miércoles, 27 de agosto de 2014

El amor mueve el mundo



Fue entonces cuando descubrí que no es fácil de saber por qué se deja querer a otra persona. No es sencillo explicar por qué un buen día una se desenamora, por qué cuando llega el reencuentro se es incapaz de volver a sentir aquel afecto, aquel amor. No es fácil analizar por qué no se percibe la personalidad del otro tan intensamente como antes, no se encuentra su voz tan cálida, no se siente el impulso de abrazarle o de besarle, no se experimenta ese sentimiento que parecía inextinguible. (Penélope Parker)


Bueno, no estoy muy de acuerdo con eso... creo que la mayoría de veces una sabe distinguir cuando algo es "complicado", de cuando algo se romple en plan "ya no hay vuelta atrás". Aquel momento en el que sucede algo y te das cuenta que la magia se ha ido y que, a menos que te hagan una lobotomía, aquello no lo arregla ni.... En fin,  llegados a este  punto no sé qué es más doloroso: si el adiós en sí o darse cuenta de que tu percepción respecto al otro ha cambiado por completo: el contacto corporal es nulo, las ganas de escucharle son pocas y menos son las de besarle.... su presencia llega incluso a molestar. Es tan sorprendente como cierto. Entonces estás una temporada de resaca emocional, remontas  -la verdad es que las rupturas sirven para sacar lo mejor de uno mismo- decides que no tienes por qué volver a liarte, emocionarte y a frustrarte, hasta que aparece otro y ¡zas! vuelves a tener cosquillitas en el estómago y cosas por el estilo propias del jolgorio amoroso que implica el "me gusta un tío". Del mismo modo que te desenamoras sin saber cómo, también te enredas  sin que nada lógico lo pueda explicar.... es inevitable. 





En el Blog de adolestreinta han publicado un artículo que me ha encantado: la verdad es que pocos arriesgan (o arriesgamos) pero nadie se resiste a vivir, aunque sea por pocos días, semanas o meses, una aventura de amor, incluso a sabiendas de que lo más probable es que solo sirva para ser recordada. Que ser solter@ tiene sus ventajas: no compartes, no das explicaciones  y nunca te quedas con la duda de si la vida puede sorprenderte más...quizás pecamos todos de ser demasiado ambiciosos, perezosos, egoístas o lo que sea...Todavía así ¿a quién no le gusta tener a alguien con quién compartir momentazos  tontos de esos que no olvidas jamás? ¿a quién no le gusta sentir la felicidad más absoluta haciendo al cosa más absurda del mundo mundial? ¿a quién no le gusta sentirse vivo en todos los sentidos aunque sea por unos segundos? Y es que a los treinta y tantos eres terriblemente consciente de lo que te "pierdes" sin pareja, de lo que ganas si no la tienes y viceversa. Supongo que a pesar de todo, formar parte de un binomio y alcanzar esos trances tan cortos como profundos de amor, es lo que nos lleva a seguir "buscando"; más que a la  persona, a la sensación, la sensación de vivir algo único e irrepetible. Será por eso que cuando más avanzamos más ñoños nos volvemos, y es entonces cuando escribimos blogs, leemos libros trascendentales y compartimos cuentos y poemas.... escuchamos canciones, las bailamos y cuando hablamos de amor sabemos de lo que hablamos, no nos conformamos con menos. Realmente uno no puede saber, disfrutar y transmitir esa esencia si no la tiene habiéndola perdido antes.


Viviremos y seremos felices sin amor; pero el instinto nos seguirá siempre llevando a él. 

11 comentarios:

  1. Hace años que no me enamoro, por lo que no estoy en buenas condiciones para opinar. No obstante me gusta lo de insistir en la búsqueda.

    Personalmente prefiero una soledad acompañada, pero eso creo que son manías mías...

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Pandora! Estoy de acuerdo contigo en algunas cosas y a mis treintaidós ya
    tengo algunas historias a mis espaldas. una cosa es querer vivir la vida y disfrutar
    de nuestra juventud y otra es acumular experiencias negativas una tras otra que lo
    unico que hacen es dejarnos hechas unos zorros.Yo tuve que parar y replantearme
    las cosas. A los veintinueve o asi empece ha seleccionar con mas cuidado a mis
    posibles novietes. ¿porque? pues porque yo antes creía que se podía coger a un tio
    y que lo podría moldear a mi gusto y que se acostumbraría a mi modo de ser y
    todo seria muy bonito Claro que estaba muy equivocada pero tarde bastante
    en darme cuenta de asi que mis relaciones estaban condenadas antes de
    empezar. Ya no me atraen los lios fugaces y pasionales, prefiero algo mas
    serio y interesante. Sera que me estoy haciendo mayor.

    ResponderEliminar
  3. No me he enamorado nunca, y ya he cumplido 35, supongo que si no ha pasado, ya no pasará, no sé, igual no estoy programada para ello...

    Me ha encantado la expresión de cocinero y la haría mía también, me gusta más la soledad acompañada

    ResponderEliminar
  4. Viviremos sin amor, eso está claro, pero...seremos felices? Mientras haya momentos de amor seguro que sí... Maldito instinto!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo no se si he estado enamorada. A veces me ilusiono con alguien pero cuandp
    lo voy conociendo, me canso de él. Veo que es una persona normal y correinte
    con sus defectos y sus manias como todo el mundo y ya se va apagando el
    enamoramiento.
    No se si esto le pasa a más gente o es que soy rara.

    ResponderEliminar
  6. Te enamoras cuando alguien sacude tus cimientos de tal manera que ya no puedes vivir sin ese movimiento, ese subidón. Te desenamoras de la misma manera, solo que el movimiento ha hecho que se caiga la venda de los ojos. Y ves la realidad.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Estudie medicina un tiempo y aunque no acabé la carrera os puedo decir que lo
    de las mariposas en el estómago es una reacción de unas terminaciones
    nerviosas que tenemos en el estómago, que es como nuestro segundo cerebro.
    La verdad es que desde esa época mi percepción del romanticismo disminuyó
    bastante porque yo antes era muy fantasioso y muy soñador con estas cosas.
    Ahora soy profesor de matemáticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has matado con tu comentario. Tenía que opinar. He sentido muchas veces mariposas en el estómago, aunque sepa que son terminaciones nerviosas. ¿Qué sería de la vida sin ellas? Y también soy matemática. ¿Somos, acaso, unos seres extraños de otro planeta, fríos como el hielo, incapaces de sentir mariposas?
      Muy buen blog Pandora. Me río muchísimo.

      Eliminar
  8. Estaba yo en esa fase en la que no quería volver a liarme ni enamorarme cuando ¡zas! Apareció alguien, bajé mis listones, y después de mucho renegar decidí dejarme llevar y relajarme y entonces ¡zas!, el tío salió huyendo argumentando que le gusto pero que sabe cómo funciona su cabeza y ésta le dice que no duraremos en el tiempo (igual tiene una bola de cristal). Y entonces vuelvo al punto de origen pero más renegona aún y con más pereza que nunca. Pfff...

    ResponderEliminar
  9. Mi vida amorosa ha sido siempre un desastre y ahora esta en standby para que me
    entendáis, que no tengo. Un dia en una peli de esas de chicas, en que la protagonista
    no daba una en el tema de los hombres, alguien le dijo que cada uno tiene la vida
    amorosa que quiere tener , que si no tenía pareja estable era porque en el fondo no
    quería tenerla y que todo era porque no estaba preparada aún, que cuando llegara
    el momento todo sucedería sin más.
    No me podía creer que dijeran esas frases tan profundas en una película de esas
    pero para mi fue como una revelación y me empece a preguntar si no había algo
    de verdad en todo este asunto.

    ResponderEliminar
  10. Te sigo por Bloglovin que estaba muy desconectada de tu espacio y esto no puede ser.
    Que quieres que te comente de esta entrada... yo creo que el amor más que mover el mundo nos trae un montón de quebraderos de cabeza, tengo claro que mejor sola que mal acompañada , que primero tenemos que estar "por nosotros mismos" y luego si sale alguien que de verdad me haga vivir esa experiencia única e irrepetible pues bienvenido.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.