domingo, 18 de septiembre de 2016

Amor Kafkiano

Estar solter@ puede que te cierre las puertas al amor... sin embargo te abrirá muchas otras. 

El tiempo es oro, pero es más que eso cuando es tiempo libre. El sábado harás algún recadito, quizás algo de deporte.... por la noche no sales que está todo muy visto ya. Los domingos por la tarde son especialmente críticos: Netflix, Tinder.... si eres un/una friki como yo te pones a escribir el blog y poca cosa más. Entre semana a trabajar, pero si no lo equilibras con algún hobbie... pronto se te cae el mundo encima: hay que vivir ¡cada día!


Más allá de la rigurosa sesión diaria de deporte (no hay solter@ que no lo haga), me he reecontrado con algo que, a pesar de no haber visto nunca, me parecía cercano, familiar... Normalmente la gente quiere ir en globo, plantar un árbol, bla, bla, bla... Yo quería ir a Nueva York (ya lo hice) y tocar el piano... aunque eso último me daba un poco de miedo y muuuuucho respeto. Tocar el piano es muy cuqui, pero a la vista está que no es coser y cantar precisamente. Decidí probar unas clases sueltas en agosto y, si la cosa salía bien, quizás me apuntara al curso entero de invierno. Recuerdo perfectamente mi primer día: salí de casa solo con las nociones cutres de tocar alguna tecla en un piano sacado de una App en mi tablet. Con 36 años era una locura meterse en semejante jardín; la habilidad para aprender, la agilidad de los dedos no tiene nada que ver con la capacidad que tiene un niño para aprender.... sin embargo allí estaba yo: con el We are the Champions a toda castaña en el Ipod y delante de la puerta de la Escuela de Música... ¡por fin! Confieso que se me humedecieron los ojos. Estaba muy contenta de probar algo así. Ilusión máxima. 


Mi profesora era (y es) una versión lugareña de la señorita Rottenmeier... que yo no soy más que una pija provinciana, pero aquella señora no tenía mucha pinta de tocar el piano y su empatía y sentido del humor, parecían estar totalmente ausentes; especialmente cuando le dije que no había estado sentada delante un piano de verdad en mi vida. 

-Eso es un piano
-Sí... 
-¿Sabes dónde está el Do?
-Aquí... (lo único que había aprendido del piano de mi tablet)

A día de hoy ya toco algunas melodías sencillas. También hago experimentos -como dice mi entrañable Rottenmeier- con canciones que me gustan. Sé que soy una friki, pero cuando leo la nota a la partitura y la traduzco al piano... solo la primera nota de aquella canción que tanto me gusta... Si bemol en la izquierda y Mi con la derecha... ¡sí es esa! luego sigue Do y de nuevo Fa, La y de nuevo un Do... y así empieza el Love of My Life ¡y lo estoy haciendo yo! y flipo sola... y nadie me entiende. 

¿Qué pasa entonces? que estás solter@ pues no has encontrado a nadie que te haga cambiar de idea, así que alimentas a tu cuerpo y a tu mente de estímulos: música, deporte, libros... Eso te convierte en todavía más complej@, más exigente... más miedo a tus posibles candidat@s y más condenad@ estás al ostracismo.



En mi entorno no entienden nada; buenamente intentan emparejarme con éste y con el otro: que si es guapo, que es buen chico, que tiene un buen trabajo... Y tienen razón, pero se necesita una motivación más allá de eso: se necesita caña mental, además de anatómica claro, pero sobretodo intelectual (sin llegar a ser Sheldon Cooper, por Dios). 

No hace falta que esté leyendo a Tolstói, ni que toque el clarinete. Tampoco debe tener un doctorado en astrofísica. Solo debe estar en modo openmind, con ganas de nuevas experiencias, con conversaciones interesantes... de esas para comerse el coco. El amor por lo sensible, la pasión por las historias y el gusto por la televisión o los libros (aunque yo no lea mucho últimamente) Ya veis ¡casi nada!

Pasados los 35 y me matriculo en el Conservatorio... le dije a la Srta. Rottenmeier que ojalá hubiera empezado con el piano de pequeña. Me respondió que no siempre se trata de la edad, se trata de encontrar el momento en el que estás preparado y el momento es ahora, no antes. 

¡Todavía hay esperanza! 



7 comentarios:

  1. A estas alturas, por diversos factores, se nos hace más difícil encontrar pareja pero al mismo tiempo creo que si sale algo hay más probabilidades de que salga mejor. Ya hemos cometido tantos errores y hemos aprendido tanto que creo que sabremos hacer mejor el casting, ¿no? O al menos eso espero. P.D.: a mí me ha dado por hacer jabón, y estoy enamorada de mi nuevo hobby.

    ResponderEliminar
  2. Oh has alcanzado un gran sueño, que guay!!! Que maravilla, nunca es tarde.
    Espero que la versión de la srta Rottenmeier te siga dando buenas clases y buenos momentos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Está bien lo del piano y está bien todo aquello que te guste y que no perjudique a nadie ni a vos misma.
    Al igual que con el piano, Sir Galahad llegará en el momento en el que estás preparada. Y la preparación no se trata de nada físico, ni académico, sino emocional.
    Por ahora, adelante con la música y qué sigan los éxitos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Cuando no surge la chispa pero se trata desesperadamente de que prenda, es cuando se saca la vara de medir, y claro, lo que uno encuentra así no es a una pareja, sino a un colega. Ten por seguro que cuando haya 'feeling' te va a dar igual que lea o no a Kafka, que tenga o no una 'openmind', o que esté en la antípodas de tu forma de ser. El amor es magia y no obedece a ninguna lógica. Por eso hay tantas parejas que no pegan ni con cola y son felices.

    ¡Suerte con tu clases de piano!

    ResponderEliminar
  5. Es que si despues de años con un blog en el que practicamente solo hablas de relaciones, como casi todos los blogs de mujeres por otra parte.

    Si con ya 36 añazos, creo entender, y solterísima y no arrejuntada y sin familia. Pues si. Mejor que vayas pensando en que entretenerte los próximos 50 años que te quedan de vida.

    Dudo mucho que rompas ahora a tener algo más que relaciones rozando lo patético. O así he leido que las describes.

    Intenta tomar ejemplo de los hombres solteros que practican deportes y tienen hobbies y desde luego son capaces de estar todo el día pensar en amoríos y relaciones, sospecho que bastante fantasiosos e imaginarios en tu caso, y escribir un blog como el tuyo. Un blog que ningún hombre escribiría.

    Lo del piano es una idea genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar y ya me fijaré bien en los hombres solteros y lo que hacen y tomarlos como ejemplo a partir de ahora. Saludos Anónimo!

      Eliminar
  6. Llevas como 20 años en el mercado de las relaciones.

    Si, mejor déjalo. No quiero ni pensar en todos lo tíos a los que has hecho perder el tiempo.

    Dedicate a otra cosa y deja de jugar a las relaciones y borra el 90% de las entradas de este blog, por favor.

    ResponderEliminar

Bienvenidos

Follow by Email

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.