miércoles, 10 de septiembre de 2014

Ellos están de vuelta


-Pues salgo con una chica de 44 con hijos...

-¡¿Y vive a tres horas de aquí?! No llegaréis a Navidad.


-¡Venga ya!


-Lo que yo te diga... Tú no tienes hijos, eres libre y tienes cientos de cosas para vivir. Te esperan todavía un montón de "primeras veces". Mientras tú te mueres de ilusión para alquilar un piso cutre de 60 metros en pareja, para dormir en compañía todos los días, para montar juntos el árbol de Navidad, algo que siempre has detestado pero que ahora te encantaría hacer... 

Verás que tú querrás aprovechar los puentes para escaparos al primer sitio que se os pase por la cabeza, programar las vacaciones, ir juntos a la playa o salir a sudar la bici con ella... Querrás discutir, que tu chica te ponga las maletas en la puerta y reconciliaros con un polvazo después. Querrás hacer pis con la puerta abierta, querrás chincharla con adoptar un perro y querrás ponerte enfermo para poder darle la paliza después, porque un tío enfermo es insoportable... aunque en el fondo mimaros nos encanta y os encanta. Querrás llegar a casa por la noche y encontrar a alguien en casa con quién desahogarte del trabajo o de la factura del mecánico; alguien que te obligue a comer verdurita para cenar y te meta la bronca cuando dejes las cosas tiradas por ahí. 
Algunas de esas cosas quizás las has hecho alguna vez, otras quizás ninguna... pero lo que sí te puedo asegurar es que ella se ha hartado de montar árboles de Navidad en familia, de pelearse y reconciliarse después, de planear vacaciones y de hacer pis con la puerta abierta delante de su pareja... y mientras tú estás pensando en cenas románticas, peleas tontas y polvos cósmicos, ella tiene en mente la pensión, los hijos y en cómo va a organizar el calendario de los niños con su ex el 2015. En otras palabras: lo que a ti te flipa a ella no le flipa tanto porqué lo ha hecho ya un millón de veces.... somos nosotros los novatos, los neoadolescentes que vamos con la L todavía. Y te lo digo por experiencia: ellos están de vuelta.




-Vaaaaa.... todo son inconvenientes para ti.

-Para nada. No son inconvenientes, son obstáculos.

No hace falta que os diga que dejé al colega dándole a las neuronas unos buen rato. En ningún momento discutió mi argumento, pues en el fondo sabía que parte de razón podía tener. Lidiar con el desequilibrio que tiene lugar entre dos personas con un pasado totalmente distinto no es fácil... no está de más decir que hay que hacer un esfuerzo extra para superar eso y que el interés de las dos partes para sacar el tema adelante no tiene que ser solamente grande.... tiene que ser inmenso. Dicho de otro modo: hay que quererse y hablar mucho. 

En momentos así me doy cuenta que soy estupenda dando consejos o dando una opinión objetiva, realista y coherente de la situación. Si embargo, cuando la que está en el fregao soy yo... no tengo ni idea de por dónde empezar. Soy una profesional de pasarme por el forro mis propias conclusiones, aunque creo que no soy la única... ¿no?




7 comentarios:

  1. Jajajaja!! No, no eres la única... porque es más fácil decirlo que hacerlo, y porque vemos todo con mayor claridad desde fuera.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Tienes 34, ¿verdad? Deja de salir con éstos: http://mindshare1.brownrice.com/~culturev/wp-content/uploads/Movies/images/spacecowboys.jpg y túmbate con estos otros: http://www.fucsia.cl/wp-content/uploads/2014/07/Keane.jpg

    ResponderEliminar
  3. Uaaaaaaaaaaa me quedo con el de la derecha. Creo que es el mejor consejo que me han dado desde que abrí el blog. Dejar a viejunos que te hablen de la mili y echarme a la carne fresca jajajajaja. Pero....¿por dónde andan? ni yo ni mis amigas logramos conocer tíos así!!!

    ResponderEliminar
  4. Chica, que complicación.
    No sé que decirte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Yo, que estoy a medio camino entre los viejunos y los barbudos con aspiraciones, puedo dar fe de la veracidad del post.
    Pero no es que vivamos para ser prácticos, es que somos prácticos viviendo.
    Sabemos que la belleza cuesta, que las noches románticas se pagan con días grises, y que a la felicidad le sale de vez en cuando un grano de mala leche.
    En realidad no es que estemos de vuelta, sino que ahora sólo vamos si es por algo importante...

    ResponderEliminar
  6. O sea que para ti es más fácil dar consejos a los demás que aplicarte el cuento...vaya,vaya.
    Eso es hacer trampa porque si se tienen unas convicciones hay que dar ejemplo lo primero
    y eso es lo difícil.

    ResponderEliminar
  7. Yo soy una chica de 44 con hijo que sale con un soltero. Y lo que me atrae de él es ese "no estar de vuelta", lo que sí está muy celoso de su intimidad. Hay dificultades en ambas partes. No veo inconveniente en que todo lo que dices que quisiera hacer lo hiciera conmigo. Lo que no sé es si quiere entrar en ese rollo familiar. Para mí sí sería como una primera vez, porque, afortunadamente todo es nuevo con él.

    Lo que sí me descoloca mucho es la falta de apego que a veces demuestra. Somos seres complejos y será cuestión de voluntad, pero , como todo en esta vida.

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.