sábado, 20 de diciembre de 2014

El poder del aburrimiento

A mis treinta y tantos me atrevo a asegurar que las burradas, disparates, bobadas, estupideces, torpezas, sandeces, despropósitos y meteduras de pata más grandes las he cometido siempre en momentos que compartían un mismo denominador común: el aburrimiento. 
Estás en la playa, te despiertas de la siesta, los anuncios de la peli del sábado noche, un domingo de lluvia y ¡zas! qué sola estoy, cómo me aburro, abro una caja de galletas y...¡voy a escribir un whatsapp! y así es como se cometen las gilipolleces más grandes: una cita que ni te va ni te viene, un diálogo surrealista con un tío que tampoco te acaba de gustar, un mensaje al que te molaría que te contestara y que no te contesta.... En el caso más maléfico escribes a ese chico que estaba loco por ti, y dejaste hecho polvo con la excusa de ser amigos, y de paso charlar un rato ahora que no tienes nada mejor que hacer en plan Transformer del perro del hortelano (leí el concepto por ahí y me encantó). En el caso más autodestructivo eres capaz incluso de mandarle un mensaje a tu ex para pegarte un buen banquete de recalentado esa tarde aburrida de domingo. 

La visión de la soltería desde el exterior es muy distinta a la que se vive en la realidad: la gente cree que un soltero o una soltera vive a tope, haciendo lo que le da la gana constantemente sin dar explicaciones a nadie, de fiesta en fiesta, de cama en cama y divirtiéndose sin parar... pero no. Sí es cierto que lo pasamos bien, que la libertad mola y que al autogestionar nuestra economía, podemos darnos el capricho de cambiar de trabajo si no nos convence, apuntarnos a un torneo de tennis o desaparecer un fin de semana sin tener antes que planificarlo, consultarlo y valorarlo diez veces. Improvisar y hacer todo lo que te da la gana está bien, pero la verdad es que ni nos podemos permitir ni nos apetece un Ryanair o un pedazo de viaje cada finde, ni podemos ni apetece estar todo el rato practicando deporte, ni tenemos un teléfono atiborrado de whatsapps proponiendo salidas, encuentros y cenas estupendas cada viernes o sábado noche. Hace un tiempo pensaba que eso solo me pasaba a mi, pero estos últimos meses y a raíz de la gente que he conocido, me he dado cuenta que no importa que seas chico, chica, que tengas pasta, que no tengas tanta, que seas un escándalo de guapo o del montón.... He visto a ejecutivos y a empresarios solteros cañón con carreras profesionales súper exitosas que al llegar a casa... el vacío; nadie diría que un tío que parece que lo pueda tener todo y que parece que tenga la vida perfecta, pase momentos del fin de semana tan pusilánimes como los puedo pasar yo, una mileurista de pueblo. Y eso ocurre y la soltería nos pasa factura a todos por igual, no en vano se dice que el amor mueve el mundo, y si no lo tienes, siempre hay un momento en el que piensas ¡mecachis!

La realidad es que a pasados los treinta aburre mucho salir por la noche: una cosa es que después de una cena te líes y la otra es salir a modo de ritualparasolterosalgodenocheymelocomotodo. La cacería nocturna, por lo menos a los solter@s que conozco, hace tiempo que nos ha dejado de interesar. Os diré más: ríete de Mordor comparado con lo que corre por ahí ¡asusta!
Puedes tener hobbies: fútbol, ciclismo, pádel, squash, running, natación, pescar o buscar setas, pero siempre llega el momento en que las actividades se acaban y toca regresar sol@ a casa, abrir la luz, poner la calefacción y subir las persianas... nadie te espera allí. Como la vida personal es por lo general bastante lineal, le das una importancia extra a tu vida laboral y te empeñas en trabajar, conseguir, lograr y desarrollarte profesionalmente en lo que te gusta para visualizar un futuro en algo: si no puede haber proyecto de vida de viernes a domingo, que haya proyecto en tu vida de lunes a viernes... ¿no? quizás por eso existe ese perfil de soltera-profesional tan famoso últimamente: mujeres que al ver que ningún hombre acaba de encajar en sus vidas, deciden dedicar, invertir y volcar sus esfuerzos e ilusiones en sus carreras; algo bastante lógico si quieres vivir motivado en algo. 
Que los solteros tenemos amigos, pero la mayoría ya tienen su vida, su familia y sus hogares... no desaparecen del mapa pero tampoco puedes estar dándoles la vara constantemente: ellos juegan ya otra liga. Quedas con solteros y solteras pero muy de vez en cuando, pues cada día le pillas más el rollo a la soledad viendo la tele, leyendo un libro o saliendo a dar un paseo con tu Ipod. A veces, a pesar de rodearte de gente soltera, puedes sentir también que estás en otra onda: es muy distinto un recién soltero que un soltero veterano; es distinto alguien que hace tiempo que salió de la relación que alguien que hace poco que acaba de salir o, simplemente, hay variadas formas de tomarse la soltería: bien, mal o me importa un carajo todo. Por eso, juntar a dos solteros que no tienen una misma perspectiva de la situación mucho rato, tampoco suele funcionar por lo que mejor quedarse en casa dándole al Candy Crush. 

Y es en estos momentos de previsibilidad máxima y grandes dosis de aburrimiento, es cuando decides atracar la nevera o mandar un whatsapp terrorista para dar algo de emoción a  ese finde que pasa sin pena ni gloria. No sé que es peor: zamparte media tableta de chocolate o mandar un mensaje a según quién y convertirte en un ser malvado que se dedica a torturar chicos que tú misma has condenado a la Friendzone, o autocatapultarse directamente al infierno buscando consuelo en los brazos de quién, en su momento, fue la mismísima reencarnación de Satán bombardeando tu mundo lleno de pajaritos y corazoncitos rosa. Y todo eso por el maldito aburrimiento. 

Es sábado noche, mejor me olvido de la nevera y apago el teléfono... Bueno, si a caso paso de la cocina pero dejo el móvil encendido por si pasa un milagro o algo parecido. 




21 comentarios:

  1. Mmmm... Me da la sensación de que pierdes tus maravillas. Deseo que este tiempo contigo te siente bien.

    ResponderEliminar
  2. Ay, Pandora. Las casadas también tenemos esos momentos de aburrimiento, qué lata!!! Y cuando llegas a casa sólo te hablan para preguntar: qué hay de cena, mamá?? El aburrimiento es un invitado en todas las casas, creo yo. Me ha encantado leerte.
    Mil besitos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Pues atenta que viene la Navidad. Se acabó el curro (¡bien!) pero llega la soledad (¡cielos!). Los mensajitos de amor navideño, los propósitos para el nuevo año, el sentimiento de unión, los mensajes mega preciosos de esos amigos que nunca pueden quedar...y la casi obligación de tener ilusión por un nuevo año. Yo llevo seis años pasando las navidades sola y ya no es sólo eso; viendo el rollo que se trae la gente (hombres en especial) yo no tengo nada que celebrar ni ganas de imbuirme de un espíritu de fraternidad que es mentira.

    ResponderEliminar
  4. mira el lado positivo... tienes tiempo para la lectura... y lo que es mejor, nunca sabes cuando aparecerá alguien que lo cambie todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo llevo años oyendo esto y aún espero

      Eliminar
    2. Me parece que os quedáis solo en la superficie. Confundís el aburrimiento momentáneo con el hastío vital de que todo sigue igual por más que tú hayas intentado cambiar las cosas.

      Eliminar
  5. Me encanta leerte.
    Otra opción es comprarte todas las bombas de baño de Lush y sumergirte un buenrato en la bañera! Luego una peli o buen libro.
    El Whatsapp puede ser tan letal como un virus asesino de estos que te deja vomitando tres dias.
    BSS
    Blanca

    ResponderEliminar
  6. He vivido las dos caras de la moneda. Me he sentido agobiada a veces estando en
    pareja y deseando estar sola y también me he aburrido soberanamente en los
    periodos de soltería. Ahora estoy soltera desde hace bastante tiempo y creo que
    me estoy acostumbrando a vivir sin dar explicaciones ni aguantar a nadie.
    Claro que lo ideal es encontrar una pareja maravillosa, pero tengo amigas casadas
    que sufren verdaderos infiernos y que no se separan por sus hijos o por miedo a
    quedarse sin un medio de vida. He llegado a la conclusión de que hay cosas peores
    que aburrirse un rato los domingos. Todavía recuerdo algunos de mis fracasos
    amorosos y se me ponen los pelos de punta.
    No rechazo la idea de volver a tener pareja pero tiene que ser muy bueno para que
    pueda convencerme.
    Un beso.
    Rocío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás mezclando el aburrirse un poco los domingos y la dependencia económica hacia un cónyugue...ni lo uno ni lo otro. Todas las personas tenemos una faceta emotiva y personal que se llena con otras personas, sean amigos o pareja.

      Eliminar
  7. Pues te vengo a dar la razón Pandorita mía, hay días que el único plan es ponerte una película, ver algún vídeo ridiculo del Youtube, leer o releer un buen libro y compartir algún mensaje con una amiga desaparecida....pero que relax¡¡¡ estar sin planes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Yo me pregunto, ¿dónde está la gente buena, los hombres buenos, las personas sin malicia ni falsas intenciones, los que se preocupan, a los que les importa, la gente sana que construye, no destruye? Esas personas normales que se cruzan en tu vida, con los que puedes tener una relación normal y tranquila, sin cosas raras, y hablar, salir; en definitiva, vivir normalmente y ser,simplemente,feliz.

    ResponderEliminar
  9. Hola Pandora,
    Me parece una entrada muy bien explicada sobre los típicos "ataques sociales" (que les suelo llamar yo) del legendario fin de semana sin super planes ideales. Es muy curioso ver como cuando vivimos determinados momentos de la vida parecen menos emocionantes que cuando lo están experimentando personas ajenas. Quizás en el fondo todos seamos un poco perro del hortelano y queremos ser solter@s y pareja al la vez. No lo se.
    Una entrada muy interesante.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado!!! Creo q estoy exactamente en ese mismo punto... Y lo peor es q, paradójicamente,tengo la energía a tope!!! Así q creo q ha llegado el momento de hacer puenting y dar la vuelta al mundo!!! Jijiji

    ResponderEliminar
  11. Yo también me aburro. Cada año que pasa es igual que el anterior. Nada me sorprende. Todos los días son iguales. Nunca pasa nada diferente. Todo es igual de previsibiblemente "siempre lo mismo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y en fechas señaladas como la Navidad,es más fácil acordarse que el año anterior y el otro y el otro eran más o menos igual...

      Eliminar
    2. Sí, Pandora. Es la época de estar feliz y de disfrutar en compañía. Pero si no tienes esa compañía o no has podido cumplir tus sueños, tanta felicidad te resulta completamente extraña.

      Eliminar
  12. Siempre nos parece que lo que tienen o lo que hacen los demás es fantástico, que
    cualquier tiempo pasado fue mejor, que tenemos muy mala suerte.......cuando la
    mayor parte de lo que nos ocurre se debe a decisiones que hemos tomado en
    algún momento de nuestra vida y que nos han traído hasta la situación actual.
    A veces nos encontramos en una encrucijada y elegimos un camino u otro y
    eso nos lleva a una vida así o asá.
    Todo esto lo leí en un libro que me prestaron hace tiempo y aunque con distintas
    palabras, venía a decir que nuestra vida es en gran parte el producto de nuestras
    propias decisiones . Y es cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar solo porque sólo hay gente mala no es una decisión. Es una resignación.

      Eliminar
  13. El aburrimiento nos afecta malamente a solteros y emparejados... también buscas gresca porque estás aburrida, o te dedicas a complicarte la vida igualmente. Ains!
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Otro por aqui que se aburre mucho y con pocos amigos... Ademas sin trabajo y que los años pasan rapidamente y no es bueno dormirse... Saludos

    ResponderEliminar
  15. Jajajajaja!! cuánta verdad en tus palabras, yo también cada día me siento mejor sola o en compañía de los perros, al final a falta de algo mejor la soledd es un alivio.

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.