las otras aportan otras.... eso no se elige, surge. Es como un puzzle: o encajas o no encajas y da igual la edad que tenga el uno o el otro o la situación con la que esté cada uno. ¡Ojalá se pudiera elegir el que conviene! pero no.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como respuesta general puede valer, pero no entras en el fondo de la cuestión: los prejuicios de la edad. Me explico: con una mujer de tu quinta recibes mil veces más críticas por tu comportamiento o pretende absorber tu esencia hasta que no te reconoces en el espejo que con otra mujer cinco o más años menor. Lo mismo ocurre con las extranjeras, ya que las mujeres de tu generación -por regla general y admitiendo las excepciones, que las hay- sois más proclives a transformar en vez de a aceptar y respetar a vuestro compañero de viaje. Es una impresión mía, lo cual no significa que sea la verdad.

      Eliminar
  5. Hace tiempo caí en la trampa de verme con mi ex para quedar como "amigos" ,
    y fue un desastre porque lo único que quería era que nos viéramos de vez en
    cuando sin compromiso alguno para pasarlo bien, quiero decir para que el se
    lo pasara bien a mi costa. Claro que no pudo ser porque lo mande a tomar viento.
    Con esto no quiero decir que todos sean iguales pero en mi caso fue una gran
    decepcion al ver que pretendía utilizarme Desde ese dia no he sabido mas de el.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Pandora, o encajas o no encajas. Hay infinidad de formas
      de ser, de gustos, de manias, de caracteres y si nos empeñamos en que
      tenemos que encajar con personas que básicamente no se parecen a
      nosotras, no tienen valores similares, o cosas en común, la relación no funcionará por mucho empeño que pongamos en ello.
      Después de seis relaciones fracasadas por este motivo, estoy pensando
      en dejar de buscar de la forma tradicional y probar en una pagina de
      contactos donde me han dicho que se puede hacer una criba bastante
      exaustiva de lo que se busca. Quiza la persona que encaja conmigo
      no esta a cien kilómetros a la redonda de donde yo vivo, por tanto
      me resultaria muy difícil encontrar la pareja adecuada casualmente.
      Si me decido hacer la prueba prometo que os lo contaré.

      Eliminar
  6. Pues yo soy de los que siempre he tratado de mantener cierto contacto con mis ex. Depende de las razones de la ruptura, claro, que no haya habido ruptura de la confianza. Mis ex me conocen bien y yo a ellas y el tipo de amistad que puede surgir de ahí es muy especial. Es verdad que al principio hay una fase confusa y que la gente que os ve no lo entenderá, pero si se pasa y las nuevas reglas quedan claras (este suele ser el punto conflictivo) ganas a alguien de mucha confianza.

    ResponderEliminar
  7. Nunca se debe hablar con los ex. Nunca.
    Pero si por alguna oscura razón se cometiera el error de hacerlo, lo mejor es parecer que sigues enamorado. No hay nada mejor para que la relación "ex" no continúe.
    Por lo demás, me gusta el blog. Es una visión distinta de la soledad que todos poseemos.
    Volveré por aquí, (supongo).

    ResponderEliminar
  8. No, no se debe hablar con los ex y sobretodo al principio porque todavía esa persona
    tiene influencia sobre nosotros y podemos meter la pata. Y lo que va mejor es no verle
    ni de lejos hasta pasado un tiempo prudencial, cuanto más tiempo mejor.
    De mis varias experiencias desastrosas por lo menos aprendí esto.

    ResponderEliminar
  9. Es una jodienda dejar esa puerta entreabierta para la amistad porque a la larga solo sirve para caer en la tentación de quedar, echar un xikixiki remember y tocar la herida que ya tenias curada.

    ResponderEliminar
  10. Estoy de acuerdo con los últimos comentarios. No hace falta machacarnos con
    continuas recaídas en lo mismo y venga y dale. Hay que pasar página y mirar
    hacia adelante y aunque parezca una frase hecha y requetesabida es la realidad
    y lo mejor para nosotros. A los ex, que les den morcilla, con perdón.

    ResponderEliminar
  11. No hay "EX" vigetes o se ES, o NO SE ES y punto "nada de aguas tibias"

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.