viernes, 21 de noviembre de 2014

Momentos en los que tienes que irte

Chico invita a chica, o sea a mi, a ver una peli. Me recoge en casa y una vez en el cine, cuando llegamos a la taquilla y delante de la señora que vende las entradas, el muy cretino va y me dice....
- Pagas tú ¿verdad?
En este momento pensé tía, con qué tipo de personas te relacionas.
-¿Perdona? me has invitado tú al cine. Yo no pienso pagar.
- Va no seas así....
- Ya nos podemos ir a casa. Yo no pienso pagar tu entrada.
Al final vimos la peli, pero en aquel momento era un momento de esos en lo que hubiera sido mejor irse.

En otra ocasión y en una segunda cita con otro tipo, mi acompañante me asaltó con un:
-¿Quieres tener hijos?
-Bueno, no sé... no es algo que me preocupe especialmente. 
-Yo sí, muchos, me encantan....por lo menos quisiera tener tres.
Entonces me vi a mi misma dándole hijos en plan industrial a este chico... que estaba súperbien que quisiera familia numerosa, pero estaba claro que yo no era la persona. En aquel momento decidí que debía irme lo antes posible. 


Hace poco y en una de mis últimas citas, me desahogué:
-Pues a veces me da la impresión de que los tíos se asustan cuando te ven tan.... tan.... en plan que te espabilas y que tienes objetivos en la vida al margen de apoderarte de un hombre. 
-Pues a mi me encantan ese tipo de mujeres...al contrario, me encantaría encontrar a una chica que ganara más que yo para poder quedarme en casa cuidando de los peques y ella que pudiera pasar el día trabajando sin tener que preocuparse de nada.
Entonces me pregunté en qué momento nos habíamos saltado el término igualdad para invertir la papeleta y enfrentarme a la posibilidad de mantener a un hombre....  a partir de los treinta una es plenamente consciente de que el desequilibrio excesivo MA-TA. En esta ocasión tampoco habría otra cita... No me fui porque lo estaba pasando bien, pero estaba claro que no volvería a verle. 

Un día decidí volver a depositar mi confianza en las redes sociales. Me registré pero no tardé en acordarme de porqué no se me dan bien los ciberligues. Afortunadamente y después de los palos que me he llevado que parece que empiezan a servir para algo... antes de contestar mi primera invitación por el chat, visité el perfil de mi pretendiente así en plan precavida:




Y hasta aquí mi experiencia con el amor virtual. Entonces me di cuenta de que yo era un p... imán para los hombres con problemas; daba igual que me los presentara un amigo en común o salieran del router... no había manera de coincidir con alguien "normal".

Hace unas semanas decidí dejar de quedar con personas del sexo opuesto, salvo que fueran amigos, amigos de los de siempre. Me dejaron de interesar las relaciones, los hombres, los ex y sus intenciones. Llegué a la conclusión de que lo normal había dejado de serlo, al contrario: no normal se había convertido en especial, extraño y en algo difícil de encontrar. Ser claro y directo empieza a ser raro, dejarse llevar es un error y parece que hay mil maneras de expresar el amor y que ninguna coincide con mis ideas de paz, tranquilidad y ¡lógica!. Así que lo dejé estar en plan soyunaincomprendida y un Domingo de Otoño decidí irme al Salón del Manga para reunirme allí con una amiga y, de paso, cambiar un poco de aires. Me lo pasé bien. Me reencontré con mis dibujos de la infancia, comí los pastelitos de carne de Musculator y me regalaron una gorra de Pikachu; escuché a gente disfrazada de Sailor Moon cantando en japonés y vi las Bolas de Dragón, la gorra con alas de la Arale y al maestro Mutenroshi. 
Sobre las siete de la tarde decidí que era suficiente; me colgué la gorra de Pikachu de la bandolera, encendí el ipod y empecé el paseo de Plaza de España a Sants.... y sucedió. 




18 comentarios:

  1. Pero a quién se le ocurre que la mujer pague??? Lo normal y correcto es que la mujer sea una mantenida para toda la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un mundo en que cada uno se paga lo suyo

      Eliminar
    2. Bueno, o no, pero tampoco vas a exigir a nadie que te lo pague porque sí.

      Eliminar
    3. Eso es lo que me exigieron a mí y lo que me preocupaba era el "porque sí". No he comentado que un par de meses antes habíamos ido y había pagado yo, el tío estaba empezando curro nuevo y no le di importancia. La segunda vez y lo tomé como una tomadura de pelo.

      Eliminar
    4. Asombroso como pueden ser tan jetas

      Eliminar
  2. Qué sucedió? Qué buena eres contando historias! En el momento o situación menos esperada puede surgir la chispa con alguien especial que ni te imaginabas en tu vida y entonces vuelves a creer en el amor, que puede ser pasajero o algo más duradero, quien sabe.
    Saludos.
    J.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, situaciones así hay que tomárselas como señales que nos envía sabe Dios quién para ayudarnos a tomar el camino correcto. No hay mal que por bien no venga...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Te entiendo. No más páginas de ese tipo! :(

    ResponderEliminar
  5. La primera me ha pasado y de cuadros es poco.
    La segunda también en la primera charla virtual con un chico y la última con ese personaje.
    Y nos dejas con la intriga.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja! Qué fuerte lo del cine!!!
    Lo de tu trabajas y yo te hago de ama de casa, eso ya lo he vivido. Y quedarse un año en mi casa aunque era sólo mía y le había pedido que se fuera también.
    Ensayo error! Y el que no sirva, fuera! Pero bien prontito.
    Así acabé encontrado yo lo que buscaba.
    Blanca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por tu forma de hablar, seguramente lo que buscabas y has encontrado es un pardillo sin personalidad y con baja autoestima para que esté a tus ordenes, sea fácil de manejar, manipular, y modear a tu gusto con el tiempo, eso será lo que habras encontrado, ese tipo de hombres suelen ser más faciles de atrapar.

      Eliminar
  7. Bueno bueno, ya ha pasado más de una semana y creo que internet tiene derecho a saber lo que sucedió :P

    ResponderEliminar
  8. Llega un momento en la vida de toda persona en la que empieza a ser recomendable pensar que el problema es uno mismo, y no los demás.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por la entrada veo que los que están mal son los demás. Yo no tengo una cita con alguien y le espeto que me lo pague él. Si a ti te parece normal,tú verás

      Eliminar
  9. En mis relaciones siempre compartimos los gastos, es lo mas sano y confiable para ambos, o si no que pague el que pueda, ahi ya hay amor.
    Me divertí con tu entrada, es muy ágil tu pluma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Yo también hace tiempo que no veo que eso "normal" (común, no excepcional) sea lo "normal", es decir, lo más frecuente. Por ejemplo, conocer chicos de veintipico-treinta. Con estudios. Y/o que trabajen. Que pongan la lavadora, que quieran salir y hacer actividades, como ir al cine, pasear, hablar en un bar con una cerveza, planear algo el fin de semana. Nada de eso es "raro", pero sí es "raro" de encontrar. No le veo ninguna explicación. N.

    ResponderEliminar
  11. Desde luego hay que ser torpe para pedir en una cita que te inviten al cine. Y es verdad que tendemos a compensar las desigualdades del pasado, pero a veces es solo una forma de dejar claro que llegado el momento y si la pareja se puede permitir prescindir de un sueldo, la decisión de quien se queda en casa se hará de igual a igual teniendo sobre la mesa solo parámetros económicos y no sexuales. Yo desde luego así lo veo.
    Y creo que ya poca gente queda de las que no han probado las redes sociales para ligar, es una opción más, a mí tampoco me sirvió pero si algo tengo claro es que conocer gente, potenciales amigos o algo más, es como participar en una rifa. Hay que comprar papeletas. Madrid en mi caso y Barna en el tuyo es un buen caldo lleno de planes y lleno de posibilidades. Apuntarse a la rifa es gratis y aunque el tiempo es oro, tampoco hay muchas mejores maneras de perderlo que abrirse al mundo. Joder que idealista me he levantado hoy!

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.